La explosión se produjo anoche en un tubo que transporta gas entre los dos países. Las autoridades investigan las causas y no descartan un atentado. Un tubo por el cual Colombia le vende gas a Venezuela explotó anoche. El episodio hizo que se cancelara el transporte de gas entre ambos países.

Las autoridades investigan las causas y no descartan un ataque de la guerrilla que actúa en la frontera. La explosión ocurrió el sábado 26 de marzo por la noche y provocó pánico en habitantes de la población colombiana de Maicao, en el departamento de La Guajira, por donde pasa el tubo por el cual Colombia vende gas a Venezuela.

Habitantes de la región dijeron a medios de prensa de Bogotá que pudo haberse tratado de un atentado contra el gasoducto “Antonio Ricaurte”. El comandante de la Policía en La Guajira, coronel José Montoya, dijo que efectivos del Ejército fueron enviados a la zona para esclarecer el episodio. Clara Larrada, dirigente de la Junta de Acción Comunal del caserío de Carraipía, donde ocurrió el hecho, dijo a la cadena radial RCN que primero ocurrió una fuerte explosión y después se vio una enorme llamarada. El gasoducto tiene una longitud de 225 kilómetros, de los cuales 88 están en territorio colombiano y 137 en Venezuela. El conducto se extiende desde el yacimiento gasífero colombiano de Ballenas hasta la ciudad venezolana de Maracaibo.

Autoridades regionales dijeron que una hipótesis que se investiga es un posible atentado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El grupo guerrillero fue responsabilizado de dos ataques cometidos el jueves 24 contra un oleoducto que transporta petróleo desde el pozo de Caño Limón hasta la población de Coveñas, en un recorrido de 780 kilómetros por el norte de Colombia. El atentado se produjo a corta distancia de la población de El Tarra, en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela. Y el martes pasado se produjo un atentado con explosivos contra otro oleoducto ubicado en Norte de Santander, lo que obligó una rápida acción de los expertos para evitar una emergencia ambiental por el derrame de crudo en el río Catatumbo, que desemboca en Venezuela.

Fuente: Diario de Cuyo