Kumi Naidoo fue arrestado tras escalar la mayor plataforma petrolera del Ártico. Exige que cesen las perforaciones en aguas profundas para evitar un desastre ecológico como el del Golfo de México.

Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace Internacional, fue detenido esta mañana por la marina danesa luego de escalar la mayor plataforma petrolera del Ártico, Leiv Eiriksson, para exigir un alto inmediato en las perforaciones en aguas profundas.

Según informó la agrupación ecologista en un comunicado, Kumi Naidoo se había embarcado en un gomón de alta velocidad que partió desde “Esperanza”, un buque de Greenpeace, y esquivó a la armada danesa que custodia la plataforma desde hace semanas. Luego de atravesar la zona de exclusión, a 120 kms. de Groenlandia, trepó 30 metros por una de las gigantescas columnas de la plataforma, donde permaneció durante 90 minutos, antes de ser arrestado y llevado a la ciudad de Nuuk.

Allí, el ecologista exigió al capitán de la plataforma detener de inmediato la perforación sobre el lecho marino y que la compañía operadora, la escocesa Cairn Energy, entregue una copia del plan de acción en caso de derrames petroleros en esa región.

Según informó Greenpeace, e documento fue entregado hasta el momento y es el principal motivo de esta campaña de acción directa en el Ártico, que se desarrolla desde hace un mes con el apoyo de miles de personas de todo el mundo.

Esta acción ocurre una semana después de que Cairn Energy obtuviera una medida cautelar contra Greenpeace que impone multas de 50.000 euros por día en caso de violar la zona de exclusión. Cairn impulsó la medida luego de que 20 activistas de Greenpeace, entre ellos una argentina, fueran arrestados en la plataforma tras detener sus operaciones de perforación.

Naidoo, máxima autoridad de la organización a nivel mundial, se ofreció como voluntario para escalar la plataforma y exigir personalmente a la empresa que detenga esta maniobra.

En la acción, llevó consigo 50.000 firmas de todo el mundo que demandan a Cairn explicar que hará en caso de un accidente similar al de British Pretoleum (BP) en el Golfo de México el año pasado.

Clarín