Un mes después de haber partido del paraje Fortín Belgrano, llegó ayer a Resistencia la marcha campesina que se dirige hacia Buenos Aires para reclamar frenar los desalojos y poner fin a la extranjerización de la tierra. La treintena de representantes campesinos de Chaco y Formosa tiene como objetivo recorrer a pie 1.700 kilómetros antes de llegar el 2 de julio frente al Congreso de la Nación para presentar el petitorio con cuatro puntos definidos.

El dirigente Benigno López, reconoció que la marcha campesina tiene como objetivo principal el reconocimiento a la propiedad de la tierra y que desde que partieron vienen llevando adelante asambleas con campesinos criollos y de pueblos originarios donde “recogimos el gran clamor pidiendo la seguridad de la tierra”.

“No queremos que nos desalojen de las tierras que heredamos de nuestros abuelos; queremos que nos reconozcan, las autoridades provinciales y nacionales, por eso decimos basta de gringos que vienen a echarnos a matar nuestra fauna y destruir nuestro monte”, afirmó López.

Diario NORTE