El grupo petrolero Repsol y la empresa Gas Natural se quedaron con 15 de las 25 cargas de gas natural licuado (GNL) que la estatal Enarsa licitó para abastecer la planta regasificadora ubicada en el puerto de Bahía Blanca.

El costo de las operaciones asciende a unos 530 millones de dólares. Según Clarín, el precio promedio al que fueron adjudicados los cargamentos fue de u$s 11 por millón de BTU. En el caso de Repsol, la factura por cobrar trepará a casi u$s 300 millones, mientras que por el lado de Gas Natural la facturación rondará los u$s 230 millones. Tras analizar las propuestas y los precios que habían elevado las siete compañías interesadas en proveer el GNL para Bahía Blanca, Enarsa repartió las adjudicaciones de la siguiente manera: Repsol, que había presentado una decena de ofertas, se quedó con 9 cargas de 135.000 metros cúbicos (m3) cada una. Gas Natural, que también había hecho 10 ofertas, se llevó siete cargamentos. Con cinco ofertas presentadas, Excelerate -la dueña del buque regasificador que alquila Enarsa- cosechó cuatro cargas que ascienden a u$s 132 millones. Por último, la trader japonesa Marubeni, que se había tirado el lance con cinco ofertas, terminó llevándose sólo una carga valuada en casi u$s 33 millones. De las 25 cargas que estaban en juego, cuatro quedaron sin ofertas, que serán relicitadas dentro de 10 días.

Petrolnews