El próximo paso será la colocación de títulos en la Bolsa de Buenos Aires.

La española Repsol continúa achicando su participación en YPF. Ayer, anunció que vendió un 6,67% de la petrolera a inversores institucionales en Wall Street y que cederá otro 1% dentro de un mes. De esa forma, terminará desprendiéndose –en esta operación– de un 7,67% de la empresa, un porcentaje más elevado que el 7,1% que había anunciado hace 10 días. Por estas operaciones, la empresa obtendrá US$ 1.236 millones.

En noviembre pasado, Repsol señaló que vendería 15% de la compañía. En ese momento se esperaba una venta en bloque en la Bolsa. Pero la firma decidió otra estrategia: realizar “microventas” o traspasos de pequeños bloques de acciones en distintas etapas.

El próximo paso sería la venta de otra serie de acciones de YPF en la Bolsa porteña. Y, luego, la cesión de otro 10% a la familia Eskenazi, dueña del grupo Petersen. Ese holding nacional ya tiene un 15,4% de la empresa y la posibilidad de ejercer una opción por ese 10%. El plazo para esa operación es 2012, pero los Eskenazi buscarían realizarla antes. En la prensa española se dice que será en el primer semestre y que el grupo Petersen pagará cerca de US$ 1.300 millones. Ya está casi lista la ingeniería financiera para esa jugada, aunque en los Eskenazi no hacen comentarios.

La intención de Repsol es conservar un 51% de la petrolera argentina, que factura más de $ 44.162 millones anuales, con ganancias por $ 5.790 millones. Antes de que se largaran al raid de ventas, los españoles llegaron a tener hasta 85% de YPF. Cuando comenzaron a diagramar su salida, las chinas CNOOC y Sinopec se acercaron a los españoles. Hubo diálogos y distintos intercambios, que no llegaron a nada. Hasta Carlos Bulgheroni (de Pan American Energy) fue mencionado como interesado en las acciones.

En noviembre de 2010, Repsol formalizó que vendería un 15% de la empresa, por el que esperaba obtener un piso de US$ 2.360 millones. En la operación de ayer, juntó US$ 1.070 millones que, más las ventas anteriores, llegan a US$ 2.200 millones . Pero a esa cifra le falta el 1% que colocará en los próximos 30 días por US$ 161,1 millones y otra opción de 1,63%, firmada con Eton Park por más de US$ 250 millones, que puede concretarse hasta el 17 de enero de 2012. En total, con todas estas operaciones, estaría recaudando más de US$ 2.600 millones.

Algunos analistas estaban sorprendidos por el precio en que se realizaron las últimas operaciones. El valor de la acción se fijo en US$ 41, cuando la cotización en Wall Street de cada papel era de US$ 52 hace dos semanas. En el medio, el precio del petróleo WTI subió de US$ 102,7 a US$ 106 el barril, algo que impactó en el valor de las petroleras. “El precio obtenido ahora es más alto que el de fines de diciembre (ver cronología), cuando cada acción se vendió a US$ 39”, defendieron en la empresa. “Al 10 de marzo (cuando estaba a US$ 52), había pocas acciones disponibles en plaza y eso aumentó la cotización”, agregaron. El precio usado ayer es similar al utilizado el 14 de marzo, en otra de las microventas.

YPF tiene una participación del 60% en el mercado de naftas, en el que es el principal jugador. Desde que el 1 de febrero Shell (su escolta) aumentó los precios y el Gobierno la obligó a retroceder, los importes de los surtidores están quietos.

El sector está en plena ebullición: PAE (de Bulgheroni y la china CNOOC) compró los activos de Esso en el país, Paraguay y Uruguay. Y se sigue postergando el traspaso de la refinería y estaciones de servicios que eran de Petrobras a Oil, de Cristóbal López. Esa operación estaba anunciada para fines de noviembre, luego pasó para marzo y ahora se postergó sin fecha.

Clarín