El presidente estadounidense, Barack Obama, envió ayer una carta al Congreso en la que urge a los legisladores a eliminar 4.000 millones de dólares en subsidios anuales a las petroleras así como a reinvertir el dinero en fuentes de energía limpia.

Obama dijo que no hay necesidad de subsidiar a petroleras en momentos en que los altos precios de los combustibles podrían poner en peligro la recuperación económica, y cuando se estima que las petroleras reportarán grandes beneficios trimestrales esta semana.

“Escribo para urgirlos a que inicien acciones de inmediato para eliminar exenciones impositivas innecesarias en la industria del petróleo y el gas y para que usen esos dólares en inversiones en energías limpias para reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero”, indica la misiva.

“Nuestro sistema político evitó e ignoró durante demasiado tiempo este importante paso y espero que podamos reunirnos de forma bipartidaria para lograrlo”, agrega.

Los precios del petróleo estadounidense alcanzaron su nivel más alto de los últimos dos años, con un promedio nacional de cuatro dólares por galón (1,05 dólares por litro). El aumento de los precios en los surtidores podría convertirse en un problema para Obama mientras busca la reelección en 2012.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que la iniciativa de hoy de Obama no estuvo políticamente motivada y subrayó que faltan 18 meses para las elecciones.

La Mañana de Neuquén