La tragedia de Japón ha despertado la solidaridad de todo el mundo por la perdida de miles de vidas humanas y de vastas regiones y ciudades de ese país debido al terremoto de magnitud 9 y el posterior tsunami que arrasó con importantes porciones de territorio japonés. Las redes, organizaciones y personas abajo firmantes queremos expresar en primer lugar nuestras más profundas condolencias con el pueblo japonés y hacer conocer nuestro dolor compartido y solidaridad por la emergencia humanitaria provocada por este desastre.

Al mismo tiempo es altamente preocupante el impacto que ha causado el desastre natural en la Central Nuclear de Fukushima ocasionando explosiones y que ha llevado a una situación de grave riesgo por la liberación de material radiactivo, situación que puede empeorar si se fusionan los elementos del núcleo de esta planta por sobre calentamiento. También están en peligro otras dos plantas nucleares en situaciones de riesgo en Onagawa y Tokai. El gobierno japonés se ha visto obligado a apagar al menos 11 centrales nucleares con el objetivo de prevenir más desastres lo que ha dejado sin suministro de electricidad a más de 6 millones de personas. 200.000 personas ya han sido evacuadas para prevenir una posible exposición a los efectos nocivos de un accidente nuclear y ya se están tomando medidas de salud pública con la población expuesta.

Esta trágica situación nos alerta UNA VEZ MAS sobre el enorme peligro que significan las instalaciones nucleares para la supervivencia y seguridad del planeta y nos recuerdan la resistencia de activistas japoneses que hace 40 años se negaron a la construcción de estas plantas. Hoy el mundo está cambiando, no solo por los riesgos de desastres naturales sino por los riesgos a los que estamos sometidos por impactos del cambio climático que ha producido grandes inundaciones, deslaves y alteraciones severas en la habitabilidad del planeta, como los derrumbes en Río de Janeiro que hace poco pusieron en amenaza centrales nucleares instaladas en la zona debiendo ser paradas hasta que se estabilice la situación. Esta vulnerabilidad global debe ser considerada adicionalmente, pero sobre todo se debe ser consciente de que la tecnología y el dinero no salvaran vidas una vez producidas las tragedias.

La crisis climática y la necesidad de energía han dado lugar a que sobre todo las grandes corporaciones y los países desarrollados, hablen de la energía nuclear como energía alternativa limpia y sostenible. Los propios proyectos del Banco Mundial sobre energía consideran a ésta como una importante posibilidad así como las grandes hidroeléctricas. Cada vez queda más claro que estas son falsas soluciones que sólo aumentan el peligro y la vulnerabilidad de la humanidad frente a los cambios globales.

La energía nuclear se está proponiendo como una fuente de energía alternativa y “limpia” en las negociaciones de cambio climático, pero está demostrado que puede quedar fuera de control tanto técnico como humano y afectar a millones de personas y en particular a las próximas generaciones por su potencial efecto nocivo en la vida. Los Foros Multilaterales como el Proceso Río+20, el proceso de la Convención del Clima, los foros relacionados con energía alternativa y otros deben considerar muy seriamente el uso de la energía nuclear por su peligrosidad.

Reclamamos también a los gobiernos que escuchen las voces de la sociedad civil de todo el mundo que ha manifestado su oposición a las falsas soluciones, que escuchen a sus pueblos.

Exigimos que los gobiernos se concentren en asegurar la sobrevivencia, el derecho a la habitabilidad, el derecho a la salud y la soberanía alimentaria de millones de personas en el mundo, en lugar de debilitar las condiciones en el planeta siguiendo mandatos del capital.

Exigimos y demandamos en todo el mundo que se proceda al desmantelamiento de las centrales nucleares, que se busquen verdaderas soluciones para los pueblos y que en el camino se apliquen todas las precauciones para evitar daños que tengamos que lamentar. Chernobyl, Fukushima son alertas que deben obligar a los gobiernos a que dejen de insistir en seguir promoviendo estos proyectos. La energía nuclear para aprovisionamiento de energía y más aún con fines bélicos deben parar.

Los negocios no nos interesan, lo que nos interesa es la vida y la seguridad de la población, no incrementar su vulnerabilidad.

*REDES – AMIGOS DE LA TIERRA – Uruguay*

*FUNDACION SOLON – Bolivia*

*ECOLOGISTAS EN ACCION – España*

*BLUE PLANET PROJECT – Canadá*

*TWN (La RED DEL TERCER MUNDO) -*

*FoEM FRIENDS OF THE EARTH – Malaysia ***

*CONSUMERS ASSOCIATION OF PENANG, Malasia*

*PLATAFORMA BOLIVIANA DE ACCION SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO*

*COLECTIVO VIENTOSUR – Chile*

*HIJOS DEL MONTE, FRENTE NACIONAL CAMPESINO – Argentina*

*FOCO – Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos – Argentina*

*FEDAEPS – Ecuador*

*MOCICC (Movimiento Ciudadano Frente al Cambio Climático) – Perú*

*COMDA (Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua)*

*FOCUS ON THE GLOBAL SOUTH***

*ALIANZA SOCIAL CONTINENTAL***

*SUSTAINABLE ENERGY AND ECONOMY NETWORK** **(SEEN) – USA***

*IPS (Institute for Policy Studies) – USA***

*FUNDACION ECOSUR -Patagonia Chile*

*FUNDACION TERRAM – Chile*

*ASAMBLEA CIUDADANA POR LA VIDA de Chilecito, La Rioja -Argentina*

*Coordinadora por la defensa del agua y la vida. Provincia de El Loa*

*Asociación Colectivo Poder y Desarrollo Local – Guatemala*

*Asociación Vidas Verdes – Perú *

*GREENPEACE – México*

*GREENPEACE – Argentina*

*JUBILEO SUR*

*ACCION ECOLOGICA*

*OILWATCH – SUDAMERICA*

*OTROS MUNDOS A.C. – Amig@s de la Tierra México*