Esta compañía anunció en marzo que tras los resultados positivos obtenidos en las primeras pruebas se disponía a perforar nuevos pozos de evaluación antes de tomar una decisión sobre una eventual explotación comercial del yacimiento, cuyo potencial fue estimado en unos 242 millones de barriles

La petrolera británica Desire Petroleum, que acumula desengaños en su campaña de exploración en la cuenca de las Malvinas, se hundió este lunes en la Bolsa de Londres tras el anuncio del fracaso de una nueva perforación.  La empresa indicó en un comunicado que iba a tener que tapar y abandonar el último pozo que acababa de perforar en las Malvinas.

Este, bautizado Ninky, permitió detectar rastros de petróleo pero de una calidad demasiado baja para poder ser explotado.  Este fracaso provocó un nuevo desplome de la cotización de Desire en la bolsa de Londres, que no ha cesado de caer en los últimos meses, debido a los fracasos acumulados por la compañía en las Malvinas, donde hasta el momento todas sus perforaciones se revelaron infructuosas. Hacia las 07H45 GMT, la acción del grupoperdía 58,75% a 16,5 peniques, en un mercado en baja de 0,44%.

Desire Petroleum forma parte, con Rockhopper y Falkland Oil & Gas, de un trío de pequeñas compañías británicas que iniciaron en febrero de 2010 una campaña de prospección petrolera en aguas de las Malvinas, lo que relanzó las tensiones entre Gran Bretaña y Argentina, que continúan disputándose la soberanía del archipiélago.  Desde entonces, sólo Rockhopper ha descubierto un yacimiento de hidrocarburos potencialmente explotable en el sector de Sea Lion.

Esta compañía anunció en marzo que tras los resultados positivos obtenidos en las primeras pruebas se disponía a perforar nuevos pozos de evaluación antes de tomar una decisión sobre una eventual explotación comercial del yacimiento, cuyo potencial fue estimado en unos 242 millones de barriles.   Argentina reclama la soberanía sobre el archipiélago que el Reino Unido mantiene ocupado desde 1833.   Los reclamos son canalizados por vía diplomática desde la guerra en el archipiélago en 1982 que causó 649 muertos argentinos y 255 británicos, y culminó con la rendición de las tropas de Argentina, entonces gobernada por una dictadura militar (1976-83).

MDZ Online