El fondo británico Ashmore Energy International (AEI) terminó ayer de hacer las valijas de la Argentina al vender el 42% de las acciones de Emgasud que aún tenía en su poder. Se trata de las últimas inversiones del grupo en el país ya que en enero pasado había cedido al empresario local Marcelo Mindlin sus acciones en cuatro distribuidoras de energía del interior y en Transportadora de Gas del Sur (TGS) por u$s 276 millones.

En el caso de Emgasud, Ashmore recibirá entre u$s 48 millones y u$s 50 millones de parte de Alejandro Ivanissevich y de una de sus sociedades controladas. La operación le permitirá al empresario asumir el control total del grupo dedicado a la construcción y operación de gasoductos, y controlante de la principal subdistribuidora de gas de la provincia de Buenos Aires.

Mediante una comunicación enviada ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la empresa informó que el fondo británico aceptó la oferta de Ivanissevich y de la sociedad Fides “para adquirir un total de 20.124.851 acciones ordinarias emitidas por Emgasud, de valor nominal $1 cada una y con derecho a un voto por acción, representativas del 42,727% del capital social y votos de Emgasud”. Ivanissevich también se quedó con una serie de Obligaciones Negociables (ON) convertibles en acciones emitidas por Emgasud en agosto de 2009 a favor de Mesquite Holdings B.V. (una compañía afiliada de Ashmore) por un valor nominal de u$s $15 millones.

AEI es la antigua división internacional de energía de Enron, y está controlada por Ashmore Group. Opera plantas y distribuidores de electricidad en Latinoamérica, Centroamérica, el Caribe, Europa del Este y China, según su página web.

Se empezó a hacer conocido en el mundo empresario argentino a partir de 2003, cuando inició un proceso de compra de deuda barata en default a los acreedores originales de las empresa privatizadas más grandes del país.

En ese marco fue que se quedó con acciones que la ex Enron poseía en varias firmas locales e ingresó en Emgasud y en Emdersa, holding que aglutina las eléctricas de San Luis (Edesal), La Rioja (Edelar) y Salta (Edesa).

También se quedó con parte de la deuda de TGS. Además, intentó ingresar al capital de Gas Argentino (GASA) y Ciesa, sociedades controlantes a su vez del 70% de Metrogas, y el 55,3% de TGS.

Pero el año pasado y tras no haber podido salir a los mercados bursátiles los accionistas de Ashmore tomaron decisión de desprenderse de su brazo energético AEI Ashmore Energy International. En ese escenario, en enero le vendió a Mindlin sus activos locales en una operación que no incluyó sus acciones en Emgasud.

Además de la Argentina, en Latinoamérica, Ashmore vendió sus activos en Brasil al holding español Iberdrola. Y se fue de Chile, Perú, Bolivia, Colombia y Centroamérica.

El Cronista