El banco central quiere que el fondo intervenga en el mercado de divisas para estabilizar el tipo de cambio. El yuan chino es una de las dos monedas más subvaluadas del mundo.

El banco central de China está considerando crear nuevos fondos de inversión para diversificar el gigantesco stock de reservas de divisas del país. El plan, según precisaron los periódicos locales, prevé crear uno o más fondos con capacidad para invertir una parte de las reservas extranjeras de China, que hoy son las más grandes del mundo, en energía y en mercados de metales preciosos.

Las reservas de divisas de China se elevaron a u$s 3,05 billones durante el primer trimestre, y reflotaron los antiguos temores sobre cómo el país puede administrar de forma efectiva sus participaciones sin tener una exposición excesiva al dólar estadounidense.

La prensa de ese país dejó muchas dudas sin responder como, por ejemplo, el tamaño de los fondos y la fecha de sus posibles lanzamientos. Tampoco se indicó por qué se necesitaban nuevos fondos, si China ya posee un fondo de riqueza soberana, denominado China Investment (CIC). El CIC fue creado en el 2007 y fue financiado completamente con las reservas. El fondo, que posee un valor de u$s 300.000 millones, es controlado por el Ministerio de Finanzas, mientras que gran parte de las reservas del país son manejadas por la Administración Estatal de Divisas (SAFE por su sigla en inglés), una rama del Banco Popular de China, que mantiene desde siempre una estrategia conservadora.

Según trascendió, el banco central considera crear un fondo que pueda intervenir en el mercado de divisas, en un esfuerzo por estabilizar el tipo de cambio. “El banco central también considera establecer un fondo que comprará directamente divisas en el mercado para que el banco central no cree base monetaria”, indicó una revista, citando una fuente cercana al banco central. Para evitar que el yuan se aprecie muy rápido, el banco central de China ha sido un ávido comprador de los dólares generados por las exportaciones del país. Estas grandes compras son un factor crucial en la acumulación de reservas en China.

El yuan de China es, junto al dólar de Hong Kong, una de las dos monedas más subvaluadas del mundo. Según el índice Big Mac de The Economist, la divisa china está un 40% depreciada respecto del dólar estadounidense.

La hamburguesa emblemática de McDonald’s costaba u$s 2,18 en China a fines del año pasado, u$s 1,90 en Hong Kong y u$s 3,71 en Estados Unidos. La subvaluación del tipo de cambio chino se ha reducido de 41% a 40% desde entonces debido a los aumentos del yuan, mientras que la moneda de paridad fija de Hong Kong ha mantenido su brecha de 49%.

Para diversificar las inversiones de las reservas, funcionarios y economistas chinos ya han exhortado al gobierno de su país a comprar mayor cantidad de otras divisas como el euro y el yen, además de materias primas, incluyendo petróleo y oro.

El Cronista