En peligro por exploración off shore

En peligro por exploración off shore

Arturo Avellaneda

Todos vemos con profunda preocupación la recurrente aparición del fenómeno denominado “varadura” de grandes mamíferos marinos en nuestro mar territorial.

Nuevas versiones periodísticas dan cuenta de una creciente aparición de ballenas en condiciones agónicas con un patrón de simultaneidad que hace suponer que fueron sometidas a los efectos de una misma acción dañina y no a un agente de origen patológico.

“Con estos registros, el número de varamientos esta temporada trepó a 22 de los cuales 18 son crías. Comparado con años anteriores es preocupante, pues la cifra supera a los 13 casos contados en la temporada pasada a esta altura de agosto. Y más aún si se tiene en cuenta que el año pasado fue record en ejemplares muertos, que finalmente llegaron a ser 82.” El Chubut, 20/08/08.

En tanto nuestra comunidad científica no ha sabido atribuir este fenómeno a causa alguna, estimamos indispensable todo aporte posible que contribuya a esclarecer sus causas y a elaborar un plan de acción: ¡Urgente! En defensa de nuestros últimos grandes mamíferos marinos argentinos.

La pista

Es sabido que las detonaciones de explosivos de alto poder en el lecho marino son una inmediata causa de muerte de la fauna ictícola residente. Este fenómeno no es sólo efecto de la destructiva proximidad al epicentro de la detonación. Los peces resultan dañados secundariamente en sus cavidades aéreas y ulteriormente en su sentido de orientación.

En el caso de los cetáceos la influencia de los factores mencionados es crítica. Poseen una capacidad auditiva extremadamente desarrollada, determinante de sus hábitos alimentarios y gregarios, y cuyo alcance es lo suficientemente sensible como para proyectarse hasta los 6.000 Km. de distancia.

El Departamento Medioambiental del Gobierno de las Islas Canarias, ha comprobado ya en dos oportunidades la ocurrencia del fenómeno denominado varadura de cetáceos* de forma simultánea con ejercicios navales de la OTAN. La primera oportunidad fue en el año 1980 y la segunda en 2002, la que determinó la solicitud del gobierno Canario de cesar toda actividad con explosivos en la zona.

Sin embargo, la comunidad científica y periodística, sigue repitiendo que la causa de las misteriosas muertes es desconocida, mientras que algunas fuentes navales se allanan extraoficialmente a admitir que el problema tiene que ver con ellos.

Nuestro litoral marino está siendo actualmente objeto de cateo con explosivos de alta intensidad por parte de numerosas compañías petroleras extranjeras, que ven en nuestro lecho oceánico una nueva oportunidad de avanzar sobre nuestros recursos naturales. La sospechosa incapacidad de dilucidar el misterio de las varaduras por parte de fundaciones y organismos oficiales resulta altamente sospechosa tratándose de intereses millonarios en juego.

Si no hacemos algo pronto; las perderemos a todas.

Nota: Al tomar conciencia del tenor del engaño y la aviesa intencionalidad en comunicar mal el verdadero motivo por el que los cetáceos entran en regresión, decidimos con mi compañera Romina subir un video con la denuncia y enviarla a todo el mundo. Gracias a la intervención de Ecologistas en Acción de España el video cobró trascendencia pública y comenzaron a cambiar las cosas…

La creciente contaminación sónica en los océanos del mundo amenaza la supervivencia de ballenas y delfines, según un panel de expertos patrocinado por la Organización de Naciones Unidas (ONU). “Se desorientan, no pueden encontrar pareja ni comida y se comportan erráticamente”, dicen los expertos. Los especialistas, reunidos en Roma, aseguran que los sonidos que utilizan estos mamíferos para comunicarse son opacados por el ruido que provocan los barcos, los sistemas militares de sonar y el cambio climático. Por ello, la Convención para la Conservación de las Especies Migratorias, a la que asisten representantes de 100 países, está considerando emitir una resolución que obligue a los países a disminuir los niveles de contaminación sónica en el mar. En algunos casos, los mamíferos presentaron lesiones en algunos tejidos, similares a las de los buzos que salen a la superficie demasiado rápido. Los expertos creen que esos animales pueden haberse asustado por el ruido de sonares militares o experimentos sísmicos y terminaron por ascender a una velocidad superior a la de sus limitaciones físicas. Los principales sospechosos Sin duda que las detonaciones en el lecho marino son la principal causa de mortandad de cetáceos, señalando en particular a la exploración geológica y a la actividad militar como las principales responsables de la varadura mamíferos marinos. Por ahora “La US Navy concuerda con que un sonar militar de alta intensidad puede dañar, e inclusive matar, ballenas, delfines y otros animales marinos” dijo el abogado del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales Joel Reynolds. Ahora falta que se manifiesten los responsables de los cateos petroleros quienes serían los principales responsables de la creciente mortandad de ballenas francas en nuestro litoral patagónico. Entonces dijimos: “Si no hacemos algo pronto; las perderemos a todas”. “Nuestro litoral marino está siendo actualmente objeto de cateo con explosivos de alta intensidad por parte de numerosas compañías petroleras extranjeras, que ven en nuestro lecho oceánico una nueva oportunidad de avanzar sobre nuestros recursos naturales. La sospechosa incapacidad de dilucidar el misterio de las varaduras por parte de fundaciones y organismos oficiales resulta altamente sospechosa tratándose de intereses millonarios en juego”.

Fuente: Permahabitante

Anuncios