PERO SEÑALO LA NECESIDAD DE UN ADECUADO MANEJO AMBIENTAL

El ministro de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable del Chubut, Juan Garitano, sostuvo ayer que «la extracción de uranio usa muchísimo menos agua que otros minerales» y defendió la explotación en la Meseta Central de la provincia al expresar que «desde de mi punto de vista el uranio tendría que ser considerado un combustible y no un mineral».

El responsable de la cartera ambiental señaló que «obviamente que cualquier explotación de un recurso natural requiere un adecuado manejo de la sustentabilidad ambiental», y en eso dijo coincidir con el gobernador Mario Das Neves, en que «acá el medio ambiente es trascendente. Las cuestiones se deben discutir, analizar, pero siempre respetando la sustentabilidad ambiental».

Señaló el intendente electo de Trevelin, que «en el caso del uranio ocupa muchísimo menos agua que otros metales como el oro o la plata. En un yacimiento metalífero siempre se analiza la fuente de agua, si no, no se puede explotar. La propia cuenca del Chubut lo puede habilitar, pero con menos agua que el oro o la plata».

Hay que recordar que la Comisión Nacional de Energía Atómica insiste con el proyecto denominado Cerro Solo en la meseta, y que se han otorgado varios permisos de exploración a empresas de capitales ingleses. Garitano dijo en ese sentido que «desde mi punto de vista, el uranio hay que sacarlo del rubro mineral y pasarlo a un combustible como sucedió en su momento con los hidrocarburos. Fue correcto cuando se hizo esto, pero tenemos que avanzar en esa posibilidad, aunque la legislación sea nacional».

IMPOSIBLE

De todos modos, aclaró el funcionario que «sería imposible que un Estado provincial reglamente esto» y agregó que «no está determinando cuál es la cantidad de agua; hay un recurso subterráneo fenomenal, pero esa agua puede ser que también se pueda usar para la ganadería». Reconoció que «hay una sequía de casi ocho años», pero dijo que «también hay un depósito y estamos evaluando qué tan grande es. Hoy, por una cuestión de inversión y costos, no se puede encarar. La sequía es un hecho que se viene agravando año tras año, que pone en jaque a la ganadería».

Reiteró además que la situación legal indica que «no hay posibilidad de explotar ningún yacimiento. La minera realizó pasos exploratorios que hizo capitalizar el yacimiento, pero hoy por hoy no hay posibilidades de llevarlos adelante. Para hacerlo hay que abrir el debate con el conocimiento de la cuestión, si hay que modificarlo o hacerlo. Es importante poner las voces de la Meseta, porque ahí se ponen en balanza las cuestiones».

El Chubut