Prevé un tendido de 1300 km y, para bajar costos, pretende hacerlo de este lado de la Cordillera.

Por Carlos Vergara.- La minera Xstrata Copper planea instalar en la Argentina unos 1300 km de líneas de transmisión de su nuevo proyecto hidroeléctrico en el sur de Chile para evitar costos económicos y sociales, según se supo tras un estudio encargado por la compañía suiza y filtrado a la prensa local.

Xstrata, dueña del proyecto Energía Austral, que contempla tres centrales hidroeléctricas en Puerto Aysén -en el extremo sur de Chile- con una inversión proyectada de US$ 2500 millones, evalúa la posibilidad de extender el tendido para esta central desde la ciudad chilena de Coyhaique, ingresando en la Argentina a la altura de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, para volver a tierra chilena en la ciudad de Los Angeles, en paralelo a Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires.

Fuentes de la consultora a cargo de los estudios, citadas por el Diario Financiero, de Santiago, argumentan el abaratamiento de costos que ello implicaría. “Los estudios indican que al construir esto por la Argentina -que es viable desde el punto de vista jurídico y geográfico- el costo es un 50 por ciento menos, porque para construir por Chile hay 150 kilómetros bajo el mar y eso significa 1,5 millones de dólares de inversión por cada kilómetro”, dijeron las fuentes.

El diseño del tendido por la Argentina también evitaría otro problema mayúsculo en Chile, como es el conflicto abierto que existe con las organizaciones ambientalistas y las comunidades mapuches de la zona, completamente reacias a aceptar que se intervengan sus tierras.

El proyecto hidroeléctrico, de tres represas -Cuervo, Blanco y Cóndor-, generará 1000 megavatios para ser inyectados en el sistema interconectado central, que nutre a gran parte de Chile. El potencial tendido a través de la Argentina, que ya contaría con el interés de Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA (Impsa), la brasileña Camargo Correa Construcciones Civiles SA y Corporación América SA, de Eduardo Eurnekian, sería utilizado también para el traslado hasta la provincia de Buenos Aires de la electricidad de las futuras represas Cóndor Cliff y La Barrancosa (1700 MW), en Santa Cruz, obra adjudicada por el gobierno kirchnerista a las tres empresas mencionadas, con una inversión estimada de US$ 2000 millones.

Fuentes del gobierno chileno advirtieron a LA NACION que el proyecto, del que aún no han sido comunicados oficialmente, requeriría obligatoriamente un tratado binacional, el mismo que, según la prensa local, estaría siendo sondeado en Buenos Aires por el embajador chileno en la Argentina, Adolfo Zaldívar, ex senador democristiano por Aysén. Por lo pronto, el plan de Cammesa, la administradora del mercado eléctrico argentino, prevé hasta 2015 interconexiones con Chile.

Ejecutivos de Energía Austral están en contacto con el ministro de Energía y Minería de Chile, Laurence Golborne, para darle a conocer el proyecto, de suma relevancia para el gobierno chileno, inmerso en una aguda crisis energética y necesitado de nuevas fuentes de diversificación de su matriz.

La Nación