Tomaron una planta de YPF, fueron desalojados y ahora bloquean el acceso.

Por Lucio Fernández Moores.- Como si no alcanzara con el paro docente, los petroleros volvieron ayer a las acciones directas y tomaron la planta deshidratadora y de rebombeo de la ciudad de Las Heras conocida como Las Heras 3, en Santa Cruz. Fue una acción tipo comando. Un grupo de trabajadores buscaron una entrada alternativa y cerraron la válvula del oleoducto que conecta el envío del crudo hacia el puerto de Caleta Olivia. Gendarmes que se encontraban dentro del lugar y que fueron sorprendidos por los trabajadores hicieron disparos al aire pero no hubo mayores incidentes, según fuentes sindicales.

A última hora, el gobernador Daniel Peralta lanzó una dura advertencia al decir “que se va a producir un daño irreparable a la economía” si sigue el “chantaje” y que “acá no se va a salvar absolutamente nadie”.

Antes, tras casi una hora de tensión, los manifestantes se retiraron a la entrada al predio , donde permanecían anoche, en el medio de la estepa y a 15 km. de esta localidad. El principal reclamo de los petroleros es el rechazo al comunicado enviado por YPF a sus prestadoras en el que dijo que dejará de pagarles por los días en los que no se pudo trabajar c omo consecuencia de los piquetes docentes.

“Primero nos dijeron que teníamos que pasar los piquetes y que si no podíamos se tomaría nota a través de un escribano y se denunciaría. Pero ahora nos están obligando a tomar caminos alternativo s, picadas que son peligrosas y que pueden terminar en accidentes. Ya hubo uno pero no puedo hablar mucho”, le dijo a Clarín, enigmático, Víctor Manuel Oñate, colaborador en la filial Las Heras de la intervención en el sindicato del Gas y Petróleo Privado del norte de Santa Cruz.

“Se tiene que arreglar lo de los maestros ”, agregó Oñate, tras concluir un diálogo telefónico en el que reclamó la actuación del titular de la federación de gremios petroleros, Alberto Roberti, “porque acá está todo mal ”, dijo.

De trasfondo, hay una pelea gremial que se había dirimido un mes atrás con la actuación del Ministerio de Trabajo de la Nación y la intervención del sindicato. La medida fue obligada por los reclamos de los petroleros de base, reunidos en asambleas en las tres zonas petrolíferas de esta región, Las Heras, Pico Truncado y Cañadón Seco. Ahora se acusa al interventor, Carlos Flaquier, de no cumplir con los acuerdos alcanzados en aquella época, entre ellos el llamado a elecciones. Este mes le agregaron dos cointerventores. Fuentes del sector admiten que aún está vigente la pelea entre los desplazados secretarios general y adjunto del sindicato, Héctor “Chaco” Segovia y Rubén Retamozo.

Ya hubo despidos , según el delegado en Bolland, Fabián Zúñiga, como supuesta consecuencia de la negativa de YPF a pagarles a las operadoras. Y detalló: 16 en la empresa Romero, otros 18 en Epsilon y 120 de Bayton, en este caso por contratos que no se renuevan. Las camperas azules se multiplicaban anoche en la entrada de la planta. En el desvío de la ruta hacia la planta se encontraban los maestros y su precaria carpa. Trabajadores de ATE se les sumaban en la jornada nacional de protesta convocada por la CTA.

Anoche temían la llegada de más gendarmes.

Si los maestros, con sus cortes en los yacimientos, buscaban el apoyo de los petroleros, ayer parecieron lograrlo. Un mes atrás, el gobernador Daniel Peralta vino a la llamada “zona norte”, poco amigable para él, a tomar mate con los petroleros en huelga y ayudar a destrabar aquel paro. Ahora no ocurriría lo mismo. En Caleta Olivia y Río Gallegos mandaron la Policía a escuelas tomadas.

Las protestas se repiten

La semana pasada fueron los padres de los chicos sin clases. Fue de a ratos, durante tres días. Desistieron por dos hechos que podrían haber terminado peor: un camionero que casi los atropella y un policía que les apuntó con su arma reglamentaria. Pero no fue el único corte de la ruta 3, aquí en el ingreso a Caleta Olivia. La situación se repite en el resto de la provincia.

Tras un fin de semana pacífico, los que cortaron el acceso a Caleta Olivia, también de a ratos -de 12 a 14 y de 14.15 a 16, el lunes y martes- fueron los desocupados de la ex empresa Empasa. Y ayer fue el turno de la protesta nacional organizada por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Fue apenas un rato, a través de una marcha.

Por una razón u otra, el acceso norte a esta ciudad, es un calvario para los camioneros y automovilistas, que al menos tienen un paso alternativo por ripio y escalando montañas. A los camioneros no les queda otra que el mate y mirar aburridos el inmenso Océano Atlántico.

Ni hablar del interior provincial, camino a la Cordillera. Entre abril y mayo fueron los trabajadores petroleros, que hicieron piquetes al costado de la ruta provincial número 12, a la altura de Cañadón Seco, y en la ruta que va de Pico Truncado a Las Heras. Ahora son los maestros, que sobre la ruta 12 hacen un control vehicular y no dejan pasar a las camionetas vinculadas a la actividad petrolera.

iEco

Peralta admitió que Santa Cruz corre serios riesgos de quedar paralizada

Amenazó con recurrir a la Justicia para desalojar las escuelas y los bloqueos a plantas petroleras

Por Mariela Arias.- Horas de incertidumbre y de fuerte tensión se viven en Santa Cruz, donde se combinan numerosos cortes de rutas, la toma de edificios públicos y el bloqueo a los principales yacimientos petroleros, a partir de un prolongado paro docente que ya hizo perder 43 días de clases en las escuelas.

A este sensible escenario se sumaron, en las últimas horas, explosivas declaraciones del gobernador Daniel Peralta, quien advirtió que a raíz de las protestas de los maestros la provincia se encuentra en un fuerte riesgo económico, con el peligro de ver paralizada su producción.

Peralta adelantó ayer que pedirá la intervención de la justicia provincial para desalojar las escuelas y garantizar que quienes quieran dar clases lo hagan. “No podemos continuar con la metodología del corte”, afirmó el gobernador, visiblemente molesto, al sostener: “Además de no dar clases le quitamos recursos al Estado, al que luego le pedimos aumento”.

El viernes, en Pico Truncado, los docentes profundizaron la medida de fuerza y bloquearon el ingreso a la Planta Deshidratadora y de bombeo que YPF tiene en la zona, un punto neurálgico del oleoducto. Tanto esta planta como en Las Heras III la Gendarmería Nacional permanece en el interior para prevenir posibles ocupaciones de manifestantes.

Ambas plantas están bloqueadas por los maestros que cumplieron más de un mes y medio de paro por tiempo indeterminado. Las versiones de renuncia del ministro de Educación, Roberto Borselli, circularon en los últimos días, pero ayer el propio Peralta lo confirmó en el cargo, luego de regresar de Buenos Aires con las manos vacías tras infructuosas reuniones con el ministro de Economía, Amado Boudou, en busca de más recursos.

“Estamos yendo hacia un camino de un enfrentamiento que no se va a solucionar porque no hay más plata para aumentar salarios”, aseguró Peralta, que reclamó el acatamiento a la conciliación obligatoria como única posibilidad de diálogo. Culpó a los docentes de haber quitado el presentismo y de abusar de las licencias médicas, en tanto que advirtió que todas serían revisadas.

Las declaraciones del gobernador caldearon los ánimos. “Son lamentables, no hay una actitud de diálogo, son provocadoras, el presentismo era un mecanismo extorsivo”, afirmó anoche a La Nacion la docente y dirigente gremial Adriana Astolfo, desde Pico Truncado.

La Asociación de Docentes de Santa Cruz (Adosac) pidió el retorno del diálogo pero rechazó la conciliación obligatoria dispuesta por la Justicia. Peralta advirtió que los bloqueos a los yacimientos ponen en riesgo la actividad petrolera. “Pueden quedar en grave peligro puestos de trabajo de muchos compañeros petroleros si las compañías paran la operación”, advirtió. Y pronosticó que puede haber despidos en el sector.

Sin embargo, los docentes no son los únicos actores del conflicto. Se formaron grupos de padres autoconvocados que llevan adelante cortes de rutas en Caleta Olivia y Río Turbio, y grupos de estudiantes tomaron de escuelas en Pico Truncado y en 28 de Noviembre, además de producirse asambleas permanentes en Río Gallegos.

A ellos Peralta, los había tratado de “pibitos que me quieren manejar la pauta salarial”, en declaraciones internas del congreso partidario del PJ que trascendieron a los medios y generaron más enojo.

Los conflictos

Además de la falta de recursos y el desaire del gobierno nacional Peralta debe enfrentar también la fuerte interna en el peronismo. “Me causó mucha tristeza la caravana de vehículos del estado y funcionarios que recibieron a Peralta” aseguró Héctor Batata Mansilla, amigo dilecto del fallecido Néstor Kirchner y dirigente del Frente para la Victoria, en declaraciones a la FM San Jorge, de Caleta Olivia.

Mansilla cuestiona la falta de internas en el peronismo santacruceño e impulsa la candidatura de Alicia Kirchner a la gobernación.

Peralta anunció ayer una fuerte movilización del peronismo provincial en las próximas horas.

“Que nadie se ofenda si movilizamos a 5000 o 20.000 personas para hablar de estas cuestiones. Nosotros tenemos la responsabilidad de gobierno y me lo exigen los cuadros políticos del justicialismo”, graficó.

La Nación