Las importaciones subieron 37 por ciento, para llegar a 6904 millones de dólares. Las exportaciones, en cambio, alcanzaron 7922 millones de dólares, un crecimiento interanual del 24 por ciento

El intercambio comercial en junio marcó un superávit de 1019 millones de dólares, una caída del 22 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado. Las cuentas externas cerraron el primer semestre del año con un ingreso de dólares por la vía comercial de 5786 millones de dólares, por debajo de los 7318 millones de dólares registrados en el mismo período del año pasado, informó ayer el Indec. Las exportaciones en junio alcanzaron 7922 millones de dólares, un crecimiento interanual del 24 por ciento, impulsado fundamentalmente por los aumentos de precios. Las importaciones subieron 37 por ciento, para llegar a 6904 millones de dólares, movimiento explicado mayormente por el alza en las cantidades adquiridas. El mayor ascenso se observó en las compras de combustibles y lubricantes, por el aumento en la demanda del sector agropecuario, industrial y el consumo residencial, junto con otros factores estructurales que limitan la producción local.

Si bien las importaciones siguen creciendo muy por encima de las exportaciones, en junio las compras externas registraron el menor incremento interanual del año. El principal rubro de importación fue bienes intermedios, que avanzó 21 por ciento y llegó al 26,3 por ciento del total. Se destacaron las mayores compras de fosfato monoamónico y diamónico, minerales de hierro y urea con contenido de nitrógeno. Por su parte, la importación de bienes de capital creció 48 por ciento, por las compras de tractores, computadoras portátiles, grupos electrógenos de energía eólica, máquinas de sondeo rotativas y chasis con motor y cabina para transportar mercancías. En tanto, la adquisición de piezas y accesorios para bienes de capital subió 30 por ciento.

Sin embargo, el mayor ascenso en valores absolutos se observó en las importaciones de combustibles y lubricantes, que alcanzó 1369 millones de dólares, un avance del 90 por ciento. Las bajas temperaturas registradas en el mes, que obligaron a un aumento en el consumo de gas para calefaccionar los hogares, junto al combustible demandado para levantar la cosecha en el agro y alimentar la pujante industria explican el incremento en las compras de gasoil, gas natural licuado y fueloil. En el primer semestre del año se importaron 4254 millones de dólares en combustibles, el doble de lo adquirido el año pasado. Influye también para explicar ese alza la merma en la producción de petróleo y el estancamiento en la capacidad de las refinerías.

Por el lado de las exportaciones, los precios crecieron un 23 por ciento mientras que las cantidades, sólo el 2 por ciento. El principal rubro de exportación fueron las manufacturas de origen industrial (MOI), que explicó el 34,2 por ciento del total. Los precios de las MOI subieron 8 por ciento y las cantidades, un 24 por ciento, determinando un avance general de 34 por ciento. Impulsaron ese resultado las ventas de vehículos a Brasil, Colombia y Venezuela y las ventas de productos mineros, como el oro a Canadá. También por las colocaciones de biodiesel a España, Perú e Italia.

Las manufacturas de origen agropecuario (MOA) mostraron una leve baja en las cantidades, aunque una suba de 35 por ciento en los precios. En este rubro se destacó la venta de grasas y aceites, en especial de aceite de soja a China, Irán y Egipto y aceite de girasol a Turquía, España y Egipto. De modo similar, las ventas de productos primarios crecieron de la mano de la mejora en los precios. Sobresalieron las exportaciones de cereales, principalmente maíz hacia Arabia Saudita, Argelia, Kuwait y España y trigo a Brasil y Egipto.

Página/12