José Ramón Blanco Balín: Ex CEO de Repsol, uno de los principales imputados

José Ramón Blanco Balín: Ex CEO de Repsol, uno de los principales imputados

“El miércoles 7 de octubre de 2009, aparece en el diario Clarín con el título: “España: el PP, más complicado en un caso de corrupción”, una nota que da cuenta de la trama de sobornos, financiación ilegal y evasión fiscal que involucra a funcionarios de la derecha española y que investiga desde febrero pasado el juez de la Audiencia Nacional de España, con sede en Madrid, Baltasar Garzón. En la misma se señala que, hasta esa fecha, se encuentran imputados unos 70 miembros del Partido Popular madrileño y que, asimismo, se comienza a investigar una trama que podía tener vinculaciones en las regionales del PP pertenecientes a Galicia y Castilla- León.”

Un par de días después, el viernes 9 de octubre, bajo el titulo: “España: se agrava el escándalo de corrupción en la derecha”, en el mismo diario Clarín se publica otra nota señalando que ante los avances en la causa, que ya contaba con unas 17.000 páginas, diputados regionales y concejales municipales se vieron obligados a abandonar sus cargos, a pesar de que la máxima autoridad del partido, Mariano Rajoy, ex candidato a primer ministro, había intentando encubrir los hechos, asumiendo que su partido estaba siendo víctima de una maniobra orquestada por la oposición.

Sin embargo, lo que se conoce como el “caso Gurtel” (Correa en alemán), precisamente por involucrar como cabecilla de las operaciones a Francisco Correa, un empresario cercano al PP, posiblemente constituya el mayor caso de corrupción de la historia de la democracia española según informan los distintos medios de comunicación de la propia España.

Por medio de dicha organización, que se sabe, por lo menos funcionaba desde el 2004 y se extendía además de las regiones mencionadas a la Costa del Sol y Valencia, tanto dirigentes políticos como empresariales operaban para que el Estado los beneficiara con contrataciones y otros negocios que, por un lado, servían para financiar la estructura del Partido Popular y, por otro lado, obtener cuantiosas ganancias que fugaban hacia paraísos fiscales en el exterior.

En tal sentido, si bien es difícil poder establecer el volumen de dinero involucrado en estas maniobras, el diario “El País” acaba de publicar con fecha del lunes 19 de octubre, una nota que registra que, según información incorporada en el expediente judicial y girada por la titular del gobierno regional de Madrid, Esperanza Aguirre, solo en dicha ciudad se otorgaron a las empresas del grupo Gurtel, entre los años 2004 y 2008, al menos unos 358 contratos por un valor de 3.084.558 euros.

Asimismo, de acuerdo a una investigación de la policía española, se estableció que siete empresas en la comunidad de Madrid entregaron coimas por 10 millones de euros a los funcionarios implicados en la trama Gurtel para obtener “negocios inmobiliarios y servicios públicos”. (Clarín, 13/10/09).

A medida que el escándalo sigue creciendo, va quedando como saldo: empresarios cercanos al poder encarcelados, funcionarios obligados a dimitir por las denuncias que se van sumando, y amenazas a políticos que se niegan a renunciar a sus cargos de parte de la dirección nacional del Partido Popular, que ya a estas alturas busca la manera más elegante de disimular su compromiso con dichos episodios de corrupción.

Mientras tanto, en medio del vendaval, surge un nombre de las investigaciones en manos del juez Garzón que para la Argentina puede tener una trascendencia importante. En un reciente artículo publicado en el diario Clarín: “Un escándalo de corrupción involucra al tesorero del PP” (17/10/09) se escribe: “La red corrupta también actuaba en Valencia, sobre todo a través de José Ramón Blanco Balín, el “bigotes”, quien organizó una serie de empresas que funcionaban de tapadera para operaciones de blanqueo de millones de euros en paraísos fiscales”.

Ahora bien ¿Quién es José Ramón Blanco Balín? ¿Qué representa para la Argentina ? Veamos el diario La Nación (lunes, 07/08/2000), bajo el titular: “Ayuda de Repsol YPF a empresas neuquinas. Se licuarán pasivos y se mejorarán equipos”:… “ el malestar que provocaron las declaraciones del director ejecutivo de Repsol , Ramón Blanco Balín, que durante una conferencia de prensa en Buenos Aires condicionó la ayuda a la prórroga definitiva de la concesión del yacimiento Loma de la Lata que deberá firmar el Ejecutivo nacional”.

¿Cómo director ejecutivo? ¿Que tiene que ver Blanco Balín con Repsol YPF? Otra información, esta vez de la enciclopedia Wikipedia.org .es: “ José Ramón Blanco Balín, leonés, es un empresario español, asociado al Partido Popular (…)En 1996, se incorporó a Repsol como consejero y presidente del Comité de Auditoría del Consejo de Administración, y desde entonces ha ocupado varios cargos como consejero y miembro del Comité Ejecutivo de Gas Natural y Enagás. En 2000, fue nombrado vicepresidente de Repsol siendo Alberto Cortina presidente. Después accedió al cargo de consejero delegado en 2002” .

Entonces, ¿Qué tipo de vinculación tiene un consejero de Repsol con la trama Grutel de la corrupción? Observemos lo que publican los medios españoles y que, aun hoy, no ha tenido la repercusión que se merece en nuestra prensa.

El portal digital: http://www.elplural.com periódico digital progresista, publica una nota titulada: “José Ramón Blanco Balín, de amigo de Aznar a gran blanqueador” En la misma el periodista C. Guzmán, plantea que una vez que las empresas de la telaraña Gurtel quiebren : “Qué pasa con las grandes fortunas acrecentadas durante años por los respetados hombres de negocio devenidos, tras el escándalo, en cerebros de la trama corrupta, como es el caso del inspector de finanzas del Estado José Ramón Blanco Balín, el “gran blanqueador”. Además, señala que el ex vicepresidente de Repsol no solo llego a formar parte de los consejos de administración de algunas empresas de Correa, el responsable principal de la trama, tales como: Orange Market, Hator Consulting, Osiris Patrimonial e Inversiones Kintimani, “sino que también desde su propia empresa R. Blanco Asesores Fiscales SL, ubicada en la calle Guzmán el Bueno, 133, de Madrid, como asesor fiscal, se especializó presuntamente en facilitar la fuga de capitales a paraísos fiscales, como el Principado de Liechtenstein”.

En tal sentido, la revista Interviu (www.interviu.es) en la nota: “Blanco Balín, el cerebro de la red Correa ”, describe como la Audiencia Nacional investiga por pedido de la Fiscalía Anticorrupción de España, los pasos de esta persona y de su socio Andrés Guillamot Bernardo, por estar involucrados en la administración de los fondos de unas 67 personalidades que implicaron una defraudación al fisco por 170 millones de euros. Las maniobras se realizaron mediante estructuras off-shore (Fondos de Liechtenstein) que posibilitan la fuga de capitales.

Consecuentemente, el periódico El País fechado el lunes 19/10/09, publica el artículo: “El ’número dos’ de Correa ordenó a un abogado que sacase el dinero escondido en Suiza antes de que el juez lo bloqueara. El sumario revela los manejos de los jefes de la trama para intentar controlar el procedimiento judicial que entonces instruía Garzón”. En dicha nota se relata que de las escuchas realizadas en el marco de la investigación a los tres principales detenidos, se desprende que la figura de Blanco Balín sigue desempeñando un rol activo en la organización, a pesar de estar parte de la misma encarcelada; principalmente, en todo lo vinculado con la construcción de la estructura financiera que hacía posible a los imputados colocar los cientos de millones de euros de los sobornos en el exterior.

Por lo tanto, para todos aquellas organizaciones como el MORENO y la FeTERA , que siempre consideramos que la privatización de las empresas públicas, con las consecuencias de expulsión de los trabajadores y el saqueo de nuestros recursos, solo pudo hacerse posible bajo el imperio de la corrupción y la traición a la patria, queda por preguntarnos: ¿Qué tipo de vinculaciones mantienen personajes como Blanco Balín con Repsol YPF? ¿Qué función desempañaron durante el proceso de privatización y gestión de la empresa? ¿Si están involucrados en semejante red de corrupción en España, que no pudieron haber hecho durante el menemato y los gobiernos que lo sucedieron en Argentina? ¿Una empresa como Repsol, que merced a la legislación vigente conserva la libre exportación de los recursos y de la liquidación de las divisas, qué relación puede tener con los paraísos off-shore? ¿No habrá aplicado para la trama Gurtel toda la aceitada estructura de blanqueo de capitales que fue construyendo a lo largo de estos años al frente de Repsol? Y, sobre todo, a partir de estos hechos que recobran vigencia por medio de las denuncias en España… ¿No deberían intervenir el parlamento y la justicia argentina en dicha investigación?

Nada es casual, nuestras preguntas tienen fundadas sospechas en la continuidad de la corrupción mafiosa

Algunas presunciones
José Ramón Blanco Balín, una joven promesa de burguesía prebendaria española, toda ella falangista, (descubierto hábilmente por esta a mediados de la década de 1970), es amigo personal de Aznar, -única persona en el mundo que tiene un verbo por apellido y no un sustantivo-, es más, aparte de ser compañeros como inspectores de hacienda, en 1977 escribieron un libro a dos manos. Intimo amigo de Alberto Cortina, presidente de Repsol, comparte con el matrimonio Cortina-Koplowitz el padrinazgo respectivo de sus hijos, hecho, entre otros más relevantes, que le abrió la puerta de par en par, para hacerse cargo personalmente de lo que fue considerada la más ambiciosa operación ejecutada por la empresa Repsol, dándole el espaldarazo de dimensión internacional entre los grandes jugadores del mercado petrolero, la “compra” de YPF, que “milagrosamente” hace pasar una simple y pequeña refinadora a la rimbombante Repsol YPF y al José Ramón su vicepresidente corporativo, por supuesto en el período gubernamental de su fiel compañero Aznar.

De ese momento en adelante, Blanco Balín es el principal ejecutivo encargado de vigilar de cerca la evolución de la filial sudamericana debido a sus amplios conocimientos de los círculos decisivos en nuestro país, incluyendo esencialmente su gestión, nuestra etapa de crisis político económica y la consecutiva internacional, repetimos, como dijimos antes, tarea que viene ejecutando desde el menemato en adelante.

Entonces en este epílogo de presunciones, es dable preguntarnos: ¿este escandalote que ha empezado a hacerse público, primero con el video vergonzosamente trucho, con claro tufillo de servicios, pasado en un programa de apócrifa “investigación periodística” en el canal oficial, donde aparece el periodista Pagni de La Nación con supuestos ejecutivos de YPF, donde se infiere que recibe una coima? ¿La rara solicitada de YPF del domingo 18 próximo pasado, donde en vez de preocuparse y ocuparse por la denuncia del video carga contra el periodista, la respuesta posterior, medulosa por cierto (lo cual no implica convalidarla) del lunes 19 en el diario de la oligarquía vernácula, no se inscribe en la necesidad del Eskenazi que es Kirchner, de apretar a los españoles para obtener canonjías del grupo español y eventualmente, incluso no pagar, la deuda que tiene con Repsol, de la supuesta argentinización?

No se necesita una afiebrada mentalidad conspirativa para realizarse dicha pregunta: Pagni, hace 9 meses que viene castigando, seguramente en defensa de los intereses británicos, aunque no sólo, en la petrolera, lo que ha dado en llamarse: turbios manejos dentro de la empresa; principalmente, por parte de Eskenazi que es Kirchner, con el afán de resolver su rol dentro del conglomerado, esencialmente, su situación financiera, pero también de poder, amenazando de forma variopinta, ora con la incorporación de PVDSA, ora con la de ENARSA y ¡o casualidad!, YPF, que no había manifestado ningún comentario, cuando se publicaban los reproches, ahora, en la solicitada, los intenta desmontar argumentalmente, uno a uno, justo después del video y cuando el nombre de Balín aparece repetidamente, en el expediente judicial, como la cabeza del más descomunal delito de lavado de dinero de la instauración de la democracia en España.

Entonces: ¿por qué no va a tener verosimilitud inferir que el gobierno, posee una carpeta con los antecedentes de José Ramón Blanco Balín y la corruptela miserable en la privatización de YPF, protagonizada por éste, con que mortificar al gobierno de Zapatero, ya que el mismo y casi todo su gobierno es Leonés, como el aludido y, hay una firme sospecha que le pasaron el chivato del allanamiento de su estudio, donde no casualmente fue muy poco el material que se recolectó, incluida la ausencia, dudosa por cierto, de suma alguna de dinero?.

Por último un detalle no menor, Balín, no tiene ni móvil, ni teléfono fijo, ni correo electrónico, ni página Web, a su nombre, actitud propia de los que lavan bien blanco en el mundo, si hasta el nombre de su estudio es toda una definición:

R. Blanco Asesores Fiscales SL.

Repetimos, como exigencia: ¿No deberían, imprescindiblemente, intervenir el parlamento y la justicia argentina en dicha investigación, pidiendo vía exhorto, la parte donde Balín fue protagonista exclusivo, por el lado español, de una de las más grandes estafas en la Argentina , la escandalosa privatización de YPF y el posible lavado, de parte sustancial, del 70% de sus ingresos, ya que están autorizados a dejar en el exterior y lograr así, su recuperación como patrimonio inalienable de nuestro pueblo?

CENTRO DE PENSAMIENTO CRÍTICO DE LA FeTERA: AGUSTÍN TOSCO

Aurora Tumanischwili Penelón, Gabriel Jorge Clark, Guillermo López

Fuente: FeTERA Semanal

Anuncios