Yacen abandonados sin un tapón de cemento que impida la fuga de crudo. Esos pozos representan un peligro ambiental mayor que los otros 27 mil que permanecen en desuso, pero protegidos. En consecuencia, poco se hace para evitar que fugas considerables lleguen a la superficie

Los pozos expuestos han estado fuera de operación por al menos cinco años, y no hay planes para volver a ponerlos a producir, de acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos. Las autoridades no le han pedido a las empresas operadoras que los taponen porque siguen vigentes las concesiones oficiales.

En consecuencia, poco se hace para evitar que fugas considerables lleguen a la superficie. Incluso los pozos agotados pueden volver a tener un aumento de presión por obras en pozos o tiros cercanos en capas subterráneas de petróleo o gas, advierten ingenieros petroleros. Pero nadie está atento para evitar que eso ocurra.

Los pozos en desuso pero oficialmente activos están documentados. La presencia de esos pozos significa que al menos tres quintas partes de los 50 mil pozos hasta ahora perforados en el golfo carecen de una observación de rutina sobre el riesgo de fugas.

Los 27 mil pozos fuera de servicio fueron perforados sobre todo bajo concesiones federales que ya vencieron. La norma gubernamental sobre las concesiones submarinas expiradas exige que las empresas operadoras taponen los pozos y presenten planes para volverlos a explotar en un año.

Las compañías de hidrocarburos desacatan con frecuencia la norma sobre el abandono temporal, pues hay incluso algunos pozos “temporalmente abandonados” desde la década de 1950.

El sector de los hidrocarburos considera de manera general que tapar los pozos de concesiones vigentes es inconveniente, y prefiere tener la posibilidad de reanudar operaciones en cualquier momento.

La plataforma Deepwater Horizon, de BP, que estalló el 20 de abril en el golfo estaba en proceso de abandono temporal con la intención de volver a ponerlo después en producción. Hasta el momento se considera que un mal sellado con cemento fue la causa principal de la explosión, que causó 11 muertos y el derrame de crudo frente a la costa estadounidense.

MDZ Online