Desde hace tiempo hay rumores de mercado que señalan que Repsol quiere desprenderse de YPF.

De hecho, la petrolera española financió buena parte de la operación con la que el empresario Enrique Eskenazi, del Grupo Petersen, compró el 14,9% en 2008 y otro 10% este año, para hacerse dueño de un cuarto de la estatal local. Según Empresa Exterior, una de las razones para vender YPF es el hecho de que ha bajado su productividad: históricamente aportaba el 50% del gas natural que se consumía en la Argentina, ahora participa con sólo el 25 por ciento. La producción argentina de gas natural está a cargo de grupos internacionales como Repsol, a través de YPF, Total Austral, Pan American Energy, Petrobras y Pluspetrol Energy, entre otras.

Históricamente, YPF era el mayor productor, con un 50% del gas consumido, aun luego de privatizarse. Pero ha sido tan notoria caída en su producción, principalmente en la Cuenca Neuquina, que la actualidad ha sido superada por la compañía Total Austral. Así lo advierte el ex secretario de Energía, Alieto Guadagni, según el cual “el problema del gas natural es resultado de que YPF dejó de explorar y de invertir en más producción. Ahora, aporta sólo 25% promedio del gas que se consume en el país porque desde que ingresó Eskenazi aumentó la distribución de ganancias. Esto lo convalida el Estado nacional, que tiene un delegado en la mesa del directorio”. A decir de Guadagni, en 2001 YPF distribuyó 4,22 pesos argentinos por acción, repartido en tres veces. En lo que va del año, repartió el triple: 12,8 pesos por acción. (Fuente: El Inversor Enérgetico & Minero)

PetrolNews