Lo adelantó el precandidato a diputado nacional por Unión Popular, Rubén “Menén” Fernández: “si uno tiene más, hay otro que debe resignar”. En la actualidad, Chubut comparte con los municipios apenas el 16% de las regalías que recibe cada mes

Rubén “Menén” Fernández, hoy subsecretario de Información Pública, confirmó que el gobierno de Mario Das Neves tiene en preparación un proyecto para repensar la coparticipación de regalías hidrocarburíferas entre los municipios chubutenses.

En declaraciones radiales, el funcionario provincial aseguró: “a la hora de sentarse a discutir el reparto de la torta de la coparticipación, si uno tiene más, hay otro que debe resignar, esto es inevitable. Hay que tener la grandeza necesaria para entender cuáles son las prioridades”.

En la actualidad, las petroleras les dejan el 16% de su renta al Estado Nacional, que luego lo devuelve a las provincias. Cada distrito tiene su propio sistema de coparticipación entre los municipios, siendo el de Chubut a través de la Ley 2.389.

De acuerdo a esa legislación, el Gobierno de Chubut se queda con el 84% y el 16% es el que se comparte con las municipalidades. Comodoro Rivadavia recibe un 40% de esa torta petrolera. El intendente electo, Néstor Di Pierro, tuvo como uno de sus ejes de campaña el cambio de ese porcentaje y el gobernador electo Martín Buzzi lo acompaña.

Un 14%, va para las municipalidades de Segunda Categoría (un 20% en partes iguales y un 80% proporcional a la población), un 3,50% se coparticipa entre las Comisiones de Fomento (un 10 % en partes iguales, un 90% proporcional a la población).

Las comunas rurales reciben el 5% (un 75% en partes iguales y un 25% proporcional a la población). En tanto que las municipalidades de Primera Categoría, sin Comodoro,  reciben el 37,5% (un 20 % en partes iguales y el 80% restante proporcional a la población).

“Creo que todos los temas es importante tratarlos, en la medida que se privilegian los intereses del conjunto. Hoy tenemos una provincia en donde tenemos chubutenses con el mismo derecho en Comodoro, en Trelew, en Esquel, en Yala Laubat, en Cushamen o en Buen Pasto, en ese sentido bienvenida la discusión”, dijo Fernández.

“Hay que entender también que hay ciudades como Comodoro, con un crecimiento desmedido por la actividad petrolera y eso genera algún tipo de inequidad. Es decir que  este crecimiento genera también efectos negativos para algunas comunidades, también que hay otras que han estado esperando una mano del Estado durante 50 años y en esta oportunidad el Estado ha llegado”, apuntó.

“En ese sano equilibrio se puede discutir y no afectar los intereses y si los intereses que se afectan son los de los que más beneficios han obtenido de la reconversión económica, bienvenido sea”, agregó.

Patagónico.net