Se trata de la fábrica de jugos cítricos ECA de Concordia. Para que se concrete resta obtener el financiamiento. “Es un trabajo del que el Estado tendría que participar”, invitaron desde la firma.

A partir del acuerdo entre Argentina y Uruguay para monitorear el nivel de contaminación de las fábricas ubicadas a la vera o en las áreas de influencia del río Uruguay, Claudio Lemesoff, presidente de ECA SA, estimó que se generó un marco conveniente para la presentación de un proyecto.

La iniciativa apunta a generar gas metano para abastecer las necesidades de la fábrica a partir de la utilización de los efluentes que genera la misma empresa, difundió el sitio “Diario Junio”. “El proyecto nuestro es un proyecto de generación de gas metano mediante la fermentación anaeróbica de los efluentes líquidos y sólidos, gran parte de los sólidos”, explicó.

Propuesta y financiación

En la fábrica están trabajando en el proyecto desde hace cuatro o cinco años. En un principio, fue presentado en la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación cuando estaba Romina Picolotti.

Lemesoff admitió que en la Argentina las grandes empresas no producen metano para consumir. “Sólo cumplen con las normas orgánicas de antorchas de quemado. En el Cinturón Ecológico de Buenos Aires sólo tienen antorchas de quemar los que tienen grandes bonos de carbono”, sostuvo. “Allí están las grandes empresas del país”, dijo.

“Nosotros nos presentamos con el objeto de que una empresa de nuestra dimensión pudiera acceder a esos bonos de carbono y a la financiación internacional de esos proyectos pero no tuvimos respuestas”, indicó.

El problema es que los créditos los otorga el Banco Mundial pero para otorgarlos necesita consultar con alguna de las consultoras internacionales que tiene en una lista. Las consultoras se encargan de los estudios de impacto ambiental. “Solamente para venir a verlo y evaluarlo tiene un costo muy por encima de los 100.000 dólares. Esto hacía inviable la evaluación del anteproyecto”, manifestó.

Al mismo tiempo, se presentaron en la Secretaría de Producción de la provincia para crear un mecanismo no sólo para ECA sino para todas las industrias. “Estábamos en pleno escándalo de Botnia. No parecía que era apropiado ir por delante de los acontecimientos. Al final el tema medioambiental se resuelve asumiéndolo. No prohibiendo industrias”, dijo el empresario.

Destacó que, una manera de enfrentar el problema, es dar ventajas a empresas como ECA que “no son solo capaces de no contaminar sino que de generar sustitución de combustibles fósiles, que son recursos no renovables contra recursos renovables”. Indicó que el desarrollo de energías alternativas en el mundo está bastante desarrollado. “En los últimos 10 años ha avanzado a velocidad extraordinaria en los países. Brasil lo tiene muy desarrollado y tiene instrumentos financieros que ayudan a las empresas a obtenerlo”, indicó.

Interés estatal

Comentó que contactaron a Néstor Loggio, secretario de Producción y Medio Ambiente, y le comentaron sobre la iniciativa. “Está muy interesado. Está trabajando personal técnico que la secretaría de Medio Ambiente tiene, que por otro lado son quienes verifican a nuestra empresa habitualmente, y le hemos pedido desde nuestra empresa a la municipalidad que nos acompañe en la tramitación que no está contemplada pero que sería un gran paso para el gobierno pudiera establecer una mesa de estudios de estos proyectos y un debate de cómo ayudamos a la amortización de las inversiones”, explicó.

Señaló que es muy fácil decir que pueden producir gas y parece como un regalo hacerlo con los residuos pero las inversiones son muy caras y difíciles de amortizar. “Producir energía, que no sea de petróleo, de represas hidroeléctricas o de generadores que en la Argentina están subsidiados para empresas como la nuestra es más cara. Es decir que no es un negocio del que se puede sacar rédito para devolver un crédito”, manifestó el empresario.

“En realidad es un trabajo del que el Estado tendría que participar, así como subsidia al gas, tendríamos que discutir algún mecanismo para ir substituyendo esas ayudas que le dan a empresas que contaminan con gas o fuel oil de mala calidad, ya lo estamos viendo con la lluvia ácida todo lo que le pasa al mundo, no sólo a la Argentina”, indicó el empresario.

Generar energía con los excedentes

“Todos los efluentes nuestros, los sólidos y los líquidos, pueden generar energía excedente a nuestras necesidades. Lo que nos limita es la inversión. La energía después da pero hay que amortizar lo que uno puso o el crédito que uno tomo para poder hacerlo. Si usáramos el 100 % de nuestros residuos, casi libraríamos nuestro consumo de gas que son unos 8.000 m³ por día para solamente las calderas”, manifestó.

“De esa manera tenemos dos resultados. Uno que es el medio ambiental, que a nuestro entender es el más importante y uno social, que cada vez que nos cortan el gas, nuestros empleados no tienen trabajo. Así que tenemos un problema doble”, dijo, aunque aseguró que este invierno no tuvieron interrupciones en la fábrica.

elentrerios.com

Anuncios