Capitanich y el titular de ENARSA trazaron líneas de trabajo para iniciar la primera etapa de exploración de hidrocarburos en el Chaco. El ambicioso proyecto busca petróleo en la provincia, que de hallarse daría un impulso extraordinario a la economía local y al sistema energético.

El gobernador Jorge Capitanich se reunió este miércoles con el presidente de ENARSA, Ezequiel Espinoza y los equipos técnicos de la empresa nacional de energía para avanzar en las acciones para la exploración de hidrocarburos en la provincia.

Al término del encuentro realizado en el Salón de Acuerdos de Casa de Gobierno, Espinoza expuso que después de los análisis preliminares realizados entre equipos de trabajos conjuntos de ENARSA y la empresa SECHEEP se focalizaron algunas “áreas muy interesantes” para dar inicio a las tareas exploratorias. Ezpinoza adelantó que los equipos de trabajos continuarán con las acciones conjuntas para poder avanzar en la búsqueda de fuentes de energía en el territorio chaqueño.

El ministro de Infraestructura, Omar Judis mencionó que en esta primera etapa se definieron las líneas de trabajo y un análisis pormenorizado de los recursos que deberá invertir tanto el Estado nacional como el provincial para el sistema exploratorio. En este contexto se han determinado la realización de un proceso de sísmica en dos dimensiones para una extensión de 400 km en las zonas con más posibilidades. Se prevé que el contrato para este proceso de sísmica sea rubricado en el mes de mayo, con lo cual se estima que para junio los camiones de sísmica estén ya trabajando sobre el terreno para sobre finales de año tener una prospectiva eficiente. En caso que las mismas resulten favorables se estima que el año que viene se dará paso a una etapa más avanzada con la instalación de pozos exploratorios.

Exploración basada en tecnología de punta

El titular de ENARSA aseguró uno de los primeros pasos a seguir será la unificación de toda la información antigua que en materia de hidrocarburos existe en la provincia, dado que ya en la década del 40 la empresa YPF realizó perforaciones de pozos en distintas zonas. Esta información será recolectada y nuevamente procesada conjuntamente con la realización de nuevas tareas de sísmica para poder interrelacionarla y detectar estructuras favorables para la explotación de hidrocarburos.

“Si se detectan que algunas de las condiciones son favorables viene luego una segunda etapa donde se deberá tomar la decisión de iniciar la perforación del pozo”, dijo el titular de ENARSA. En este punto recordó que después de una primera aproximación se detecto que en las perforaciones realizadas en la década de 40 en la zona de Charata se han detectado rastros de petróleo en un horizonte de entre 900 y 1000 metros de profundidad.

Judis aseguró que se han trazado líneas de trabajo en conjunto con ENARSA para iniciar la etapa de exploración de hidrocarburos en la provincia del Chaco. En este sentido el funcionario provincial explico que la provincia del Chaco forma parte de la cuenca Chaco- Paranaense en cuanto a su conformación geológica. En esta cuenca existen ya unos 37 pozos realizados en el transcurso de toda su historia, de este total siete se encuentran radicados en el Chaco los cuales se realizaron entre la década del 40 y el año 1981. De estos siete, uno de los más exitosos se encuentra en la zona de Charata y está identificado como Charata 1 siendo el más antiguo y el que mejores indicios de conformaciones geológicas tiene.

Una iniciativa con historia

“Han pasado más de 70 años desde esta primera perforación, y actualmente con las nuevas tecnologías, los sistemas de análisis sísmicos modernos en dos y tres dimensiones podremos contar con nuevas herramientas que permitirán mejores resultados en la exploración de hidrocarburos”, aseveró Judis.

Finalmente el ministro remarcó que “el Chaco está iniciando así una tarea enorme para determinar la viabilidad técnica y económica en el proceso de posible explotación hidrocarburifera en su territorio. En el caso de tener resultados positivos va a dar sustentabilidad al sistema energético para el desarrollo de toda la provincia”.

Diario NORTE

Exploración de Secheep con Enarsa usando sísmica nueva de hidrocarburos

La estrategia chaqueña para la exploración de hidrocarburos en el territorio provincial tiene como base un antecedente elemental: el pozo número uno (de siete que posee el Chaco), localizado en Charata y explorado hace casi siete décadas, que posee las mejores posibilidades y potencial productivo en materia de hidrocarburos. Así lo afirmó el ministro de Infraestructura Omar Judis, al revelar detalles de las acciones conjuntas definidas por el gobierno provincial tras la reunión con las máximas autoridades de la empresa estatal Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa).

Es que en materia de exploración, el Chaco tiene antecedentes que datan de 1940, aunque también se anotan los convenios celebrados durante el gobierno de Florencio Tenev, en 1984. Toda esa información fue incorporada para los nuevos proyectos de exploración que se ejecutarán en la provincia. Al respecto, el funcionario recordó que YPF exploró el pozo número uno de Charata, que es el más antiguo de la cuenca chacoparanaense porque fue hallado en 1943.

La cuenca chacoparanaense, que comprende el área de Chaco, Formosa, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y parte de Paraguay, tiene 37 pozos exploratorios, de los cuales siete están en esta provincia. El más antiguo, localizado en Charata, es el que cuenta con mayores posibilidades de tener la conformación geológica para la producción de hidrocarburos.

A partir de ese buen antecedente, el gobierno avanzó con Enarsa en una estrategia para hacer “una nueva sísmica”, lo que implica completar los datos existentes con mayor tecnología. “A partir de eso, con la inversión en la que intervendrán los Estados provincial y nacional, podremos programar otros pozos exploratorios”, indicó Judis en declaraciones a Radio Universidad.

Los avances sobre el tema surgieron tras la reunión que la semana pasada mantuvo el gobernador Jorge Capitanich con el presidente de Enarsa, Exequiel Espinoza y los equipos técnicos de la empresa nacional de energía, en la cual definieron acciones para la exploración de hidrocarburos en la provincia.

El convenio por el cual se ejecutarán todas esas acciones fue celebrado entre la estatal Secheep y Enarsa. “Además del tema petrolero, hemos avanzado también en otros porque sabemos que la empresa es la principal proveedora de energía delivery en el país”, señaló.

Licitación en mayo

En ese contexto, Judis estimó que en mayo se licitará la contratación de las empresas para ejecutar los trabajos de sísmica en 400 kilómetros en el sudoeste. Así, en junio de este año podrían iniciarse las obras en el área comprendida entre Charata, Las Breñas y Gancedo.

“En junio esperamos tener los camiones y los permisos de paso necesarios para avanzar con las líneas sísmicas proyectadas”, señaló el funcionario. En tanto, consideró que la perspectiva de esos primeros trabajos posibilitará realizar una proyección general de toda el área para explorar.

Luego, recordó que el gobierno trazó un plan de exploración de los recursos hidrocarburíferos que pudieran existir en la provincia. “Primero hemos avanzado en un llamado a presentar ofertas y, luego, se presentaron empresas de primer nivel para explorar nuestro territorio”, repasó.

Si bien no logró la aprobación de los contratos en la Cámara de Diputados, el gobierno avanzó por otras vías. Fue así como se celebraron los primeros convenios con Enarsa, que tiene capital mayoritario del Estado nacional y de la provincia del Chaco, que también posee acciones.

Gasoducto del NEA

En otro orden, Judis adelantó que durante este año se licitarán los tramos tres y cuatro del Gasoducto del NEA, cuyas obras son ejecutadas por Enarsa. Esas etapas involucran a las provincias de Chaco, Corrientes y Misiones, zonas en las cuales fue modificada la traza para introducir las conexiones troncales hacia cada territorio.

El gasoducto, que tendrá 1448 kilómetros de ramales troncales, representa una inversión de 24.746 millones de pesos y, se estima, generará más de 10.000 puestos de trabajo, al cambiar el paradigma de producción en las zonas beneficiadas.

Se trata de una obra fundamental que proveerá de gas natural a las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones, este de Salta y norte de Santa Fe, la última zona del país que hasta hoy no contaba con ese insumo estratégico.

El Gasoducto del Nordeste nacerá en Salta, precisamente en el Gasoducto Juana Azurduy de Padilla que se construye actualmente desde el límite con Bolivia hasta la Planta Compresora Campo Durán, donde finaliza, en la provincia mencionada.

Electroducto NEA-NOA

Por otra parte, el ministro estimó que entre agosto y septiembre podrían estar terminadas para su habilitación las estaciones transformadoras de Sáenz Peña y Monte Quemado (Santiago del Estero), integrantes de la mega estructura del Electroducto NEA-NOA.

“Las obras marchan al ritmo deseado”, indicó el ministro, a la vez que aseguró que el electroducto permitirá ampliar la oferta energética para todo el interior. “A partir de la puesta en funcionamiento de la estación en Sáenz Peña, con una oferta importante de 300 megavatios, podremos ofrecer una nueva infraestructura que responda al desarrollo industrial del interior”, remarcó finalmente.

Diario NORTE