El conflicto gremial petrolero de Santa Cruz –que acumula 11 días de paros en los principales yacimientos y amenaza con afectar el abastecimiento de gas y naftas- sumó ayer un nuevo elemento que agrava la situación

La Federación de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburos, comandada por Antonio Cassia, le advirtió al Gobierno y a YPF que “ante cualquier hecho que ponga en riesgo a los trabajadores o a las instalacione s determinará de inmediato un paro general en todo el país”.

La entidad gremial destacó que no va a permitir q ue se repita la experiencia de diciembre pasado cuando delegados opuestos a la conducción provincial protagonizaron hechos de violencia contra los trabajadores.

La huelga -que lanzaron los delegados locales con el apoyo del secretario adjunto, Rubén Retamoso- tiene como objetivo rechazar el convenio salarial que cerró el titular del gremio, Héctor Segovia.

En línea con la federación, Segovia acordó una suma no remunerativa de $ 25.000 a cobrar en cinco cuotas. Los petroleros santacruceños no están conforme con ese monto y reclaman un nuevo convenio colectivo que reemplace al vencido en 2007.

Clarín.com