Dijo que casi todo el petróleo que descubrió la YPF estatal provino de áreas de alto riesgo.

Por Pablo Lupano.- Casi todo el petróleo argentino ha sido descubierto en áreas de alto riesgo en su momento por la estatal YPF”, dijo Víctor Bravo, investigador titular de la Fundación Bariloche.

En esta entrevista, concedida a través del correo electrónico, Bravo revela los costos que tienen la producción de petróleo y gas en la Argentina y reclama un cambio radical de política. Este ingeniero integra el Programa de Energía de la fundación en lo que hace a economía y planificación energética, marcos regulatorios y economía de los hidrocarburos.

–Teniendo en cuenta las mejoras en el precio interno del barril de petróleo y las expectativas de que los incrementos sigan durante este año, ¿considera que se verán reflejados en los precios de naftas de venta al público? ¿Alguna estimación de cuál será el aumento a fin de año?

–En lo que va del año, dicen que por los aumentos salariales, argumento de dudosa validez, la nafta súper aumentó casi el 9% y la premium casi un 21%. Si el precio del crudo en el mercado interno crece mensualmente, para fin de año lo habrá hecho en casi un 17% y es probable que ese aumento se transfiera a las naftas y en menor medida al gasoil.

–¿Cuál sería el precio estimativo del barril en el mercado interno que aliente inversiones, teniendo en cuenta que la producción viene cayendo año tras año?

–La caída de las inversiones en exploración (es de larga data, desde mediados de los 90) es la responsable de la disminución de la producción, más allá de la madurez de algunos yacimientos. Aún queda mucho por invertir en exploración, incluso en áreas terrestres –on shore–, en áreas de bajo, medio y alto riesgo, como lo prueban las licitaciones de áreas, con oferentes, en varias provincias argentinas. Quizá, como está ocurriendo, vengan empresas medianas y pequeñas y no grandes firmas.

De todas maneras, aun con precios de 42-49 dólares por barril queda un margen importante entre ese precio y el costo del barril en boca de pozo, costo que sumadas las regalías no supera en muchos casos los 15-20 dólares. Ocurre que las grandes empresas privadas son muy adversas al riesgo minero, salvo que, con deducciones impositivas y ventajas especiales, ese riesgo lo corra el Estado.

Casi todo el petróleo argentino ha sido descubierto en áreas de alto riesgo, en su momento, por la estatal YPF y las privadas prefirieron el negocio de la producción sin preocuparse demasiado por conservar un adecuado horizonte de reservas para asegurar el abastecimiento interno futuro, dado que para ellas el petróleo es una commodity y no un bien estratégico.

–¿Y cómo se hace para romper con esa lógica? Parece difícil en Argentina, tal como está el mercado.

–Indudablemente a algunos no les gustan respuestas como la mía. Cuando hay voluntad política se pueden instrumentar mecanismos que aseguren realmente la apropiación de la renta en su totalidad por el país. Argentina es un país grande con una historia petrolera muy larga. Hay muchos ejemplos históricos de renegociaciones, casi siempre a favor de los privados.

Aplicando la ley de Hidrocarburos vigente, es probable que muchas áreas, por incumplimiento de inversiones, debieran revertir al Estado y las otras renegociarlas como se está haciendo en otros países de la región, hasta que al vencimiento de las concesiones vuelvan al Estado. Creo que en realidad se trata de romper una “ilógica”

–¿Cómo incide la escasa capacidad de refinación en el país y un mercado oligopólico en el precio de venta de los combustibles?

–Las grandes empresas no han invertido en aumentar la capacidad de refinación ni la capacidad de conversiones. Es que las empresas integradas como YPF, y en menor medida Petrobras, tienen márgenes suficientes entre el costo de su crudo más costo de refinación, transporte y comercialización y el precio de los derivados antes de impuestos, incluso el actual. Por otra parte el mercado de derivados de petróleo es oligopólico por naturaleza, de allí la importancia de una empresa estatal.

–¿Tiene expectativas con la llegada de empresarios argentinos al mercado local de la energía?

–Con los empresarios que están llegando, muy pocas. Reitero que la solución es recrear la empresa estatal YPF con autonomía operativa y control parlamentario de resultados

–El gobierno nacional ya anunció que se mantendrán los subsidios al gas y por lo tanto no se esperan aumentos en el precio a boca de pozo. Las empresas dicen que el precio actual no alienta la exploración. ¿Cómo ve el panorama si, como ocurre con el petróleo, la producción viene en baja y la matriz energética depende tanto del gas?

–Con valores del gas en boca de pozo proveniente de arenas compactas de 5 dólares millón de BTU (sería el convenido en planes Gas Plus) y de 2-2,5 para el proveniente del gas natural de estructuras convencionales, nuevamente la diferencia con los costos en boca de pozo (en algunos yacimientos está por debajo de 1 dólar) debería hacer atractiva la exploración-explotación. Nunca se habla de costos ni de cuáles son la TIR y el VPN socialmente convenientes de una inversión sobre recursos naturales no renovables de propiedad del Estado. Pero quizá a empresas que son titulares de yacimientos de gas natural y poseen plantas de licuefacción fuera del país les resulte más conveniente, mayor ganancia y menor riesgo, venderle a la Argentina el GNL que explorar en busca de reservas locales. De aquí la importancia de recrear YPF.

Ocurre que en la década de los 90 se prefirió exportar porque a las empresas no les preocupa la seguridad de abastecimiento interno. La falta de planificación energética de largo, plazo, imprescindible en este sector, no permitió prevenir el problema del gas en la matriz energética. Es decir: Estado ausente.

Todo esto es consecuencia, en buena medida, de la privatización de YPF en los 90, ya que el objetivo de la empresa privada es la maximización de los beneficios y/o del valor presente neto, cosa requerida por los accionistas, y no asegurar el abastecimiento del mercado interno de hidrocarburos, también en el mediano y largo plazo como lo fue en otras épocas el objetivo de YPF.

Río Negro