Por Karol Assunção.- A pesar del aumento de los financiamientos para combustibles fósiles y del apoyo al mercado de carbono, el Banco Mundial consiguió ser designado como administrador interino del Fondo Verde para el Clima. Ante esta contradicción, la organización “Amigos de la Tierra Internacional” divulgó, el último sábado (11), un informe en el que resalta la participación del Banco Mundial en la crisis climática. El informe fue presentando en un evento paralelo a las primeras ruedas de negociaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), realizada desde el lunes pasado (6) en Bonn, Alemania.

Titulado “Banco Mundial: catalizador del cambio climático devastador: el rol del Banco Mundial en la inversión en energía sucia y en los mercados de carbono”, el documento de “Amigos de la Tierra” llama la atención sobre los proyectos financiados por el Banco. De acuerdo con el informe, la institución financiera ha invertido cada vez más en proyectos que emiten gran cantidad de carbono y en la promoción de “falsas soluciones para el cambio climático”.

“A pesar de la necesidad de reducir urgentemente las emisiones mundiales mediante una transición justa que nos aparte del camino de la dependencia de los combustibles fósiles, la cartera de inversiones del Banco en energía induce a los países en desarrollo, entre ellos a Sudáfrica y a India, a un futuro con altas emisiones de carbono”, revela.

“Amigos de la Tierra” señala que el Banco aprobó, el año pasado, un préstamo para financiar la central de carbón de Medupi, en Sudáfrica. Según el informe, el país africano es responsable por el 40% de las emisiones de efecto invernadero de África y presenta incluso niveles de emisiones más elevados que muchos países de Europa.

El documento de la organización social también destaca la inversión del Banco Mundial en los proyectos hidroeléctricos. En el país asiático Laos, la institución financió la represa Nan Theun, la cual ya desplazó a 6.200 indígenas y afectó a más de 110 mil personas. “La cartera de inversiones del Banco en grandes represas y combustibles fósiles representa cerca de dos tercios de sus inversiones totales en energía, superando por mucho sus inversiones en energías verdaderamente renovables y eficiencia energética”, comenta.

Otro punto destacado por “Amigos de la Tierra” es la expansión del mercado de carbono. De acuerdo con la entidad, el Banco apoya los proyectos de mercado y de compensación de las emisiones de carbono, perjudicando así al medio ambiente y a las poblaciones del Sur, más afectadas por el cambio climático.

Sin embargo, incluso con estas posturas, la institución financiera consiguió un lugar destacado en el Fondo Verde para el Clima, creado durante las negociaciones de la CMNUCC -realizada en diciembre del año pasado en Cancún (México)– ante los fracasos de los fondos formados para ayudar a las comunidades en desarrollo a enfrentar la crisis climática.

Para la organización, las acciones del Banco Mundial revelan una “nueva ofensiva de privatización y mercantilización de la naturaleza”. “El financiamiento para el clima no debe estar expuesto a los vaivenes del mercado y los caprichos de los inversionistas. Los países ricos industrializados que han adquirido una deuda climática con el Sur global deben garantizar que haya fondos adecuados y suficientes que procedan de fuentes públicas y se distribuyan como subvenciones, no como préstamos”, destaca.

Para leer el documento completo, ingrese a: http://www.foei.org/es/recursos/publicaciones/pdfs-por-ano/2011/banco-mundial-catalizador-del-cambio-clima301tico-devastador

Traducción: Daniel Barrantes

Adital