Indicó que la descalificación de parte de la oposición “no hace a la vida democrática, sino que son manotazos de ahogados”.

El gobernador Jorge Sapag, quien aspira a su reelección, aseguró ayer que “hay mucho trabajo por hacer en esta ciudad, ya sea en viviendas, nuevos loteos, calles o servicios de infraestructura, para lo cual son necesarios los recursos y que todo lo que brindamos a la República vuelva a la provincia en hospitales, escuelas, rutas y viviendas”.

Sapag dijo, además, que “tenemos una relación de integración federal con el gobierno nacional y una excelente relación con la Presidenta de la Nación, quien en 1994 fue convencional constituyente y compañera de Luz Sapag, con quien propiciaron un nuevo artículo en la Constitución Nacional que dice que los recursos hídricos, los del suelo y el subsuelo son propiedad de las provincias”.

“Esa convicción es la que nos tiene que llevar a escribir una historia distinta de la provincia de Neuquén, tengamos la renta que se merece la provincia para llevar progreso y prosperidad a nuestro pueblo”, agregó.

El candidato a gobernador señaló también que “en el 2001 un presidente dejó la Casa Rosada en helicóptero y al país con un 30 por ciento de indigencia,  50 por ciento de desocupación, hiperinflación, en  abandono absoluto y los neuquinos también lo tuvimos que padecer. Estos diez años nos han visto poner nuestro gas, nuestro petróleo y la energía hidroélectrica para recuperar la república, cosa que se está logrando. Lo que necesitamos de ella es un trato justo y equitativo con nuevos precios en los valores de gas y petróleo en boca de pozo para tener los recursos que necesitamos para gobernar y hacer todo lo que la provincia necesita”.

Durante un acto que tuvo lugar en el denominado “barrio Militar”, el candidato a la reelección afirmó que “es muy importante recorrer las calles de la ciudad y ver la participación de toda la sociedad, gente que viene trabajando en el partido, como intendentes, ex intendentes, concejales, jóvenes y nuevos cuadros dirigentes, que acompañan esta propuesta que es sencilla”.

Contra las críticas

Sapag sostuvo que “el MPN tiene una trayectoria que en estos días de campaña nuestros adversarios critican duramente, con descalificaciones, y eso no hace a la vida democrática, sino que son manotazos de ahogados, porque están muy nerviosos y descalifican a un partido que fue fruto de un Neuquén marginado, olvidado, discriminado donde además había proscripción política y hombres y mujeres de Neuquén fundaron un movimiento popular, que escribió páginas importantes de la realidad de Neuquén”.

“En este tiempo fuimos capaces de revertir una situación de abandono que tenía Neuquén en 1963, que tenía el índice de mortalidad más alto de la república, la tasa de analfabetismo más alta del país, 50 escuelas rancho y llegamos a tener en algún momento el plan de salud más importante de Latinoamérica y hoy estamos recuperando la mística de ese plan”, agregó Sapag.

En medio de una nutrida concurrencia de afiliados y simpatizantes, indicó que “hay mucho por hacer. El trabajo no se hace con gritos ni con insultos, sino en convivencia pacífica. La protesta tiene su valor, pero tiene que venir encaminada con una propuesta. No tiene sentido que en la provincia de Neuquén estemos cerrando la escuela, el hospital público o cortar las calles, lo que necesitamos es la impronta y el sello de aquellos que fueron pioneros y fundadores de nuestra provincia”.

La Mañana Neuquén

Destacan que la provincia de Neuquén crece menos que la Nación

Los especialistas diferenciaron “crecimiento” de “desarrollo”, lo que se manifestaría en un PBG estancado en un contexto de PIB en expansión.

El fuerte crecimiento que mostró el Producto nacional a partir de la salida de la crisis de 2001-2002 no tuvo correlato en la provincia. Mientras el PIB (Producto Interno Bruto) mostró un crecimiento a tasas “chinas”, no sucedió lo mismo con el PBG (Producto Bruto Geográfico) neuquino. Así lo destacó en su exposición la economista e investigadora de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), Graciela Landriscini, quien señaló que si bien el PBG muestra una expansión en términos corrientes, se contrae en términos reales.

El dato fue parte de las exposiciones realizadas en el marco de la jornada “Política Energética: Rupturas y Continuidades”, realizada ayer en la UNCo. Landriscini habló sobre el “efecto encadenamiento del sector energético sobre el desarrollo regional”. Y son precisamente estos encadenamientos los que explican la diferencia entre la economía nacional y la provincial. Aunque el modelo a nivel nacional también está basado en el aprovechamiento de los recursos naturales, se logró con políticas activas desencadenar un proceso de desarrollo de la agroindustria, algunas ramas industriales, la Construcción y los Servicios. Ello permitió, a pesar de la continuidad de algunas limitaciones, el crecimiento del empleo con mejora en la distribución del ingreso. Mientras esto sucedió a nivel nacional –continuó la especialista– el “crecimiento nominal” del PBG de Neuquén se debió al aumento de los precios internacionales de los hidrocarburos, pues las cantidades “extraídas” no aumentaron, sino que incluso cayeron como conse
cuencia de la política energética iniciada en el país a partir de 1989.

“La caracterización del sector energético a nivel nacional” fue el tema tratado in extenso por el economista Diego Mansilla, del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

Landriscini atribuyó precisamente a este carácter “extractivo”, no “productivo”, de la actividad hidrocarburífera, la causa de que sólo exista una expansión nominal, con más regalías medidas en cantidad de dinero, pero sin la existencia de una diversificación productiva. La economista señaló que el valor agregado de lo que se extrae en la provincia se realiza en otros sitios del país o en el extranjero, lo que supondría un horizonte de insustentabilidad.

Energías alternativas

En el mismo panel que cerró Landriscini se expuso también sobre energías alternativas. El investigador de la Fundación Bariloche Gustavo Nadal habló sobre la sustentabilidad ambiental de largo plazo de la producción de biocombustibles en Argentina. Nadal reseñó que la producción local del biodiésel ya alcanzaría para cubrir el 27% de la demanda para transporte, pero que el 70% de la producción se exporta, con lo que el país continúa siendo un importador neto. Distinto es el caso del bioetanol, que se mezcla con las naftas, de las que el país es exportador neto. En naftas se exporta el equivalente al 70% de la demanda para transporte. Regresando al biodiésel, el investigador de la Fundación Bariloche señaló que actualmente comienzan a aparecer restricciones en las compras europeas, que sostienen que, en realidad, el biodiésel de soja no cumpliría con la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. En realidad, Nadal sostuvo que lo que sucede es que España está produciendo más biodiésel y se buscan medidas paraarancelarias.

También sobre energías alternativas habló la investigadora del UNCo Patricia Laría, quien expuso la idea de un proyecto de “desarrollo inducido” de un cluster eólico en la provincia de Río Negro.

Por último, la economista y también investigadora de la UNCo Adriana Giuliani se refirió a las limitaciones de la actual política energética provincial. Giuliani refirió que el empleo público crece a un ritmo mucho más elevado que las regalías y los ingresos nominales generando, otra vez, un problema de sustentabilidad en el largo plazo.

La Mañana Neuquén