El titular del organismo de control aseguró que sigue funcionando “por razones políticas”.

Por Gabriel Bermúdez.- A doce días de una explosión que causó la muerte de un operario y le ocasionó serias quemaduras a otro, un nuevo incidente ocurrido ayer a la mañana en la refinería que Petrobras posee en Bahía Blanca plantea dudas sobre las condiciones de seguridad bajo las cuales funciona. Esta vez fue la pérdida en una válvula lo que generó el escape de fuel oil y un incendio que pudo ser controlado por los operarios de la misma planta.

A raíz del accidente del miércoles 10, ocurrido en un área de descanso y no en pleno sector de operación de productos pesados como sucedió ayer, la refinería de crudo había sido clausurada. Pero sólo una semana después volvió a funcionar con un permiso precario concedido por el gobierno provincial.

El director del organismo municipal que controla el funcionamiento del polo petroquímico bahiense admitió que la planta había vuelto a operar “por razones políticas”.

Y lo vinculó con las necesidades de provisión de combustible que tiene el país. “El permiso precario, a lo mejor el gobierno nacional lo necesita, es comprensible, pero hay que tomar una medida muy urgente y rápida para que esto no siga ocurriendo” advirtió Fernando Rey Saravia, director del Comité Técnico Ejecutivo municipal.

El funcionario explicó que el suceso de ayer “fue un incidente menor, pero la reiteración ya es inaceptable ”, y la atribuyó “a un problema de la estructura, de la organización, de cómo operan la planta y eso es lo que hace perder confianza ”.

A raíz de varias fugas gaseosas que generaron la queja de los pobladores de los barrios Loma Paraguaya, Villa Delfina y 26 de Setiembre, la refinería, que procesa el 5% del petróleo en todo el país , fue clausurada en febrero último y la empresa debió readecuar sus instalaciones.

“Habían reducido drásticamente las molestias y el cambio había sido bueno, pero esto demuestra que hay algo más”, admitió Rey Saravia, quien reclamó una auditoría externa a la empresa. “Van a tener que hacerlo, porque es inaceptable convivir con esta secuencia de problemas”, señaló.

Los que tampoco aceptan esos sobresaltos son los pobladores de barrios cercanos al complejo, que el viernes a la noche marcharon por el centro de la ciudad y ayer se concentraron frente a la delegación municipal en Ingeniero White para exigir controles más severos a las empresas del polo petroquímico.

El martes pasado, la rotura de un compresor en una de las plantas de Dow PBB Polisur, había alterado también la tranquilidad vecinal en plena noche. El subsecretario municipal de Gestión Ambiental anunció que en los próximos días discutirá con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable las acciones a tomar.

Clarín

Tenía un permiso provisorio la refinería que explotó

En febrero la planta de Petrobras había sido clausurada por algunos incidentes.

Por Gabriel Bermúdez.- Estamos desconcertados porque si hay un lugar donde te sentís seguro acá dentro, es ese”, dice Pablo Anaya, que todavía no puede salir del asombro, y señala lo que quedó de la sala de descanso del sector de cracking catalítico (un proceso de la refinación del petróleo) en la refinería de Petrobras en Bahía Blanca. Había transcurrido sólo una hora del día de ayer cuando una fuerte explosión , que se oyó en varios barrios de la ciudad, sorprendió dentro del sitio a dos de sus compañeros. Adrián Valente se aprestaba a lavar la vajilla y murió en el acto sepultado bajo la losa derrumbada mientras que Miguel Graciano, que acababa de ingresar al recinto de cuatro por seis metros, sufrió quemaduras en la cabeza, el cuello y en sus manos .

Ambos operarios integraban uno de los cuatro turnos rotativos diarios de treinta obreros con que cuenta la planta ubicada en el barrio de Loma Paraguaya, a unas 50 cuadras del centro bahiense. La refinería se encontraba funcionando con un permiso provisorio otorgado a fines de febrero pasado por la provincia después de que varios incidentes por emanaciones gaseosas motivaran su clausura .

“Por el estado en que quedó la sala, es evidente que hubo una acumulación de gas y la explosión se dio cuando se encendió la luz”, explicó Fabio Pierdominici, secretario gremial del sindicato Petrolero y Gas Privado. “Lo que no nos explicamos es cómo llegó el gas ahí porque casi todas las instalaciones son eléctricas” agregó.

Las pericias ordenadas por la Justicia no habían arrojado luz aún sobre esta incógnita y una de las hipótesis era una filtración a través del sistema de cloacas . Desde el gremio descartaban que se hubiera originado en un desperfecto de alguna una unidad operativa, a pesar de los inconvenientes que tuvo la planta a comienzos de año.

Ayer, pasadas las 17, la actividad productiva comenzó a paralizarse y se iniciaron las tareas de remoción de los escombros que sepultaron a Valente, de 42 años y padre de tres chicos . Había comenzado a trabajar allí en 1989 cuando la refinería, fundada en 1925 por Ricardo Eliçabe, todavía pertenecía a La Isaura S.A. Junto a él había ingresado Anaya, que compartió con Valente toda su carrera laboral. “Estamos consternados , acompañando a la familia y agradeciendo la solidaridad que muchos expresaron en este doloroso momento”, le confió a Clarín un compañero, muy dolorido.

Graciano, de 42 años, continuaba anoche internado en el área de terapia intensiva del hospital municipal Leónidas Lucero con las vías respiratorias comprometidas y el 15% de su cuerpo quemado .

El subsecretario de Gestión Ambiental del municipio bahiense, Eduardo Conghos, dijo que la planta había sido clausurada , la empresa anunció que la refinería “fue parada preventivamente” a pedido de la repartición oficial. Anoche llegaron a la ciudad técnicos del Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS), quienes supervisarán las condiciones bajos las cuales la planta volverá a producir.

El 9 de febrero el municipio clausuró la refinería luego de las múltiples quejas de vecinos de zonas cercanos por las emanaciones de gas desde el predio. La firma presentó un plan de remediación y obtuvo una autorización provisoria para reanudar las operaciones, mientras continuaba con las acciones correctivas exigidas por el OPDS. Con esa autorización provisoria trabajaba cuando se produjo el accidente.

Clarín