El presidente uruguayo, José Mujica, sugirió crear la figura del plebiscito consultivo para definir si se concede a extranjeros la explotación de yacimientos de hierro en el país, ante la resistencia a varias iniciativas a estudio.

«Usted va a tener que votar y decidir», le dijo Mujica el lunes a una periodista que le preguntaba sobre el tema, pero la oposición no está de acuerdo con esa iniciativa porque, entre otras cosas, requiere de una reforma constitucional.

«El presidente fue elegido para gobernar y debe decidir», se quejó el senador Francisco Gallinal, del opositor Partido Nacional Blanco(PNB). La iniciativa del Gobierno «muestra falta de mando, indefinición, debilidad. Si se propone esto, el presidente muestra que no calza los puntos para el cargo», agregó.

El senador Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, también opositor, ironizó sobre el compromiso de la izquierda para respetar una decisión popular, ya que el año pasado convocó a un tercer plebiscito para eliminar la ley de caducidad (amnistía), cuando dos consultas anteriores habían rechazado esa posibilidad.

El proyecto más cuestionado por estos días es el de la habilitación de una mina de hierro a cielo abierto a unos 120 kilómetros de Montevideo, pero que abarcará un área de 110.000 hectáreas, el doble de la superficie del departamento de Montevideo, la capital del país.

El proyecto es impulsado por un consorcio internacional en el que priman capitales indios, y que se propone invertir entre 1.500 y 3.000 millones de dólares y generar entre 2.500 y 4.000 puestos de trabajo directos en las primeras etapas.

El ministro interino de Industria, Energía y Minería, Edgardo Ortuño, dijo que «el Gobierno le ha pedido a la empresa determinadas informaciones que son fundamentales para la toma de decisión. Hay que garantizar los cuidados medioambientales que permitan que, en caso de llevarse adelante este proyecto, permitan que sea en beneficio de todos», agregó.

Pero la explotación de hierro no es el único emprendimiento a estudio y que genera polémica y resistencias por parte de algunos sectores de la población.

El presidente Mujica expresó estos días su intención de vender a privados algunas tierras en la costa atlántica del departamento de Rocha, muy cerca de la zona protegida del cabo Polonio, y provocó un gran alboroto de los residentes y organizaciones ambientalistas.

También en las inmediaciones se estudia la construcción de un puente sobre la laguna Garzón, que tiene una reserva única de aves, para facilitar el tránsito por la costa, iniciativa que tampoco cuenta con el respaldo unánime de la gente y de los partidos políticos.

A estos problemas se agregaría la eventual explotación de petróleo ante los primeros resultados de los estudios realizados en varios departamentos del país.

El presidente de la petrolera estatal Ancap, Raúl Sendic, anunció que en los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Durazno, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres se constató la existencia de petróleo libre en rocas generadoras de hidrocarburos.

Estos estudios alientan la esperanza de encontrar también yacimientos de gas natural, por lo cual se han encargado nuevos trabajos que apuntan a explorar para eventualmente perforar y explotar esas riquezas naturales.

«Es un dato relevante porque es la primera vez que ocurre en nuestro país, pero más aún porque se localizó esa roca generadora, que favorece el entrampamiento de hidrocarburos en su interior», comentó Sendic, hijo del exlíder guerrillero del mismo nombre, que murió en Francia en 1984.

La resistencia de los uruguayos a estos emprendimientos no solamente se sustenta en la defensa del medio ambiente sino en las condiciones en las que se entregarían esos recursos a extranjeros, en algunos casos, con menos del 15% de las ganancias para el Tesoro nacional. (Agencia DPA)

Ambito.com