Pese a que aún están lejos de los niveles previos a la crisis, los requerimientos de trabajadores comenzaron a crecer de forma moderada pero sostenida en los últimos meses. La explotación no convencional de gas y petróleo y la reactivación del consumo explican que el sector extractivo y el comercio sean los mayores creadores de puestos trabajo

Por Roberto Aguirre

La demanda laboral comenzó a recuperarse en la provincia, aunque aún permanece muy por debajo de los niveles previos a la crisis financiera internacional. Según el índice mensual que publica la Dirección de Estadísticas y Censos de la provincia, la demanda de mano de obra cayó un 50% entre febrero de 2008 y el mismo mes de 2011. En algunos casos, como los puestos vinculados al sector industrial o de producción, las bajas fueron mayores al 80%.

Sin embargo, el comienzo del año refleja una tendencia positiva. Por primera vez en tres años el índice comenzó a crecer de forma sostenida. Si se compara febrero de este año con el mismo mes de 2010, se registró un incremento del 8% en los valores generales, con picos de más del 10% en la demanda de sectores como Comercio, y los denominados Servicios Sociales Básicos, que integran una gran variedad de rubros como la docencia, la salud, el empleo público y la seguridad.

Sectores
Si bien las categorías que mide el estudio no permiten desglosar de forma sistemática el comportamiento de cada sector, se desprende el indicador que el sector terciario –fundamentalmente el vinculado al consumo- es el que más empleo demanda, a diferencia del sector industrial, que es el que más se retrajo en los últimos tres años.
El turismo es otra de las áreas donde creció el empleo, aunque en este caso la demanda está muy sujeta a las temporadas y no siempre obedece a la creación de nuevos puestos de trabajo, sino a su renovación.
Otro de los sectores dinámicos en la demanda laboral es la Construcción. En este caso comenzó a registrarse una recesión, con casi un semestre de caídas sostenidas en la actividad provincial. En enero de 2008 existían en la provincia 8.088 trabajadores registrados según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC). En enero de este año, el número se redujo a 7.648, aunque repuntó levemente con respecto a 2010.
La demanda más sostenida en Neuquén es la de mano de obra no calificada. Sin embargo, aparece otro problema que tiene que ver con la oferta: según coinciden empresarios vinculados al comercio, cada vez hay menos jóvenes con el secundario completo que estén dispuestos a llevar la responsabilidad de un empleo. Este medio publicó dos semanas atrás que al menos 6 mil neuquinos de entre 18 y 24 están desempleados. El 35% de la población en esa franja etaria no completó el ciclo educativo, según la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC.

Hidrocarburos
Si de termómetros se trata, el sector de hidrocarburos explica más de la mitad de la economía neuquina y representa el 10% de los puestos de empleo. El titular de CEIPA, Ricardo Celli, aseguró el sector “se está moviendo lentamente”. “Desde el preventivo de crisis quedó poca gente fuera del sistema, la mayoría fue reabsorbida por el sector”, explicó el titular de la cámara que agrupa a unas 50 empresas del sector de servicios petroleros.
Para el empresario, la tibia reactivación producida gracias a la explotación de yacimientos no convencionales está generando más demanda laboral. “No hay tanta oferta de trabajo en las empresas de servicios, pero sí en lo vinculado a perforación y terminación”, indicó. “Los pozos de tight gas están moviendo mucho lo vinculado a las piletas o transporte de líquidos, aunque también hay otras empresas vinculadas, por ejemplo, a control geológico, que aún no se reactivaron como en 2008”, señaló Celli.
La demanda de trabajo de los yacimientos no tradicionales es mucho mayor a la de los tradicionales, ya que deben hacerse más perforaciones y por lo tanto moverse más equipos.

Comercio e industria
“Hay una disminución importante en la demanda de mano de obra en el comercio, sobre todo en las pymes”, afirmó Juan Carlos Battaglia, presidente de ACIPAN. “Para este año tenemos expectativas de que las cosas mejoren, pero son moderadas. Creemos que el año pasado se registró un piso para la actividad”, enfatizó el empresario.
El titular de la cámara que nuclea a las empresas y comercios de Neuquén detalló que en estos meses no se observaron ampliaciones de la capacidad instalada ni expansiones en los comercios que motivaran a su vez la creación de puestos de empleo.
“Puede ser que haya mejoramientos, pero no ampliaciones. Estamos en una situación de expectativa y no se han registrado anuncios concretos de inversiones privadas importantes en la provincia”, aseguró Battaglia 2

Desde 2008 se perdieron 3 mil puestos de trabajo

En el cuarto trimestre de 2008, antes de que se desatara la crisis financiera internacional, existían en Neuquén 92.096 trabajadores registrados en el sector privado. En el mismo período, pero de 2010, ese número se redujo a 89.060. Así se desprenden de las series de la evolución de la distribución del ingreso que publica periódicamente el INDEC y que toman como fuente los aportes que los empleados formales realizan al sistema de jubilaciones público.
La pérdida de puestos de empleo en la provincia coincide con la peor época de la crisis, cuando la economía real comenzó a ser afectada, el precio del barril de petróleo se desplomó y el sector debió ser auxiliado por el Estado para no caer. Por su efecto de derrame, toda la economía neuquina se contrajo, afectando duramente al sector laboral.
Sin embargo, aunque a paso lento, el sector comenzó desde principios de 2010 a reabsorber a buena parte de los expulsados. De hecho, en el cuarto trimestre de 2009 eran 86.551 las personas empleadas, más de 2.500 menos que ahora.
Los indicadores de desempleo también fueron mejorando, al punto de que a mediados del año pasado se registró un de las tasas más bajos del país y de la historia de la provincia (3,9%), aunque a fines de año el indicador se elevó a 5,6%.

La Mañana Neuquén