En nombre del pueblo Aymara del Sur del Perú (como protagonista y representante), por segunda vez me dirijo a la comunidad Internacional, al Foro Permanente para cuestiones indígenas que se reúne en estos días en la Ciudad de Nueva York de los Estados Unidos en la sede de las Naciones Unidas, y muy especialmente al Relator Especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas Profesor James Anaya y al Secretario General de las Naciones Unidas señor Ban Ki-moon y a las organizaciones sociales del Perú y el Mundopara que se solidaricen por la lucha aymara y exhorten al Gobierno Peruano cancele todas las concesiones mineras en el territorio aymara y se implemente de inmediata la consulta previa para todo actividad distinta de los aymaras. Es decir,  obtener el  consentimiento libre, previo e informado”.Tal cual los establece el derecho internacional.

El día ayer (lunes 23),  desde las 15:00 horas retornamos los aymaras, cerca a12 mil activistasa la ciudad Puno (fundada por los españoles). Como en el pasado de Tupac Amaru y el Azangirno Pedro Vilcapaza fuera sitiada Puno durante la colonia española, si el caso es distinto retornamos a puno luego de dos días de tregua en la ciudad, en tanto que las carreteras han permanecido bloqueadas. Hemos cercado la plaza principal de la ciudad de Puno, donde los comercios y transporte público fue paralizada. Los aymaras provenientes de  Zepita, Kelluyo, Pomata, Desaguadero, Juli,  Yunguyo y parte de  El Collao y  Ácora y otras ciudades y comunidades volvimos a la ciudad ante la burla y traición del Gobernante del Perú ALAN GARCIA PEREZ que en lugar de solucionar nuestro justo reclamo de cancelación de todas las concesiones mineras, ordenó a la Policía y al Ejercito del Perú a Reprimir al Pueblo mediante la Resolución Suprema N°191-2011 del Ministerio de Defensa. Es decir ordenar a disparar contra todos los protestantes, y como un objeto comprobado de burla al pueblo aymara, emitió la Resolución Viceministerial N° 589 que declara al cerro Khapía como Patrimonio Cultural de la Nación de la provincia de Yunguyo, con el cual pretendió tapar la boca de los aymaras, como este decrete los hiciera feliz a los aymaras. Sino el patrimonio cultural solo garantiza la consolidación del despojo de tierras de los aymaras que habitan.

La declaración de patrimonio cultural de la nación no es la solución al gran problema integral de la minería genocida, porque no consigue la paz social ni la salubridad ambiental; sino,  más por el contrario, la figura de patrimonio cultural es la misma matiz de las áreas protegidas donde los territorios aymaras o de los pueblos indígenas se convierte en propiedad del ESTADO, es decir pasa a manos del gobierno para hacer de ella lo que mejor le parezca, en tanto que los verdaderos dueños de cerro Khapia y los otras áreas protegidas o patrimonio cultural pueden seguir viviendo en ellas, mas ya no son dueños, porque el dueño es el gobernante para venderlo en otro momento al mejor postor y hacerse más ricos de los que son. Por tanto KHAPIA como patrimonio cultural despoja de sus territorios a todos los aymaras que viven en este territorio dedicado a la actividad agropecuaria.

Es así que los aymaras, no nos dejamos sorprender por el gobernante de turno, como los arengan los huelguistas, el miedo de acabo, no a la minera si al agro, derogatoria de Decreto Supremo 083-2007 que autoriza la libre venta de los territorios aymaras y quechuas. En si el pedido es único, la cancelación de todas las concesiones mineras y se implemente la consulta previa para todo actividad distinta de los aymaras. Es decir,  obtener el  consentimiento libre, previo e informado”. Tal cual los establece el derecho internacional.

La protesta no le interesa para nada al gobernante peruano ALAN GARCIA, mucho menos los hombres y mujeres que duermen en plena plaza pública soportando el intenso frio de invierno -25° grados bajo cero. Y además sin comida ni dinero para estar en la ciudad. Claro al gobernante y sus seguidores duermen en sus hoteles de prestigio pagando con el dinero robado al Pueblo. El gobernante y su cúpula comen en los mejores restaurantes en tanto que los aymaras solo beben agua y pan generosamente apoyado por el pueblo Puneño o personalidades solidarias con el Pueblo Aymara. Los aymaras han dejado a sus casas y sus animales solo a sus hijos, en tanto que la gente de gobierno duermen felices en sus casonas con su familias bien pagadas con la plata del pueblo.

Por consiguiente, nuestra protestas en contra la minería y por la cancelación definitiva de las concesiones mineras es la única solución que conduce a la seguridad alimentaria por medio  de la actividad agropecuaria y las otras actividades propias de los aymaras distintas a la gran minera transnacional que hace mas ricos a los más ricos y hace más pobre a los más pobres. De modo tal que la propuesta del Gobierno para discutirlo en una comisión especial para que presenten propuestas dentro de los 180 días es otra burla al pueblo para engañarnos y cansarnos. Y pero aun sin la representación de los verdaderos integrantes del Pueblo Aymara. Como de costumbre, el gobierno a través de esta comisión por la mayoría integradas por la cúpula gobernante tratara una vez más imponer sus ideales mercantilistas. Es decir a través de sus negociadores de conflictos sociales que le interesa solo inclinar la balanza hacia el gobierno y no a favor del Pueblo.

Dentro de este contexto, nuestra protestas es por la vida y nuestra generaciones futuras, por nuestras tierra y territorio que son nuestros al estar la propiedad garantizada no solo la constitución política del Perú sino, está blindada (Obligada) por el derecho internacional como es el Convenio 169 de la OIT,  la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas, Pacto Internacional de derechos civiles y políticos, entre otras normas de derecho internacional. Por los considerados expuestos requerimos su apoyo y solidaridad a las organizaciones del País del Perú y del Mundo.

Puno, 24 de mayo de 2011
Fortunato Escobar, Mag.
Activista del Pueblo Aymara – Base Desaguadero