La opción de compra a favor de Enrique Ezkenazi vencía en febrero de 2012, pero se consideró conveniente anticipar la operación. La transacción, por 1304 millones de dólares, se concretó por un préstamo bancario sindicado y otro de la propia vendedora.

Por Raúl Dellatorre.- Nueve meses antes de que finalizara el plazo acordado, el Grupo Petersen, encabezado por Enrique Ezkenazi, hizo uso de la opción a la compra de un 10 por ciento adicional del paquete accionario de YPF SA al accionista mayoritario, Repsol. La noticia fue difundida ayer en Madrid por esta última compañía, la que informó a la Comisión Nacional de Valores de Madrid la concreción de este nuevo paso en su “plan estratégico de reestructuración de activos”. Desde los intereses de la empresa argentina, esta nueva transacción convierte al Grupo Petersen en uno de los poseedores de activos empresarios más poderosos del país, al otorgarle una participación del 25,46 por ciento en la nueva composición de la petrolera. Aunque también es cierto que esta transacción ensanchó fuertemente el nivel de endeudamiento del núcleo empresario de la familia Ezkenazi: la compra, por valor de 1304 millones de dólares, se concretó en base a un préstamo sindicado de cinco bancos por 690 millones y otro crédito concedido por la vendedora (Repsol) por los restantes 614 millones de dólares.

Tras la operación, que se concretará en los próximos días, Repsol mantendrá la mayoría accionaria pero, ahora, reducida al 58,23 por ciento del paquete accionario. La intención es seguir distribuyendo porciones del capital hasta ver reducida su participación al 51 por ciento, de acuerdo con lo dicho por la empresa. Para ello, privilegiará el ingreso de accionistas argentinos y del extranjero en forma atomizada, a través de ofertas públicas de acciones en la Bolsa de Comercio y convenios de venta por porciones menores con fondos de inversión y bancos.

Enrique y Sebastián Ezkenazi (hijo del primero y CEO de la compañía) viajaron a España el último fin de semana. Ayer firmaron con Antonio Brufau, presidente de Repsol, el acuerdo de transferencia de las acciones y sus accesorios (entre ellos, el préstamo de dinero para concretarla). En los próximos días volverán al país convertidos en uno de los grupos empresarios nacionales más poderosos por tenencia de activos (por patrimonio neto, no, ya que aumentaron tanto sus activos como sus pasivos). El préstamo sindicado que recibieron por 690 millones de dólares contó con la participación del Banco Itaú, Crédit Suisse, Citibank, Standard Bank y BNP Paribas.

Uno de los objetivos que se había planteado Néstor Kirchner durante su presidencia (2003/2007) era la recuperación a manos argentinas de la petrolera emblemática, YPF. No su nacionalización, sino su traspaso a capitales locales. Su propósito empezó a cumplirse al año siguiente de dejar la presidencia y cuando ya su esposa ocupaba el sillón de Rivadavia. Durante 2008, se formalizó el acuerdo que se había alcanzado en diciembre de 2007, para que la familia Ezkenazi entrara en YPF como accionista local asociado a los españoles. Para hacerlo posible, la española Repsol no sólo iba a facilitar la oferta de acciones sino que además ofrecería los fondos para concretar la venta. Así se realizó la primera compra de acciones por parte del Grupo Petersen, alcanzado una participación del 14,4 por ciento. Por ese mismo acuerdo, se le concedió al Grupo Petersen la opción de compra de un 10 por ciento adicional, que se mantendría vigente hasta febrero de 2012. Ayer, 9 meses antes de que culminara ese plazo, se anunció el uso de la opción. Fuentes cercanas a la familia Ezkenazi confiaron que el adelanto de la operación no es ajeno a las condiciones de los mercados (el valor del petróleo otra vez en ascenso) y la confianza en la situación económica y política del país. La propuesta de los Ezkenazi contó con la complacencia de las autoridades del Gobierno y la aceptación de Repsol, luego de que los primeros lograran obtener la financiación de algo más de la mitad de la transacción en el mercado financiero.

Para Repsol, además, es la oportunidad de demostrar a sus accionistas que va cumpliendo aceleradamente con el plan estratégico de desprenderse de activos periféricos para concentrarse en la actividad de exploración y explotación en las regiones más competitivas del mundo, a la par de las más grandes petroleras globales.

Página/12

YPF incrementó sus ganancias en 15,6 %

Alcanzó en el primer trimestre de este año 1.774 millones de pesos, contra los $ 1.535 millones obtenidos en igual período del año pasado.

Como resultado de una recomposición de los precios internos de los combustibles y en los márgenes de utilidad, la petrolera YPF ganó en el primer trimestre de este año 1.774 millones de pesos, un 15,6 por ciento más que los 1.535 millones de pesos que alcanzó en igual período del año pasado.

De acuerdo con un informe elevado este miércoles por la petrolera a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores, la utilidad obtenida en el período enero-marzo de este año alcanzó los 2.612 millones de pesos y se pagaron en Impuesto a las Ganancias unos 838 millones de pesos.

La petrolera, cuyo capital social ese conformará -cuando se formalice la adquisición de la familia Eskenazi- en un 58,23 % para Repsol, un 25,46 para el Grupo Petersen, 16,3 % cotiza en bolsa y un 0,01 por ciento en manos del Estado argentino, tiene previsto anunciar próximamente el inicio de las operaciones exploratorias en el off shore Malvinas y la puesta en marcha en Escobar del puerto de regasificación del Gas Natural Licuado (GNL) importado.

El ministro de Planificación Julio de Vido había declarado que el primer buque con el GNL estaría llegando a mediados de este mes y se nos e descartaba que se realice un acto el propio 25 de mayo. Sin embargo, fuentes de la empresa indicaron que la inauguración formal podría demorarse unos días más y concretarse en junio.

Desarrollado en tiempo récord, el proyecto sobre el Paraná demandó una inversión de 150 millones de dólares, compartida entre Repsol YPF y la estatal energética Enarsa.A este monto se suman los cerca de 61 millones de dólares del buque regasificador, que permanecerá amarrado en el muelle y será reabastecido periódicamente por barcos metaneros que descargarán el GNL mediante operaciones “ship to ship” (de un barco a otro).

Por esos mismos brazos de descarga de alta presión, el GNL almacenado en el buque será inyectado en estado natural a un conducto de treinta kilómetros de longitud por el que llegará hasta la localidad de Los Cardales -partido de Exaltación de la Cruz-, donde se encuentra la Transportadora de Gas del Norte (TGN). Desde allí se distribuirá a la red nacional que atiende a la demanda residencial e industrial.

Diariamente Neuquén

YPF, clave en la caída de las reservas

El grupo de los ex secretarios de Energía advirtió que su disponibilidad de gas cayó 68% desde 2002; en petróleo, la baja fue 48%.

La casualidad quiso que el mismo día que el Grupo Petersen anunció que su participación en YPF se elevaba a más del 25%, ocho ex secretarios de Energía de la Nación publicaran un documento en el que señalan a esa compañía como una de las principales causantes del deterioro en las reservas energéticas del país durante la última década.

“La pérdida de reservas comprobadas es un hecho gravísimo que no tiene precedentes en los últimos 50 años: entre 2002 y 2009 por disminución del stock de reservas de petróleo y gas natural, la Argentina se ha descapitalizado en más de 100.000 millones de dólares a valores de reposición actuales”, señala en uno de sus párrafos el documento firmado por Daniel Montamat, Jorge Lapeña, Roberto Echarte, Julio César Aráoz, Emilo Apud, Alieto Guadagni, Enrique Devoto y Raúl Olocco.

Los ex funcionarios atribuyeron la caída en las reservas comprobadas del país (11% en petróleo y 43% en gas, entre 2002 y 2009) a la ausencia de inversión de riesgo producida por “la falta de una política pública adecuada”.

El documento examina luego el comportamiento individual de las principales empresas. Si bien la mayoría ha visto disminuida su disponibilidad de gas y petróleo, los ex secretarios destacan que “es significativa, por su peso relativo, la caída del stock de reservas en la ex empresa estatal YPF, donde el Estado nacional conserva un puesto en el directorio”.

Las reservas comprobadas de petróleo de YPF cayeron 48% en siete años. Sólo Petrobras registró un descenso superior (64%). De hecho, la petrolera controlada por Repsol y Petersen pasó de ser la de mayor cantidad de reservas en 2002 a secundar a Pan American Energy (PAE), que en ese período acrecentó su stock en un 112 por ciento. Por su parte, Chevron registró una caída del 44%, mientras que Oxy (hoy Sinopec) mejoró sus disponibilidades de petróleo en un 16 por ciento.

De esta manera, la participación de YPF en las reservas probadas argentinas durante los años en los que gobernó el kirchnerismo pasó de 35 a 21 por ciento.

En cuanto a las reservas probadas de gas, YPF sufrió una caída del 68%, sólo superada en este aspecto por el descenso del 70% que registró Pluspetrol. Petrobras cayó 42 por ciento y Total Austral, 22 por ciento. PAE, en tanto, mejoró sus disponibilidades en un 11 por ciento. El peso relativo de YPF en las reservas gasíferas del país pasó del 30 al 16 por ciento.

“El gobierno nacional lamentablemente omitió impulsar, a través de su representante en el directorio de la empresa, un mayor esfuerzo exploratorio mediante la capitalización de las utilidades”, cuestionaron los especialistas. LA NACION consultó a YPF al respecto, pero la empresa declinó hacer comentarios.

En paralelo, el documento denuncia que desde 1998 viene cayendo anualmente la producción de petróleo (pese a que el precio internacional del barril pasó de US$ 10 a US$ 110), y desde 2004 la de gas.

Según comentó Apud, hoy el país depende fuertemente de la importación energética. “Hasta el año pasado había superávit en la balanza comercial del sector, pero para este año prevemos un déficit en torno de los 2000 millones de dólares”, dijo el ex secretario a LA NACION.

* 43%

Caída en las reservas de gas

La disminución corresponde al período 2002-2009. Petrobras (-70%) e YPF (-68%) encabezaron las bajas.

11%

Caída en las reservas de crudo

La disminución corresponde al período 2002-2009. Petrobras (-64%) e YPF (-48%) encabezaron las bajas.

100.000 Millones de dólares

Es el valor de la descapitalización de la Argentina por la caída de las reservas de petróleo y de gas natural.

La Nación

Inversores YPF en Argentina apuestan a gas y precios

» Una reciente subida de precios de combustibles en Argentina y el hallazgo de un yacimiento grande de gas se convirtieron en un imán para nuevos inversores en YPF, la filial argentina de la petrolera española Repsol-YPF.

El hallazgo en la sureña provincia de Neuquén de grandes depósitos de gas no convencional que YPF anunció en diciembre, como gas de esquisto y “tight gas”, un gas natural en reservas subterráneas con baja permeabilidad, está animando los planes de inversión de las petroleras. Y las autoridades locales esperan que se convierta en una alternativa a la creciente importación.

“Entendemos que lo que el mercado está poniendo en valor son los diferentes proyectos, futuros proyectos que tiene YPF en gas no convencional, sobre todo, y también el incremento de precios internos en Argentina”, dijo Jorge González, analista del español Banco Sabadell.

González explicó que Banco Sabadell no incluye en sus cálculos para valorar la acción de Repsol-YPF el gas no convencional. “Aquí (en Europa) no hay el mismo acceso a hacer ese tipo de pozos que puede haber en Latinoamérica o Estados Unidos. En Europa hay mucha más urbanización, con lo cual aquí todavía no se está reflejando tanto, pero sí en Estados Unidos, donde sí están más atentos a este tipo de gas”, dijo el analista.

El hallazgo de YPF en la llamada Cuenca Neuquina, una comarca petrolera que abarca la provincia del Neuquén y parte de las vecinas La Pampa, Río Negro y Mendoza, permitió que la petrolera pasara a tener 16 años de expectativas de reservas gasíferas, desde los seis años previos. “Considerando el impacto que generaría el incremento de las reservas, que ya se sabe que son cuantiosas, la repartición de dividendos y los ratios a los cuales está cotizando, nosotros consideramos que es una acción (la de YPF) para comprar”, dijo Juan José Vázquez, analista de Bull Markets Brokers. En lo que va del año, las acciones de YPF cayeron un 5,74 por ciento, en un mercado local bajista.

En el mismo período, el índice Merval de Buenos Aires retrocedió un 4,22 por ciento. Pero YPF anunció esta semana el pago en efectivo de un dividendo de 7 pesos por acción. Los inversores también valoran positivamente los sucesivos incrementos en los precios de los combustibles en las gasolineras autorizados por el Gobierno. “En la medida en que hay una aproximación a los precios internacionales, yo creo que eso ha sido muy favorable para el grupo y para las expectativas que se pueden tener sobre YPF”, dijo Alvaro Navarro, analista de la gestora de fondos Intermoney Valores.

El presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau, dijo recientemente que en el proceso de desinversión en su filial argentina todavía queda “el último paso”, que consistirá en dar entrada a socios locales en YPF. Los analistas estiman que la firma podría realizar una oferta pública de venta en la bolsa argentina o vender paquetes a algún inversor local, aunque no especificaron nombres. La familia argentina Eskenazi, que tiene un 15,46 por ciento de YPF, tiene una opción adicional por un 9,54 por ciento, que puede ejercer hasta el 2012, aunque se estima que la operación se concretaría en las próximas semanas.

En los últimos meses, Repsol-YPF redujo su participación en YPF al 68,2 por ciento, con una serie de ventas a accionistas institucionales, y busca llevarla al 51 por ciento. La estrategia de la firma es mantener el control de su filial argentina, pero sin la totalidad de capital con el fin de reducir la exposición al país y hacerse de fondos para invertir en otros mercados estratégicos. En la última operación a fines de marzo, la firma vendió acciones en una oferta pública a 41 dólares por ADS -títulos que cotizan en Nueva York, un precio que se situó por encima de las valoraciones de muchos analistas. Con esta operación, Repsol-YPF embolsó 1.070 millones de dólares.

INVERSIÓN Y EXPLORACIÓN

La producción de petróleo de YPF cayó ligeramente en los últimos tres años -de 115 millones de barriles de petróleo en el 2008 a 111 millones en el 2009 y 107 millones en el 2010-, según el último informe de estados contables. En el caso del gas, la producción también viene retrocediendo -en el 2008 fue de 607.000 millones de pies cúbicos, en el 2009 fue de 533.000 millones y en el 2010 fue de 491.000 millones-, por lo que el hallazgo de gas no convencional cambia las perspectivas de la firma y del país. La empresa de energía de Neuquén ya licitó 20 áreas con posibilidades de encontrar gas en arenas compactas y el alojado en profundas capas rocosas, cuya extracción es considerada más complicada y costosa.

Tras el hallazgo, el Departamento de Energía estadounidense dijo en un informe que Argentina tiene más gas natural atrapado en rocas de esquisto que toda Europa, que cuenta con unos 774 billones de pies cúbicos. Algunos analistas en Argentina reclaman mayores inversiones para incrementar la producción en un país que se convirtió en importador de combustibles ante el fuerte incremento de la demanda, que no fue acompañado por inversiones en el sector. Pero otros aseguran que las inversiones de la empresa son suficientes y se están reemplazando las reservas. El año pasado, la tasa de reemplazo de reservas de la firma fue del 100 por ciento, según datos de YPF.

“Entiendo que, a lo mejor, en Argentina estén interesados en que haya más inversión porque es bueno para el país, pero yo creo que la realidad es que se están llevando a cabo inversiones”, dijo Navarro. Según el informe del último estado contable anual presentado por la empresa ante el regulador bursátil de Estados Unidos, SEC, las inversiones de YPF en bienes de uso crecieron un 55 por ciento a 8.729 millones de dólares. Del total de las inversiones del 2010, un 70 por ciento fue a activos aguas arriba y un 20 por ciento se destinó a refinación. La empresa perforó 731 pozos en el 2010, muy por encima de las perforaciones registradas en el 2009 y el 2008, con 527 y 619, respectivamente. YPF declinó realizar comentarios para este reporte.

Petrolnews