En esos 3 países está el 85% de las reservas de ese mineral, que se usa para baterías de celulares y autos eléctricos.

Una polémica comenzó a abrirse por la idea de crear una OPEP del litio que integren la Argentina, Chile y Bolivia, los tres países con el 85% de las reservas mundiales de este mineral, que podrían regular precios como los productores de petróleo. “En un futuro cercano y con una producción plena, Bolivia, Argentina y Chile van a manejar el mercado del litio. Podrían hacerlo en una suerte de OPEP”, dijo Rodolfo Tecchi, director de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del ministerio de Ciencia.

Las tres naciones integran lo que la influyente revista Forbes llamó ‘la Arabia Saudita del litio’, materia prima útil para acumular energía, utilizada en la fabricación de baterías de teléfonos móviles y computadoras. Además, puede ser la estrella de la anunciada explosión industrial de los autos eléctricos o servir para la energía nuclear limpia y los satélites.

“Se podrían establecer mecanismos de control de la oferta de carbonato de litio, evitando distorsiones por sobreproducción que impliquen bajas en el precio internacional”, emulando a la Oganización de Países Productores de Petróleo (OPEP), señaló Tecchi. Con un enfoque distinto, el empresario minero Facundo Huidobro señaló que “la idea es demasiado apresurada, hay que afianzar primero la inversión”.

“Estamos muy alejados de una OPEP y estamos lejísimo de la industrialización del litio”, discrepó Huidobro, presidente de la Cámara de la Minería de Salta, una de las tres provincias norteñas con yacimientos de litio, junto con Jujuy y Catamarca.

Tecchi, un biólogo especializado en manejo de áreas naturales protegidas en Jujuy, aseguró en cambio que “Argentina tiene la oportunidad de participar de la próxima revolución industrial y salir del rol del mero proveedor de materias primas”. Argentina, tercera en reservas mundiales de litio y cuarta en producción, “no tenía en su agenda el litio pero lo incorporó desde el viaje en enero de la presidenta Cristina Kirchner a países árabes”, señaló Tecchi.

La jefa de Estado también pidió recientemente al presidente del gigante General Motors en Argentina, Sergio Rocha, que avance en la producción de baterías de litio en el país.

Hacia ese horizonte se inclina también la mirada del empresario Sergio Echebarrena, presidente de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria PetroEnergética (CAPIPE). “Tener el recurso y tratar de aumentar las regalías es una mirada. Creo que no se trata de pertenecer a una OPEP del litio sino de ser parte de los que tienen la tecnología y de cómo utilizar el recurso para generar la industria”, aseguró Echebarrena.

Hasta 2004, la tonelada de carbonato de litio no superaba los 2.500 dólares pero ahora alcanza los 6.000 dólares. Una batería para automóviles de litio-ion tiene un precio de mercado de 20.000 dólares y necesita sólo 15 kilos de carbonato de litio para su fabricación, precisó Echebarrena.

Bolivia concentra en el Salar de Uyuni 50% de las reservas mundiales de litio, estimadas en 11 millones de toneladas métricas (tnm), seguido por Chile con 25% en el Salar de Atacama. Chile encabeza la comercialización con 44% del mercado, al vender 12.000 toneladas anuales, seguido por Australia (25%), China (13%) y Argentina (11%).

Como Chile hizo hace muchos años, en marzo pasado la provincia de Jujuy declaró al litio “mineral estratégico para el desarrollo” e instituyó una Unidad de Gestión Ambiental. Ese organismo dio un visto bueno días atrás a un proyecto de extracción de litio y potasio en el Salar de Olaroz de la firma Sales Jujuy, filial de la australiana Orocobre y asociada con la automotriz Toyota. Minera Exar, de la canadiense Lithium Americas, realiza también tareas de exploración en los salares de Jujuy y Salta, mientras que la canadiense Dajin tiene proyectos de exploración aún incipientes. En Salta, Ady Resources, de capitales australianos, inició la extracción de litio pero otra decena de mineras tienen proyectos de exploración, entre ellos los grupos franceses Bolloré y Eramet, mediante un convenio con la minera local Santa Rita, dedicada a la extracción de boratos, dijo Huidobro a la AFP. (Fuente AFP)

iEco