Chevron mantiene la intención de desprenderse de áreas en Río Negro, que quedarían ahora en manos de Central International Corporation (CIC). Medanito va por negocios de Roch.

El mercado hidrocarburífero volvió a reactivarse con la compra y venta de activos por parte de empresas petroleras que quieren desprenderse de áreas secundarias, que le serán costosas desarrollar, para focalizar sus negocios en sectores donde ya se encuentran en plena producción.

La firma Chevron está en plenas negociaciones para venderle a la petrolera Central International Corporation (CIC) las áreas rionegrinas Puesto Flores-Puesto Prado y Las Bases, las cuales se encuentran casi sin producción.

CIC, es una filial de la firma Central Resources, que controla varios yacimientos en Brasil, Canadá y EE.UU., y además opera el área Catriel Oeste, que es lindante al área Las Bases.

Allí produjo en enero pasado 195 metros crudos diarios de petróleo y unos 19 mil metros cúbicos de gas.

El objetivo es desarrollar los campos a adquirir aprovechando sus instalaciones cercanas y sumar reservas.

La petrolera norteamericana, que opera en Neuquén el yacimiento El Trapial, (6.500 metros cúbicos de petróleo diario) ya se desprendió de ocho áreas ubicadas en al provincia de Santa Cruz y ahora puso nuevamente en venta estas dos áreas en territorio rionegrino luego de que fracsara el diálogo con la local Geopark.

El comprador de las áreas santacruceñas fue la firma Roch, quien a su vez está en conversaciones para desprenderse de su participación en las áreas Medianera y Tres Nidos Sur, también ubicadas en la provincia de Río Negro y a las cuales accedió conformando una UTE con la canadiense Antrim Energy.

En La Medianera se había encontrado petróleo a una profundidad de 1.400 metros en la formación Quintuco y al mes de enero no se encontraba en producción.

El comprador de estos activos sería Medanito, que tiene en su porfolio las áreas Cutral Co, Dos Picos y Aguada del Chivato-Aguada Bocarey, con una producción diaria de unos 119 metros cúbicos de crudo y unos 189 mil metros cúbicos de gas.

Paralelamente, la firma Apache se encuentra a punto de iniciar sus trabajos de sísmica en dos áreas en Mendoza con tecnología de punta. La idea es utilizar el sistema de FireFly, que consiste en realizar los trabajos de sísmica sin cables, es decir inalámbrico, con lo cual se minimiza el impacto ambiental al ser menos invasivo y es más eficiente.

Diariamente Neuquén

Anuncios