El gobernador Jorge Sapag estuvo en un encuentro con representantes del Club del Petróleo donde se analizó el panorama de yacimientos no convencionales. Remarcó la necesidad de crear “un ambiente favorable” para desarrollar la actividad.

“Neuquén aparece en tercer lugar en cuanto a cantidad de reservas de energía del mundo, luego de China y Estados Unidos en reservorios no convencionales. Esto es gas y petróleo en arcillas y gas en arenas compactas”, dijo el gobernador Jorge Sapag tras informarse sobre un escrito emitido por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

El mandatario provincial concurrió hoy a un almuerzo organizado por el Club del Petróleo en Buenos Aires, acompañado del secretario de Recursos Naturales, Guillermo Coco; y el titular del sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra.

Allí, dice Neuquén Informa, expuso acerca de los yacimientos no convencionales de gas y petróleo en la provincia de Neuquén.

Luego del acto y tras recibir la noticia del organismo norteamericano manifestó que “ahora hay que generar un ambiente apropiado para que se hagan inversiones y un régimen normativo adecuado para que haya más trabajo, más inversión, más equipamiento trabajando, más exploración, que se pueda cubicar más reservas y desarrollar más la producción de gas y petróleo”.

Y proyectó que en los próximos “dos o tres años” si se logra este “ambiente favorable, la provincia de Neuquén puede perfectamente duplicar la producción de petróleo y hacer crecer al país en la producción de gas para no tener necesidad de importar, sobre todo, los buques metaneros”.

Al respecto, informó el medio oficial, Sapag resaltó la importancia de establecer un marco regulatorio que propicie nuevas inversiones, para lograr revertir la declinación en la producción de gas y petróleo.

Río Negro

Sapag auguró una “nueva etapa de oro” gasífera

Dijo que se está ante un “salto cualitativo” como ocurrió en Estados Unidos. Llamó a adecuar la ley para explotar los yacimientos no convencionales.

El gobernador Jorge Sapag auguró que en los próximos 2 o 3 años la cuenca neuquina estará lista para “iniciar una etapa de oro a partir de la explotación de yacimientos no convencionales” y volverá a colocar a la provincia “en el primer lugar” en la producción de gas y petróleo de la Argentina.

“Estamos en condiciones de dar el gran salto cualitativo, igual al que dio Estados Unidos, que al cabo de 6 años de desarrollo obtiene el 50% de su producción de gas de yacimientos no convencionales. No tenemos por qué importar gas, no tenemos por qué no tener combustible… seremos capaces de organizar contratos y visualizar reglas de juego, con precios y tarifas justas, en un esquema de ‘ganar y ganar’, para beneficio de trabajadores, empresas y los Estados nacional y provincial”, sintetizó al exponer ayer en el Club del Petróleo.

Oscar Vicente, el anfitrión, lo invitó a que explicara como hará para “transformar en reservas los recursos”, en presencia de medio centenar de directivos de compañías privadas y de Guillermo Pereyra, titular del gremio del sector. Sapag estuvo acompañado por el secretario del área, Guillermo Coco.

Tras historiar el proceso en Neuquén, desde 1918 al presente, el mandatario del MPN, hizo notar la carta de intención firmada por el gobierno nacional con Qatar, para dar solución a problemas de escasez coyunturales en 2014. “Si nos ponemos a trabajar en equipo, no necesitaremos importar de Qatar. El vínculo con Bolivia seguirá por una decisión geopolítica y estratégica, pero a los buques metaneros los podremos reemplazar con producción local”, aseguró.

Apostó Sapag a generar “un clima de convivencia y de inversión apropiados”. Dijo que será elástico en materia de prórroga de concesiones para dinamizar la actividad, incluso con presencia estatal. Habló de las grandes expectativas que genera Vaca Muerta y la “roca madre”, según estudios realizados por geólogos e ingenieros de Canadá y Texas. Pidió a los empresarios “generosidad e intercambio de informaciones” ya que “las compañías lejos no serán competitivas, sino complementarias”. Analizó la ley 17319, de 1967, señalando que conceptual y filosóficamente le da un marco a la temática, aunque hoy es necesario “adecuarla a las nuevas tecnologías” e incorporarle “a normas dinámicas”.

“Hay un desafío por delante – dijo – para lograr una nueva concepción de explotación. La tecnología y los pozos son caros, pero son pozos que producirán por mucho tiempo que amortizarán las inversiones y permitirán tener producción local”.

Sapag señaló que no se dará motivo para “las demoras o especulaciones” y se comprometió a bregar por “un sistema regulatorio claro, preciso y contundente” porque “hay que entusiasmar rápido y provocar una nueva etapa de oro, multiplicando la producción de gas y petróleo”.

En su exposición Sapag apeló a relatos familiares y de pensadores.

Río Negro