El Gobierno chino ordenó hoy a la petrolera estadounidense ConocoPhillips que detenga sus operaciones en las dos plataformas de la bahía de Bohai (mar Amarillo) en las que el mes pasado hubo dos vertidos, ante el riesgo a nuevos derrames de crudo

La Administración Oceánica Estatal de China (SOA) ordenó que las dos plataformas, en el yacimiento de Penglai, detengan su funcionamiento “inmediatamente”, indicó la agencia oficial Xinhua.

La orden se produce un día después de que se confirmara un tercer vertido en Bohai, esta vez en el yacimiento Suizhong, operado por la compañía estatal china CNOOC.

CNOOC también posee el 51 por ciento de las acciones en las plataformas de Penglai, aunque éstas son operadas directamente por su socia estadounidense, dueña del 49 por ciento restante.

La petrolera china reconoció que ese tercer vertido, producido en la madrugada del martes, descargó en el mar 1,15 metros cúbicos de petróleo y afectó a un área de un kilómetro cuadrado, pero aseguró que ya está “controlado y limpiado”.

CNOOC y a ConocoPhillips tardaron varias semanas en informar de los dos vertidos de junio e intentaron minimizar la superficie afectada, ya que en un principio hablaron de 200 metros cuadrados, en lugar de los 840 kilómetros cuadrados que realmente ocupaba el cruso.

Ayer, martes, la Administración Oceánica Estatal de China (SOA) declaró que las aguas indirectamente afectadas por los vertidos de junio ocupan un área de 3.400 kilómetros cuadrados y ordenó una inspección “extensiva” de todas las explotaciones petrolíferas marinas en China, ante la inusual proliferación de estos accidentes.

Además, un experto del SOA pidió controles sanitarios al pescado y marisco que sea capturado en la afectada bahía de Bohai.

Actualmente hay una veda a la pesca en la zona, por lo que no se temen efectos inmediatos a la calidad del pescado que se consume en China, aunque la prohibición termina en septiembre, cuando se deberán intensificar las inspecciones, según Cui Wenlin, encargado de control medioambiental en el norte de China para el SOA.

Once organizaciones ecologistas planean llevar a juicio a CNOOC y ConocoPhillips, exigiendo que costeen los gastos de limpieza y recuperación de la zona afectada y paguen indemnizaciones a pescadores y otros colectivos afectados.

Bohai está considerada una de las zonas marítimas más degradadas de China y, debido a la alta actividad industrial y la escasa abertura de la bahía al resto del Mar Amarillo, corre riesgo de convertirse en una zona no apta para la vida animal y vegetal.

MDZ Online