El Gobierno venezolano ajustó los impuestos sobre la ganancia petrolera en un momento en el que el barril pasa de $110, lo que aumentará los ingresos del Estado de cara a elecciones de 2012, cuando el presidente Hugo Chávez aspira a la reelección.

Según el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, Venezuela podrá recaudar gracias a este cambio fiscal publicado el martes hasta $16.389 millones anuales si el precio del barril se mantiene en sus niveles actuales. Chávez, gracias a los poderes excepcionales para legislar que tiene desde diciembre y hasta mediados de 2012, aprobó esta “contribución especial por precios extraordinarios y exorbitantes” del crudo para tener más recursos que financien proyectos sociales en vivienda, infraestructura, salud, agricultura y alimentación, entre otros. “Es justo que, ante estos aumentos de precios, la ganancia se quede para el pueblo venezolano”, aseguró Chávez, que goza de gran popularidad gracias en parte a los numerosos sociales que lleva a cabo su Gobierno.

Concretamente, el nuevo decreto reforma una ley sobre ganancias súbitas que grava los dólares excedentarios por venta del petróleo y los destina al llamado Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden). En esta antigua normativa, el porcentaje máximo de contribución de las empresas equivalía a 60% del excedente de precios. Sin embargo, a partir de ahora, cuando el barril de petróleo pase de los $70, la contribución al Fonden oscilará entre 80% y 95% del excedente. Se introduce además una novedad: cuando el barril de crudos venezolanos sea mayor al precio establecido en el presupuesto anual pero “igual o inferior a $70 por barril, se aplicará una alícuota del 20% a la diferencia entre ambos precios”. El presupuesto 2011 de Venezuela previó un precio del barril de $40. En lo que va de año, la cesta de crudos venezolanos registra un precio medio de $94.

Petrolnews