En el marco de la Oil & Gas Patagonia 2010, los líderes de la industria, y también la universidad pública, discutieron sobre las nuevas tecnologías que permitirán reducir por muchos años la declinación de las curvas de producción de los yacimientos.

Por Cristian Navazo.- Esa semana se realizó en Neuquén la Oil & Gas Patagonia 2010, que contó con la presencia de más de 70 empresas expositoras con negocios en la región. Pero el hecho más importante, que marca el pulso de la actualidad y del futuro de la industria en la provincia, fue la realización del Taller de Recuperación Mejorada de Petróleo “Mario Leschevich”.

Se trató de un Work Shop paralelo a la exposición y que contó con la participación de reconocidos especialistas internacionales en recuperación terciaria y secundaria.

Unas 150 personas se capacitaron en lo que viene: técnicas y tecnologías parar rescatar la mayor cantidad posible de hidrocarburos del fondo de los reservorios.

El ingeniero Raúl Puliti, de Pluspetrol, destacó a E&E la presencia “del top de las empresas de servicios y universidades más importantes del mundo que conocen sobre recuperación terciaria, inyección de químicos”.

El directivo de YPF y presidente de la seccional Comahue del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), Héctor González Gómez, aseguró en tanto que “aún queda para recuperar el equivalente al 70% de todo el petróleo que ya se ha extraído en Argentina”. Señaló que el nivel de recobro del petróleo que hay en los yacimientos es hoy del 20% en Argentina, mientras que a nivel internacional se ubica en el 34%. En este sentido, el Work Shop significó “importantes sesiones de capacitación a nivel internacional”.

Paso a paso

Puliti consideró que antes de pensar en la recuperación terciaria, que consiste en la aplicación de químicos al interior del reservorio para arrastrar la mayor cantidad de hidrocarburos,  se debe mejorar la recuperación secundaria, que es la que se realiza mediante la inyección en el yacimiento de agua o gas a altas presiones para mejorar la extracción de petróleo o gas.

“Lo importante es mejorar la inyección de agua. La mitad de los yacimientos del Golfo San Jorge y de la Cuenca Neuquina está con recuperación secundaria pero desgraciadamente en la mayoría de los casos no es una secundaria eficiente”, aseguró el especialista.

“Todavía no empujamos el petróleo con agua, que es un elemento barato, de la forma conveniente. Es importante aumentar la eficiencia volumétrica, el volumen contactado con el agua”, añadió.

Según el especialista, es más importante el pozo inyector que el productor. “Habría que tener un inyector o dos por cada pozo productor, es lo que no se entiende en la industria”, indicó.

Al momento de que el pozo empieza a producir, ya se le debe inyectar agua, explicó. “Hay que tratar de que sea cuando la presión no se venga muy abajo, porque luego es muy difícil barrer.  Hay yacimientos en los que se ha hecho todo junto, la perforación del productor y del inyector”, señaló.

El ingeniero de Pluspetrol dijo que primero hay que enfocarse en la secundaria y en la producción de sulfhídricos. “Los yacimientos son tan viejos que están infectados, entonces después vamos a tener reservas pero no las vamos a poder sacar. El sulfhídrico es peligroso para la salud, cuando se monta un equipo y se detecta, suena una sirena y no se puede trabajar más hasta que no se matan las bacterias”, aseveró.

El rol de la universidad

La universidad pública no quiere perderse la ola que atraviesa al sector petrolero. El Departamento de Geología y Petróleo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) desarrolla experiencias en recuperación secundaria y terciaria. Allí realizan ensayos para proyectos de recuperación secundaria que son aplicados por empresas como Petrobras, YPF y Pluspetrol en sus campos.

Además estudian técnicas de recuperación mejorada (EOR), es decir la aplicación de procesos químicos, polímeros, sufractantes y alcatis al interior del yacimiento en el que se producen múltiples fracturas hidráulicas para liberar el petróleo y el gas atrapado. En este caso trabajan con YPF y Pluspetrol.

Estos proyectos sirven no sólo para dar soluciones a las empresas, sino también con fines pedagógicos, ya que se dictan como materia optativa de la carrera de Ingeniería en Petróleo.

La Mañana Neuquén

Anuncios