CONTAMINACIÓN, ESCUELAS Y Responsabilidad Social Empresaria

OPS

OPS

“El problema no es el yacimiento sino que tenemos un pueblo arriba del yacimiento”, le aseguró un representante de la empresa Pluspetrol a Alicia Ferrari, integrante de la Asociación Ambientalista Rincón Limay de Plottier. La localidad, ubicada a unos 20 kilómetros de la ciudad de Neuquén, fue durante décadas parte del entramado de la producción de frutas y hortalizas del valle, pero las políticas económicas de los ’90 y la crisis posterior obligaron a muchos chacareros a dejar sus campos, que fueron comprados por los grupos concentrados del sector -como Moño Azul- o se convirtieron en barrios privados -destino de dividendos petroleros. A esas transformaciones se sumó el desarrollo del Yacimiento Centenario, que fue descubierto por la estatal YPF en 1961 y al que ingresa Pluspetrol en 1977.

“Estamos asentados sobre un yacimiento que evidentemente es muy interesante y seguramente se va a seguir perforando”, señala Ferrari, quien no ahorra cuestionamientos a las autoridades comunales. “Si la municipalidad no controla lo que es el suelo [su área de competencia], qué puede ser de nosotros.” Este yacimiento tiene una superficie de 206,5 km² y se extiende bajo cuatro localidades: Neuquén, Centenario, Plottier y Senillosa, el cordón provincial más poblado.

“Cuando fui a hablar con la gente de Pluspetrol nos facilitaron un cd con los informes de impacto ambiental presentados a la provincia sobre la zona Plottier del Yacimiento Centenario. Hay una franja muy importante de locaciones realizadas o en proyecto que está en una zona de escuelas, pero también hay una locación acá, en la plaza”, cuenta Alicia, y señala el lugar donde está parada. “Suponemos que no van a hacer el pozo acá, pero aparentemente tienen una locación autorizada frente a la Municipalidad”.

-¿Ustedes qué buscan?

A: Nosotros sabemos que no podemos decirle que ‘no’ a la explotación petrolera, porque la explotación petrolera mantiene a esta provincia, que vive de las regalías. Lo que nosotros pretendemos es que mínimamente se cumpla con la reglamentación: eso significa controles, eso significa tecnología de punta -que es menos contaminante. Si no se controla, si se usa tecnología obsoleta, hay derramos, hay desechos; sin controles esto no funciona. No puede ser que no se controle -durante una locación o durante una perforación- el nivel de ruido, los niveles de seguridad; que no se capacite a los bomberos; que no haya prevención de accidentes. No hay previsiones de ningún tipo, sólo las que la empresa quiere, hace y le gustan.

Según la ordenanza sobre explotaciones hidrocarburíferas que tenemos en Plottier, el Ejecutivo es responsable de que se cumpla con la Ley de Medioambiente -además de una ley nacional hay una ley provincial, que no será una maravilla, pero por lo menos hay que cumplir con eso.

-Viaje de estudios

OPS

OPS

La amenaza de una lluvia torrencial sobre el valle se manifestaba en el cielo negro, plomizo, que contrastaba con las bardas terracota. Domingo por la tarde, un domingo de mayo, frío. La llegada de Norberto Calducci a la plaza de Plottier marcó el comienzo de un recorrido por establecimientos educativos vecinos a locaciones hidrocarburíferas. Calducci es docente y años atrás cuestionó el ingreso de las petroleras a las escuelas desde la conducción local de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (Aten).

-¿Dónde estamos ahora?

N: Estamos frente a la escuela 266 del barrio Los Hornos, cruzando la calle hay una locación petrolera, la empresa Pluspetrol perforó un pozo tiempo atrás [enero de 2005].

-¿La comunidad educativa intervino cuando se realizó la perforación?

N: Sí, hubo denuncias. Estábamos en la conducción de la seccional de Aten y con algunos compañeros hicimos investigaciones, también los consejeros escolares, porque afectaba la vida escolar. Además cuando se perfora se atraviesan napas subterráneas de agua y eso produce una probada contaminación, con todos los inconvenientes que esto trae para los pozos y tomas de agua que hay en el barrio y en los alrededores.

Se hicieron reuniones con los vecinos, pero la empresa contrarrestó eso haciendo donaciones a las escuelas y a la gente del barrio: computadoras, pintura, instaló equipos con médicos para control buco-dental y miopías de los alumnos. Hizo toda una actividad que, de alguna manera, ‘planchó’ lo que estábamos desarrollando nosotros. Hoy, pasada esa euforia, lo que queda es el pozo -no sólo frente a la escuela, acá atrás hay otros pozos perforados-; y queda esto, la contaminación que no se ve porque está bajo tierra.

-¿Esta es la única escuela de Plottier cercana o vecina a una locación?

N: No, en esta cercanía de por lo menos de 50 metros entre la locación y la escuela, solamente en Plottier, tenemos tres escuelas en esas condiciones. Está el CPEN 56, donde prácticamente en el patio se hizo una perforación; y la escuela 234, donde hay una situación similar a esta.

-Decías que altera el normal funcionamiento del establecimiento, ¿de qué manera?

N: Porque durante todo el tiempo se está trabajando, se producen ruidos, hay peligros ciertos de explosiones. Cuando se estaba haciendo esta locación se trabaja con algunos gases y algunos elementos que realmente ponen en riesgo cierto todo lo que está alrededor, no sólo la escuela, acá al lado hay un centro de salud.

-¿De qué otra manera las empresas petroleras entran a los establecimientos educativos?

N: Las petroleras presentan actividades escolares, por ejemplo Petrobrás tenía una actividad en las escuelas medias sobre educación vial. Se suspendía ese día la actividad en la escuela y Petrobrás pasaba un video, daba charlas. Lo mismo hace Repsol, lo mismo hace Pluspetrol, con educación vial y otras temáticas. Las petroleras están más de lo que uno piensa dentro de las escuelas, bajo la excusa de que la educación es parte también de las tareas de lo que ellos llaman la Responsabilidad Social de la Empresa.

-¿En qué años más o menos empieza esta entrada de las petroleras en las escuelas?

N: En los últimos 5 años podemos decir, más o menos.

A: En enero de 2005 se inició la actividad acá, en ese momento nosotros como Asociación Ambientalista Rincón Limay hicimos una presentación en la Municipalidad de Plottier, que tiene ordenanzas que regulan la explotación petrolera en la zona urbana. Si bien es cierto que el subsuelo es de la empresa, Plottier tiene una ordenanza por la cual el Ejecutivo debe crear una instancia administrativa para el control del suelo. La ordenanza es muy interesante porque tiene que ver con esto del cuidado de la salud de las personas y del cuidado del medioambiente. Nunca recibimos respuesta del municipio acerca de cómo se pone en marcha este contralor.

También en ese momento hicimos una presentación en Pluspetrol preguntándole qué pasaba con esta locación, y la respuesta fue una entrevista en la que estaba hasta el gerente de Relaciones Industriales -o cómo se llame- de la empresa, y nos dijeron que presentaron los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) en la provincia, que la Municipalidad de Plottier no los pedía EIA y que por primera vez los habían pedido por el reclamo que habíamos hecho. Estos estudios los verifica quien autoriza la perforación que es provincia, o sea, la Dirección de Medioambiente.

Conociendo esto fuimos a la Municipalidad, hablamos con el director de Medioambiente y le preguntamos qué opinaba de este EIA que habían recibido. Griselda Mattio -que es la secretaria de la Asociación- y se sentó frente al director de Medioambiente y le dijo: ¿Usted me puede explicar qué significa este estudio? (Son un montón de hojas, con planos y términos técnicos.) ¿Qué es lo que hace y qué es lo que deja de hacer en cuanto al daño ambiental? Y el director de Medioambiente se quedó pensando… como diciendo…

N: Chino básico…

A: ¡Claro! No pudo explicar, porque hablamos de un funcionario político, sin la capacidad técnica necesaria para hacer la evaluación de un EIA.

Al día de hoy las cosas no han mejorado sino que han empeorado. Hace dos años, a raíz de una locación en una chacra, un vecino inició reclamos, incluso por vía judicial, porque la torre [de perforación] estaba a 20 metros de su dormitorio y esta familia no podía dormir, el ruido los estaba volviendo locos. Hicieron la presentación judicial, hicieron una presentación en la Municipalidad por el impacto de los ruidos. Y el agente municipal que a cargo de la inspección se presenta en la locación y dice que el ruido no es mucho. ¿Pero con qué lo mide? La municipalidad no cuenta con un decibelímetro. Esto como para mostrar lo que se ve del suelo para arriba, lo más fácil y que podría controlar la Municipalidad, que sí es su jurisdicción.

¿Qué pasa en el subsuelo? Y… no podemos saber, podemos imaginarnos que esta perforación atraviesa las napas. Las napas de agua en Plottier están muy cerquita de la superficie, si hacemos un pocito de un metro tenemos agua ya, que es la que se usa para regar los jardines, para regar las chacras, porque tiene fácil acceso.

N: Cuando empezó la movilización por la perforación frente a esta escuela fuimos a hablar con el director del Hospital a ver si había algún estudio previo para poder hacer estudios comparativos de los índices de salud antes y después de estas locaciones. Tampoco hay nada, es decir, no hay ningún interés en controlar esto. Salud no ha hecho estudios de base para hacer estudios comparativos sobre malformaciones, pérdida de embarazos o cualquier tipo de incidencia que pudiera tener alguna contaminación que hubiera. Nunca hay con qué compararlo.


-Dejala correr (agua que has de beber)

Central Termoeléctrica de Capex. OPS

Central Termoeléctrica de Capex. OPS

Abandonamos barrio Los Hornos y por la ruta 22 nos dirigimos hacia el oeste, al lugar donde termina el ejido municipal de Plottier y empieza China Muerta -o viceversa-, a la delgada línea gris del mapa, a la nebulosa de las administraciones.

A: Esta es la escuela 301. Es una escuela muy pequeña en una zona de chacras de pequeños productores y está sobre el Yacimiento Aguada del Cajón, que está concesionado a la empresa Capex -que extrae gas para poner en funcionamiento una usina termoeléctrica y además procesa los subproductos.

La empresa tiene un procesamiento primario de sus residuos, que después vuelca a en el canal de desagüe de las chacras, que pasa por aquí enfrente y desemboca en el río. La pregunta acerca de esos deshechos es quién hace el control de cuán inocuos son y de hasta dónde han sido bien tratados. No hay mediciones, por lo menos que nosotros conozcamos, ni sobre el agua del canal ni de la contaminación que se produce en la cuenca.

Tiempo atrás en la escuela se observa que el agua tenía un olor raro, digamos, olor a kerosene, olor a nafta.

N: El agua que se tomaba y usaba salía de las napas subterráneas.

A:
Esta zona de la localidad no tiene agua potable [de red], no solamente la escuela sino todos los chacareros de la zona toman agua de la napa.

A raíz de observar que el agua tenía ese olor, a través de Aten se hace el reclamo al Consejo [Provincial] de Educación y, yo creo que es la primera vez, analizan el agua que los chicos tomaban. La escuela tenía huerta también, con esa agua se regaban las verduras y las frutas que, por supuesto, consumían. Y desde entonces [2007] el Consejo de Educación provee agua embotellada, los chicos toman agua de bidones.

-¿Qué resultado arrojaron esos análisis?

N: Se hicieron análisis no buscando hidrocarburos sino sales, sulfatos que tenía el agua. Se hicieron dos análisis, uno hizo el EPAS [Ente Provincial de Aguas] y el otro la planta de Agua Pesada [de Arroyito], que está a unos 50 km hacia el oeste, y dieron algunos valores muy altos, pero no se hicieron estudios sobre presencia de hidrocarburos.

Personalmente les puedo decir que olí el agua que salía de la bomba de la escuela y olía a kerosene, a mí me trajo esa imagen.

-¿Cómo se llegó a pedir un análisis de agua?

N: Porque la directora de la escuela [Estela Goya] en ese momento [julio 2007] hizo la observación, vino a Aten, y como Aten hicimos la denuncia en el Consejo. Fuimos también al Concejo Deliberante y planteamos qué controles hacían estando Capex tan cerca, y nos contestaron que el Municipio de Plottier no hace ningún control sobre la planta de Capex porque está fuera del ejido municipal.

En un momento determinado se movió una comisión de madres, se hizo una actividad muy importante reclamando la necesidad de que los chicos tuvieran un agua que pudieran tomar, libre de toda posibilidad de contaminación. Y un funcionario del Consejo Provincial de Educación planteó que si finalmente tomaban en sus casas aguas contaminadas, qué les hacía tomar agua contaminada también en la escuela. Lo cual mereció el repudio de todos los que estábamos allí presentes, porque el hombre este estaba a título oficial tratando el tema. Eso marca un poco la conducta que tienen las autoridades provinciales respecto al cuidado de estos temas que estamos tratando.

-Justamente, se proveyó de agua potable a la escuela, ¿al resto de la comunidad se le dio alguna solución?

A: Nada, es como que la escuela fuera una isla que es responsabilidad del Consejo Provincial de Educación, porque el que provee el agua es el Consejo Provincial de Educación. Su responsabilidad es sólo la escuela, ¿quién se hace cargo de la población? Nadie lamentablemente, ni la provincia ni la municipalidad. Con esto que no es ejido municipal de Plottier… pero la gente vota en Plottier, tiene domicilio en Plottier o qué, tienen domicilio en ‘nada’.

N: Aparte este canal, donde tira los efluentes la planta de Capex, está en Plottier. Acá enfrente.

A:
Cruzando la calle es Plottier.

N: Pensamos que acá, a nivel local se tendrían que ocupar, pero se lavan las manos..

-¿Cuántos chicos vienen a esta escuela?

N: Cien chicos debe tener.

-¿Cuáles son las principales actividades productivas de la zona?

N: Pequeñas chacras. Fundamentalmente son huertas familiares, se crían animales y algo de frutillas, algo de cerezas, plantas de carozo. Hace unos 10 años se fraccionaron estas tierras que eran fiscales y se entregaron parcelas de una hectárea, una hectárea y media, dos hectáreas a colonos que se vinieron a instalar con un esfuerzo muy grande.

-Alicia, cuando veníamos hacia acá nos contabas que el año pasado te enteraste, sorpresivamente, que el consumo de agua de estas napas ya  no representa riesgo alguno para la salud.

A: Sí, vinimos en noviembre del año pasado con un periodista. La directora no estaba y la persona que estaba a cargo, con muy buen criterio, la llamó para preguntarle si podíamos hacer una nota. En ese momento la directora dijo que la habían llamado del Concejo Provincial de Educación y que telefónicamente le habían dicho, no tenía nada firmado, que el agua estaba en condiciones de ser usada. Pero le seguían enviando bidones y, por supuesto, se seguía manejando con los bidones.

-¿Se realizó alguna obra que les haga pensar que realmente se han neutralizado los problemas de abastecimiento de agua?

A: No hemos observado ninguna modificación, pero el problema es, como decía recién, ¿quién controla que los efluentes efectivamente sean bien tratados? La falta de control de la Municipalidad de Plottier es terrible. La municipalidad dice: “No tenemos presupuesto, no podemos crear un aparato que nos permita hacer el control; no tenemos técnicos, no tenemos material”, pero tienen la obligación de mantener a la población sana.

Y la provincia tampoco hace nada. Entonces estamos en que si es jurisdicción municipal, si es jurisdicción provincial. Es el Don Pirulero.

-La denuncia se hizo en el Consejo Provincial de Educación y desde allí se le dio intervención al EPAS para hacer el estudio de aguas. Al ver los resultados de los análisis, ¿en el EPAS no se les ocurrió que además de la escuela podían estar afectados los pobladores vecinos? ¿No hubo ninguna directiva de provincia?

N: No.

A: No hay nada sobre aguas subterráneas. Las aguas subterráneas en esta provincia no se sabe por dónde vienen, a dónde van, quién las contamina, quién no las contamina; es como un agujero negro. Y como el agua que le llega a la escuela y a los pobladores no es de red, entonces no se puede intervenir, suponte, desde el Consejo Deliberante contra la Cooperativa de Agua que brinda el servicio. Acá nadie les brinda el servicio de agua, la sacan del subsuelo y como no hay un relevamiento de los recursos hídricos, es como que no es de nadie. “Yo no fui”, “Yo tampoco”, nadie tiene la culpa, nadie se hace responsable.

N: El EPAS en este caso hizo los estudios en base a lo que le pidieron. Vino, sacó de un para de canillas de la escuela y realizó el estudio sobre esas muestras. Lógicamente, el técnico del EPAS se dedica a eso, la decisión política del EPAS tendría que haber sido: “Bueno, esto estaba en las canillas de la escuela. ¿Qué pasa en los alrededores?”. Esa decisión política nunca se tomó, ni se va a tomar en esta provincia donde las que realmente mandan son las petroleras.

-¿Cuál es el destino principal de la producción? ¿Dónde se consume?

N: Una parte de las frutillas y de los plantines de frutillas se venden afuera y una parte de las frutillas se exporta, pero fundamentalmente se consume en el mercado interno.

-¿O sea que la gente de Plottier y alrededores consume estas producciones que se riegan con agua que fue considerada insalubre en la escuela?

N: Exactamente.

A: Claro. Nosotros pensamos que esta contaminación existe en toda la napa. No tenemos pruebas, no hemos conseguido quién venga y haga una perforación, que haga una cosa científicamente armada de modo que podamos decir, con un 100% de certeza, que el agua que se extrae es el agua de la napa y que la contaminación viene de la napa y no viene de la cañería, etc. Es muy difícil acceder a estudios de ese tipo, donde las tomas de muestras deberían estar fiscalizadas por un escribano y deberían hacerse por un ente oficial.

N: El Estado lo tendría que hacer, pero no está interesado políticamente en hacerlo.

A: Nosotros hacemos el reclamo, solicitamos cada uno desde su lugar, informamos a la población -porque si los vecinos no saben que están tomando agua contaminada, mal pueden hacer un reclamo. Esto salió porque la directora le sintió el olor al agua, pero en las casas debe estar igual, y por ahí esto ocurre hace muchos años. Es como que uno se va acostumbrando a las cosas que le pasan.

Ese canal lleva agua al río. La toma de agua de la que se abastece Plottier está aguas abajo, donde matan los bichitos con cloro y nada más, toda la contaminación química persiste. Porque todo eso que sale por el canal de riego también es el desecho de la chacra que trae todo el pesticida que cayó al suelo. Todo va a parar al río, se lo toma a través de la planta potabilizadora y viene a nuestras casas.

Entonces, como no existe control de ningún tipo, y como la planta potabilizadora no tiene la tecnología para filtrar todos estos contaminantes, estos contaminantes te vuelven, te salen por la canilla de donde todos tomamos el agua.

Impacto cero

OPS

OPS

Vuevamente tomamos al ruta 22 ahora en dirección contraria, en sentido a Este, hacia Neuquén Capital. Estacionamos cerca de unas alamedas y otra vez el mismo panorama.

-¿Qué nos mostrabas ante que comenzáramos a grabar?

N: La escuela primaria 234, es el mismo caso que la escuela 266. Cruzando la calle hay otra locación petrolera, prácticamente enfrente de la escuela. También en esta escuela vino la petrolera a hacer tareas de RSE con los alumnos para comprar la voluntad de los padres y desarticular el movimiento que se estaba armando en el sentido de por qué se estaba haciendo esta locación.

-¿Pluspetrol hizo la perforación enfrente de la escuela durante el ciclo lectivo?

N: Sí, dentro del ciclo lectivo.

-¿Cuánto tarda en hacer la perforación?

N: Tardan entre 30 y 60 días, depende. En este caso, la responsable del yacimiento es Pluspetrol pero la que perfora es una contratista, en este caso era Pride.

-¿Los ‘trabajos’ de RSE están apuntados solamente a los establecimientos escolares y salas de salud vecinas al yacimiento o a los de toda la localidad?

N: Yo no he registrado que lo hayan hecho en otras escuelas, más céntricas, recuerdo estos casos porque es donde estuvimos actuando.

A: En la 106 también llevaron el trailer.

N: Pero también es una zona que está dentro del yacimiento.

A:
No necesariamente van a las escuelas que tienen un pozo enfrente, pero son escuelas de zonas periféricas donde evidentemente hay necesidad de anteojos, de zapatillas, del control buco-dental, donde los vecinos no tienen obra social…

-Ellos acuden a las escuelas y a la comunidad en general en base a reclamos.

N: No, no, está todo arreglado desde el Consejo Provincial de Educación. Ellos suscriben acuerdos con el Consejo Provincial de Educación.

-¿Vienen a las escuelas apenas empiezan a perforar el pozo o previamente?

N: Las petroleras planifican, cuando ellos saben que van a tocar zonas sensibles preparan un plan previamente, no improvisan nada en este aspecto.

-Entonces se dan los dos movimientos juntos, por un lado el trabajo en la comunidad y por otro lado la perforación.

N: Y, terminaron de hacer esto y no aparecieron nunca más.

A: En un EIA tenes impactos positivos / impactos negativos. Los impactos negativos son todos los que provienen de la actividad de perforación y explotación petrolera. Como los impactos negativos no pueden cambiarlos, ¿cuál es la forma de equilibrar para que el impacto ambiental te de niveles que te permitan hacer la explotación? ¡Hay que comprar verde! ¿Y de qué forma? Con un trabajo social, con distintos talleres de capacitación a los alumnos, desde charlas educativas sobre de dónde se saca el petróleo, para qué sirve, cómo se hace la explotación hasta esta parte que tiene que ver con lo asistencial: consultorios médicos, consultorios odontológicos, proveer anteojos, medicamentos. Cubren la necesidad social de las escuelas que no tienen computadoras, que necesitan libros… De esta forma obtienen un puntaje positivo que hace que el impacto ambiental derivado de la explotación o de la perforación que hace que el impacto ambiental te de niveles que te permita operar.

Notas relacionadas
Claroscuros neuquinos: Los guanacos del oeste (OPS, 16/12/08)
En Neuquén las petroleras van a la escuela (Tribuna Docente Nº 70, 06/05)
Vecinos piden estudios por perforación petrolera (Río Negro, 15/01/05)
En una escuela, el agua sale con olor a combustible (Río Negro, 26/08/07)

Anuncios