Manadero de petróleo en Ñirihuau | OPS

Manadero de petróleo en Ñirihuau | OPS

El paisaje está alterado. En medio de la Estepa Patagónica, un alambrado de unos 1.200 metros cuadrados y ocho tanques de agua distribuidos en ese predio intentan contener los manaderos de hidrocarburos en Ñirihuau.

Sin embargo el espeso petróleo sigue saliendo y filtrándose al curso de agua del arroyo Las Minas, mientras que la Provincia aguarda la conclusión de los trabajos de contención para firmar el contrato y ceder a YPF-Pluspetrol el permiso para explorar ese sitio.

A unos 25 kilómetros de Bariloche, luego de atravesar un camino de tierra en pésimo estado -tras las lluvias y nevadas del invierno- se encuentra el sitio que fue eje de reclamos de vecinos y ambientalistas un año y medio atrás, en el paraje Ñirihuau, dentro del establecimiento La Lucha.

Allí se exploró el subsuelo desde 1916 por la Compañía Minera Chileno-Argentina, luego en los años `30 lo hizo la propia YPF y en 1984 estuvo en manos de la petrolera ESSO. Pero estas empresas descartaron la posibilidad de seguir la explotación del hidrocarburo hallado porque no contaba con la calidad requerida ya que se trataba de “petróleo inmaduro, no apto para ser producido”, explicó tiempo atrás la secretaria de Hidrocarburos, Tamara Pérez Balda.

Los pozos fueron abandonados y nunca fueron remediados, ni siquiera en la actualidad. Pasó un año desde la promesa de la Secretaría de Hidrocarburos de Río Negro de remediar el área para evitar que siga manando petróleo y afectando el curso de agua del arroyo Las Minas, que desemboca unos kilómetros más adelante en el río Ñirihuau (que sigue su curso hasta el lago Nahuel Huapi).

ADN y Patagonia Foto Press estuvieron en el lugar donde el petróleo sigue manando y filtrándose hacia el arroyo, y el gas silbando y creando “burbujas” con el líquido que corre sobre la superficie terrestre. Además hay manchones de sólida brea similar al asfalto en distintos puntos de ese predio, que dan muestra de la consistencia del hidrocarburo.

Oscar Echeverría, presidente del Consejo de Ecología y Medio Ambiente, consideró el año pasado en una asamblea de vecinos que “la composición física del hidrocarburo es una brea que no la hace soluble en el agua”, por lo tanto no afectaba el curso de agua.

¿Contención?

Los trabajos que se realizaron en ese sitio son de “contención primaria” y fueron ejecutados por el Departamento Provincial de Aguas (DPA), pero no dieron los resultados esperados.

Gabriel Sorá, delegado en Bariloche del DPA, explicó a ADN que el organismo “tomó hace un año la tarea para la contención primaria para tratar de minimizar la manación de hidrocarburos”.

La instalación de ocho tanques de 1.000 litros de agua, cuatro de ellos juntos en el epicentro del terreno, tres sobre la costa del arroyo y uno a unos 50 metros de distancia, cuentan con tuberías para trasladar el agua y el hidrocarburo que emana de los viejos pozos. Además hay contenciones de piedra y nylon.

Los tanques almacenan el hidrocarburo y evitan de este modo que vaya de manera directa al arroyo, aunque se filtra e igual llega.

Paradójicamente uno de los tanques centrales lleva la consigna “Mejor agua”. Son tanques de plástico como los utilizados en las viviendas para almacenar agua potable, sin ningún revestimiento especial para contener la mezcla de agua y el espeso hidrocarburo. Sólo un tanque es de metal, del cual sale una tubería con una mariposa donde aún resuena el sonido de la presión del gas que por allí corre.

Sorá indicó que “al taparse alguna de las emanaciones  – algunas naturales según Tamara Perez Balda – por efectos del hidrocarburo y del gas principalmente, salió por otro lugar alternativo” y reconoció también que la cercanía de algunos tanques al curso del arroyo ocasionó que al producirse una crecida por la lluvias  se “estropeó alguna de las bases”.

Por su parte, uno de los vecinos del lugar señaló que desde que se instalaron los tanques (un año atrás) no volvieron los operarios ni técnicos para vaciar y trasladar el contenido que es una mezcla de agua y un espeso petróleo en la superficie.

El funcionario del DPA precisó que resta realizar una “segunda etapa” para aumentar la capacidad de almacenamiento del hidrocarburo “agregando una cisterna más grande”, pero no hay plazos definidos del inicio.

Además se “debe resolver el tema del traslado del hidrocarburo hasta un sitio de disposición final como puede ser Plaza Huincul o la zona de Neuquén”.

YPF todavía no tiene contrato

En octubre del año pasado el gobernador Miguel Saiz firmó el Decreto Nº 1071 por el cual adjudica a la UTE YPF-Pluspetrol el permiso de exploración, transporte y comercialización de la cuenca del Ñirihuau con posibilidad de explotación con una inversión en la etapa inicial de 17,7 millones de dólares.

Las manifestaciones de vecinos del paraje, de ciudades cercanas y ambientalistas ante el temor por posibles impactos negativos para el medio ambiente,  logró el compromiso de remediar los cinco pozos existentes desde hace un siglo e inclusive se redujo en un 50% los más de 10.000 km2 con los cuales contaba el área a explorar original y dejó fuera la jurisdicción del Parque Nacional Nahuel Huapi.

Los pozos en cuestión quedaron fuera del área exploratoria pero se asumió el compromiso de remediarlos previo a firmar el contrato con la empresa. Pasó un año desde que salió la adjudicación y la UTE YPF-Pluspetrol todavía no tiene contrato, según confirmó ante la consulta de ADN, Tamara Pérez Balda, secretaria de Hidrocarburos.

La funcionaria precisó que el contrato será firmado “una vez que se culmine con la remediación de los pozos existentes” y agregó que “la empresa no puede entrar hasta que esté el estudio de impacto ambiental que deberá realizar una vez firmado el contrato y luego debe presentar un plan de trabajo”.

Pérez Balda remarcó que en el plan presentado por la empresa para explorar la zona, “no hay perforaciones sino que es un sistémico. No es una exploración con medios invasivos”.

Según la presentación de YPF-Pluspetrol -que fue la única interesada en explorar en la zona- el potencial que buscan en Ñirihuau es el gas debido a que habría una “importante reserva gasífera”, explicaron desde el Gobierno.

Semanas atrás la situación de la exploración en Ñirihuau tuvo un rápido cruce de opiniones entre los concejales de Dina Huapi y Bariloche. Allí el presidente del Concejo Deliberante de Dina Huapi, Danilo Rojas, indicó a ADN que a través de un diálogo que mantuvo con un alto directivo de YPF -de quien no quiso develar su identidad-, le habría indicado que “no tienen previsto iniciar la obra (exploración) por muchos años”.

La polémica por la exploración de hidrocarburos a sólo 3 kilómetros del Parque Nacional Nahuel Huapi tuvo intervención de diversos organismos como la Defensoría del Pueblo y hasta un planteo judicial que no prosperó.

Esos estudios de impacto ambiental según el contrato -que aún no fue firmado- los deberá hacer la propia empresa adjudicataria y ante la desconfianza de los vecinos existió un compromiso de que el Parque Nacional y otros organismos aportarían técnicos para su revisión.

También se aguarda la audiencia pública prometida por el Gobierno provincial y los municipios de Bariloche y Pilcaniyeu, ante el pedido de los vecinos.

Fuente: Agencia Digital de Noticias