Al menos 12 empresas uruguayas que se abastecen de gas natural importado de Buenos Aires se quedaron ayer sin suministro por restricciones de las autoridades argentinas.

Al menos 12 empresas uruguayas que se abastecen de gas natural importado de Buenos Aires se quedaron ayer sin suministro por las restricciones que impusieron las autoridades argentinas.

Los cortes en los envíos del gas proveniente de Argentina pusieron en alerta a los funcionarios uruguayos, quienes manifestaron su intención de buscar nuevos acuerdos para asegurar el abastecimiento durante el invierno.

Según publicó ayer el diario “El País” de Montevideo, las empresas que tienen “contratos con tarifas interrumplibles” ya no disponen de gas natural argentino y aquellas que cuentan con “contratos firmes” creen que no van a tener combustibles en los próximos dos meses por la restricciones que aplicará Argentina para poder atender su mayor demanda hogareña invernal.

“Esta es una situación que ocurre todos los años, si bien ahora llegó más temprano . El mayor consumo de Argentina y el clima nos pone en una situación muy difícil”, admitió Raúl Sendic, el presidente de ANCAP, la empresa nacional.

Uruguay importa prácticamente la totalidad de la energía que consume, ya sea en forma de gas o de petróleo.

iEco

 

Quejas del Paraguay

En el encuentro del Mercosur que se realizó ayer en Asunción del Paraguay, el presidente de ese país, Fernando Lugo, reclamó a los mandatarios del mercado común el libre tránsito de personas y mercancías por los países del bloque, en especial de la energía.

El comentario no era inocente. Fue poco después de que la Argentina frenara la venta de gas a ese país.

El presidente de la Cámara Paraguaya de GAS (CAPAGAS), Pedro Balotta. aseguró que la Argentina suspendió sus exportaciones de gas al Paraguay por lo menos hasta el lunes 4 de julio, con la posibilidad de extender el corte. “Desde el lunes “(los argentinos) suspendieron las exportaciones de gas al Paraguay, que va hasta el 4 de julio y que podría prorrogarse ”, dijo Balotta, quien no obstante indicó que en el país hay reservas para hacer frente a la suspensión, según consignó el diario asunceño ABC. No obstante, Balotta se mostró preocupado porque dos empresas (Gas Total y Copetrol) se encargan de enviar gas a Bolivia y en consecuencia “con esta situación existe el riesgo de quedar desabastecidos”.

iEco