Alcanzó en mayo unos 17, 3 millones de metros cúbicos diarios, casi el 30 por ciento de los 58 millones que produce Neuquén por día.

Ante la imposibilidad de poder revertir la declinación en la producción y con una demanda creciente, la Argentina se sigue consolidando mes a mes como un importador neto de gas.

Las últimas cifras dadas a conocer por el Ente Nacional Regulador del Gas, (Enargas) precisan que en mayo ingresaron al país unos 520 millones de metros cúbicos, lo que representa un promedio diario de 17,3 millones de metros cúbicos, casi el 30 por ciento de lo que produce Neuquén por día.

El energético ingresó al país proveniente de Bolivia y a través de los plantas regasificadoras instaladas en Bahía Blanca y en Escobar que procesaron el Gas Natural Licuado (GNL) transportado a través de los buques metaneros.

La planta regasificadora de Escobar comenzó a ser operativa en los últimos días de mayo, y ya inyectó al sistema unos 75 millones de metros cúbicos.

Ernesto López Anadón, presidente del Instituto Argentino del petróleo y gas, (IAPG) en declaraciones a la prensa consideró que Argentina hoy necesita esta importación de GNL para los picos de consumo en invierno y que la aparición del shale gas hará que se bajen un poco estas importaciones, porque en la medida que se desarrolle el shale gas no va a ser necesario traer GNL, que tiene un costo bastante importante de 10 dólares por millón de BTU.

Aclaró que “hoy con el GNL se cubre todas las expectativas, asumo que cuando empiece a importar gas de Bolivia bajará las cantidades de GNL que inyecta al sistema, porque el gas boliviano llagaría hasta el norte de Córdoba y no hasta Buenos Aires, mientras el GNL iría a Buenos Aires y el Sur. Por lo cual son dos mercados diferentes que lo absorber todo.

Diariamente Neuquén