UNA COMPRA DIRECTA POR MAS DE US$ 40.000 MILLONES

Los ex secretarios de Energía de todos los últimos gobierno democráticos saldrán el lunes a criticar con dureza el acuerdo que el Gobierno pretende firmar con la gasífera de Qatar, que implica un desembolso de más de US$ 40.000 millones en los próximos 20 años.

El grupo que han formado ocho ex secretarios de Energía (que fueron funcionarios de Gobiernos de distintos orientaciones partidarias), entre ellos, Jorge Lapeña, Daniel Montamat y Alieto Guadagni, difundirán el lunes próximo dos documentos durísimos, trascendió ayer . Uno de ellos criticará y rechazará la compra directa a Qatargas. El otro, reiterará la posición de estos expertos sobre las tarifas energéticas y la aplicación de subsidios en estos últimos 8 años. Y pondrá el acento en la situación energética que heredará el próximo Gobierno con un diagnóstico contrario al que desarrolló la presidenta Cristina Kirchner el jueves en las inauguración de un nuevo gasoducto.

Los ex funcionarios ya adelantaron su oposición a que el Gobierno comprometa a las próximas 5 administraciones en una compra millonaria sin licitación previa, La estatal ENARSA firmó esta semana un preacuerdo con Qatargas , empresa pública de Qatar, para la compra de 5 millones de metros cúbicos anuales de gas licuado a partir del 2014.

Aunque no trascendió el precio a que se pagaría ese gas, en la propia ENARSA reconocieron que serían “ unos US$ 2.000 millones anuales” . Fuentes privadas ligadas a la negociación, en cambio, estiran ese monto hasta el doble: dicen que serían US$ 4.000 millones .

El convenio es a 20 años, otro factor que es criticado por los técnicos, que señalan que así se fijan estructuras tarifarias que pueden no ser ventajosas. Por caso, se estima ya que el precio que se pagaría (basado en el costo del petróleo Brent) podría resultar un 50% más car o que lo que hoy está pagando el Gobierno por el gas licuado que importa para regasificar en las plantas de Escobar y Bahía Blanca.

El jueves, el propio subsecretario de Coordinación y Gestión de la cartera de Planificación, Roberto Baratta, salió a aclarar el tema, en respuesta a una nota de este diario. Dijo que “es una propuesta que está en estudio” y que “será evaluada por el Ministerio de Planificación, el de Economía y los distintos organismos de control”. Del mismo modo en el mismo comunicado de prensa, el funcionario agregó que se le pedirá opinión técnica a la Facultad de Ciencias Económicas y a la UTN y a la Unión Industrial” sobre este acuerdo marco firmado recientemente ”. Con ese detalle del proceso de contratación, ratificó uno de los aspectos más polémicos de la operación: que la compra se hará en forma directa, sin licitación previa.

iEco

El gas de Qatar será 50% más caro que el que se importa hoy

Es por una fórmula para definir el precio que se incluye en el acuerdo anunciado.

PorAntonio Rossi.-El gas natural licuado (GNL) que la administración kirchnerista quiere comprarle en forma directa y sin licitación a Qatar costaría casi un 53% más que el precio promedio que Enarsa va a pagar este año por la importación de ese combustible que llegará por barco a los puertos de Bahía Blanca y Escobar.

La letra chica del “preacuerdo” que suscribieron la energética estatal Enarsa y la empresa Qatargas para el suministro de GNL a partir de 2014 puso sobre el tapete una serie de clausulas que tornan más polémica y cuestionable la megaoperación que impulsa el ministerio de Planificación de Julio De Vido.

Tal como había adelantado Clarín en abril, el convenio en danza con Qatar prevé la compra directa de 5 millones de toneladas anuales de GNL, durante un plazo de dos décadas que implicará para el Estado un desembolso superior a los 40.000 millones de dólares que deberían afrontar las próximas cinco administraciones nacionales.

El precontrato – que equivale al 16% de la demanda local de gas y que el Gobierno anunció el miércoles sin mayores detalles – contiene tres datos económicos claves .

El primero de ellos tiene que ver con la fórmula establecida para definir el valor de venta del gas. Está atada al petróleo Brent y – según los datos obtenidos por Clarín – será el equivalente al 15% de la cotización internacional de ese tipo de crudo . A los precios actuales del Brent, esa formula arroja un valor del GNL qatarí de US$ 16,80 por millón de BTU que resulta un 52,7% más caro que el precio promedio (US$ 11) que Enarsa abonará este año por las cargas que llegarán a los buques regasificadores de Bahía Blanca y Escobar.

Para las empresas proveedoras de GNL del mercado Atlántico, la referencia del 15% no se ajusta a los parámetros actuales del sector.

“Las últimas ventas concretó Qatargas se hicieron al 10,5% del precio del Brent y nada indica que ese escalón vaya a subir en el mediano plazo”, señaló un operador del sector.

El segundo dato relevante gira en torno al plazo del convenio. Se pactó por 20 años, una duración inusual frente a los actuales contratos a término que oscilan entre los 5 y 10 años.

Y el tercer elemento destacado, que los funcionarios omitieron difundir, es el vinculado con las obras de infraestructura que se deben realizar para poder inyectar el GNL a la red gasífera. Se trata de una terminal portuaria en San Antonio Oeste y un gasoducto de 200 km. de extensión. Ambas obras demandarán una inversión de casi US$ 600 millones que Qatar se comprometió a financiar a cambio de ser el único proveedor de GNL hasta el año 2034.

En medio de las críticas que generó el proyecto, las bajas temperaturas siguen poniendo al descubierto la fragilidad del sistema. Ayer 300 grandes industrias del país acumularon otro día sin suministro y todo indica que los cortes se mantendrán hasta la próxima semana para poder atender la mayor demanda residencial.

Clarín

 

El Gobierno compra gas sin licitación por más de US$ 40.000 millones

Cerraron el borrador de un contrato a 20 años con una firma de Qatar. Es por el 16% del gas que usa el país.

Por Marcelo Canton.- El Gobierno anunció ayer que firmó el borrador de un acuerdo con Qatargas para la compra de 5 millones de toneladas anuales de gas licuado (GNL), durante 20 años. El acuerdo se hizo en forma directa, sin licitación. E implicará un desembolso de al menos 40.000 millones de dólares que pagarán las próximas cinco administraciones.

En abril, Clarín adelantó esta negociación. Se basa en un convenio sellado en enero entre la estatal ENARSA y Qatargas en el marco de la visita de la presidenta Cristina Kirchner a ese país asiático.

Ayer Qatargas, emitió un comunicado anunciando “la firma de un Borrador de Acuerdo para el suministro a largo plazo de gas natural licuado a Energía Argentina Sociedad Anónima (ENARSA), empresa argentina de petróleo y gas”. El acuerdo, señalaron, será a partir de 2014 y por 20 años . E implicará la provisión de 5 millones de toneladas de GNL anuales, equivalentes al 16% del consumo total de gas natural actual en el país.

El comunicado no explicitó el precio al que se pagará el GNL. Sin embargo, en ENARSA aseguraron que “será el mismo valor que pagan hoy los japoneses ; Qatargas tiene una fórmula propia para calcular el valor del gas, basada en el precio del petróleo Brent. En total, deben ser algo más de US$ 2.000 millones anuales”.

Según estimaciones privadas, sin embargo, el desembolso podría ser el doble.

Fuentes ligadas a la negociación aseguraron a Clarín que el monto en juego eran en verdad US$ 4.000 millones al año. Para uno de los técnicos que más conoce el tema, “se superarán los US$ 50.000 millones”.

“Lo importante es qu e nos garantizamos el abastecimiento de gas” , dijeron en ENARSA, cuando se preguntó por qué no se hizo una licitación por el contrato.

En abril pasado, cuando Clarín publicó que estas negociaciones estaban en marcha y que Qatar presionaba para definir ya el precio, ENARSA sacó un comunicado intentando desmentir esa información . Curiosamente, no se refirió al contrato con Qatar. Desmintió sí que “ no se haya realizado una licitación para el abastecimiento correspondiente al año 2011 para las plantas regasificadoras de GNL”, y recordó que para las compras del gas licuado de este año se recibieron ofertas de “Repsol, Gas Natural, Marubeni, Mitsubishi, Morgan Stanley, Excelerate y E-Cros World.” Ahora, en cambio, la compra se hace sin pasar por esa misma licitación previa que entonces la compañía destacó.

Entre los técnicos del sector energético ayer había alboroto respecto a este contrato. “Es una locura hacer una compra así sin licitación ”, señaló un técnico privado. “Están comprando con el precio atado al Brent, que es lo que más ha subido últimament e”, agregó un petrolero. “Es un mal momento para contratos de largo plazo, porque los precios están muy altos”, añadió un ex secretario de Energía.

Quienes negocian este contrato, en cambio, destacan un tema: “el precio que se pagará incluirá un ahorro del 20% sobre lo que costaría la misma energía si se usaran combustibles líquidos ”.

El contrato con Qatar tiene un condimento adicional. Ese país una barcos clase Q, que por su tamaño no pueden entrar en las plantas regasificadoras que tiene el país, la de Bahía Blanca y la de Escobar, que la Presidenta inauguró días atrás. Por eso habrá que construir un puerto especial para esos buques; sería en el golfo San Matías, en Río Negro. Costará unos US$ 300 millones. Y también está incluida en el contrato directo cuyo borrador se firmó ayer.

iEco