Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron fuertemente la semana pasada por un descenso en las importaciones, aunque los de gasolina y destilados subieron por una mayor tasa de utilización en las refinerías, mostró el miércoles un reporte del Gobierno.

Según la Administración de Información de Energía (EIA por su sigla en inglés), las existencias de crudo bajaron en 4,85 millones de barriles, a 368,96 millones en la semana al 3 de junio, frente a previsiones de analistas de una caída de 300.000 barriles.

Las importaciones de crudo cayeron 918.000 barriles por día, a 8,57 millones de bpd. Los inventarios de gasolina crecieron en 2,21 millones de barriles, a 214,49 millones de barriles, frente a estimaciones de analistas de un incremento de 1,0 millón de barriles.

Los datos de la EIA mostraron que la demanda doméstica de gasolina aumentó en las últimas cuatro semanas en un 0,3 por ciento, en promedio, frente a igual periodo del 2010. En tanto, las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron 810.000 barriles, a 140,93 millones de barriles. Los analistas no esperaban cambios en los inventarios de destilados.

La utilización de refinerías aumentó 1,2 puntos porcentuales, a un 87,2 por ciento de la capacidad, frente a expectativas de analistas de un alza de 0,1 puntos porcentuales. Los inventarios en la terminal de Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses, cayeron 1,02 millones de barriles, a 38,9 millones.

El Instituto Americano del Petróleo (API, por su sigla en inglés), un grupo de la industria, mostró en su reporte semanal de inventarios que las reservas de crudo bajaron 5,5 millones de barriles en la semana pasada.

En tanto, las existencias de gasolina declinaron 390.000 y las de destilados subieron 1,8 millones de barriles.

Ambito.com