Por Gonzalo Ortiz.- Los préstamos de China “son buenas noticias” para Ecuador porque son a largo plazo y solo exigen a cambio “petróleo y no los sacrificios horrendos que impone el FMI”, dijo el presidente Rafael Correa, al responder a los analistas que critican el elevado monto y las altas tasas de interés de esas operaciones.

Hay quienes “ponen el grito en el cielo porque 52 por ciento de nuestro petróleo está comprometido para ser entregado a China”, como pago de los préstamos recibidos, pero “antes más de 75 por ciento iba a Estados Unidos, a cambio de nada, y nadie criticaba”, dijo Correa en su primer encuentro con la prensa extranjera en 10 meses.

El mandatario izquierdista informó que el último crédito otorgado por China, de 2.000 millones de dólares, es a ocho años de plazo y con un interés ponderado de 6,9 por ciento sobre los dos tramos en que se divide el préstamo.

El monto total de los créditos chinos a Ecuador no se conoce oficialmente y, por tanto, los expertos toman datos parciales y no se ponen de acuerdo al respecto. Para la economista María de la Paz Vela, actualmente suman 7.253 millones de dólares, lo cual representa 11,7 por ciento del producto interno bruto (PIB) de este país andino.

Con el último préstamo, “el financiamiento para el programa anual de inversiones previsto para este año está cubierto”, indicó el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

“No nos quita el sueño que los mercados internacionales nos acepten en su regazo maternal”, dijo Correa ante la pregunta sobre si Ecuador volverá a colocar títulos del Tesoro para obtener financiamiento. Tampoco recurrir al FMI (Fondo Monetario Internacional).

“Si se puede, volveremos a los mercados, si no se puede, seguiremos como hasta ahora”, dijo. Ello puede indicar que existe un plan piloto para emitir bonos soberanos pero que no hay ningún apuro para hacerlo.

“El riesgo actual es con los papeles (bonos) de Estados Unidos no con los nuestros”, dijo Correa con ironía, refiriéndose a la crisis financiera de ese país que casi lo lleva a la suspensión de pagos (default), evitada a último momento gracias a un acuerdo legislativo logrado esta semana para subir el techo legal de endeudamiento.

“La deuda de Estados Unidos representa más de 95 por ciento de su PIB, mientras que la nuestra es solo 23 por ciento”, aseveró.

El mandatario también precisó que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), en su cumbre del 28 de julio en Lima con ocasión de la asunción al gobierno peruano de Ollanta Humala, resolvió estudiar “medidas coyunturales y estructurales” para hacer frente a la crisis de Estados Unidos y de Europa, que según Correa es de carácter estructural.

Ante la pregunta de IPS sobre el secreto con que se manejan los contratos de crédito con China desde 2009, Rivera respondió que se debía a un pedido de ese país, porque “las condiciones dadas a Ecuador son mejores que las concedidas a otros estados. El gobierno del gigante asiático no desea que se divulguen, justificó.

Rivera confirmó que los vencimientos de deuda a pagar a China entre este año y 2012 suman 3.000 millones de dólares.

La economía ecuatoriana crecerá por encima de seis por ciento este año y 4,2 por ciento en 2012, proyectó Correa, quien tuvo una sesión de trabajo de varias horas con su equipo económico antes de su encuentro con la prensa extranjera.

En la conferencia de prensa, Correa pareció sorprenderse con el dato de que el sector petrolero tendría un retroceso de dos por ciento el año próximo. “Voy a revisar la cifra, porque no puedo aceptar que haya un decrecimiento en el sector petrolero”, dijo.

Sin embargo, luego el ministro Rivera, en un aparte con IPS, admitió que esa proyección se debía a una detención programada de la Refinería de Esmeraldas, la más grande del país, que podría durar seis meses. Esa suspensión finalmente se haría a fines de 2012 o comienzos de 2013.

“Estamos programando el flujo financiero pues el paro de la refinería nos exigirá importar derivados de combustibles”, señaló Rivera. Con cerca de 40 años de vida, Esmeraldas está sometida a un “overhaul (revisión)” completo y requiere el reemplazo de unidades, afirmaron analistas.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo prevé que el precio del crudo se mantenga en 2012 igual que este año, fluctuando entre 90 y 100 dólares el barril, pues la demanda mundial crecerá tres por ciento.

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en su informe de medio año, pronosticó que la economía ecuatoriana quedará en sexto lugar entre las que más crecerán en América Latina este año, y que, al igual que otros países, es la demanda interna el motor de esa expansión.

En Ecuador, dicha demanda está impulsada por el alto gasto público y éste, a su vez, se nutre del petróleo y del financiamiento de China, que además de préstamos “de libre disponibilidad” también los ha otorgado para obras de infraestructura.

El mayor préstamo para este último fin, por 1.670 millones de dólares, es para el proyecto hidroeléctrico Coca-Codo Sinclair, que ya construye la firma china Sinohydro en las vertientes amazónicas de la cordillera de los Andes.

Otra fuente de financiamiento que espera tener Ecuador en los próximos años es la explotación de oro, plata y cobre a gran escala, lo cual implicará inversiones por más de 3.500 millones de dólares en los próximos años.

Sin embargo, el presidente Correa reconoció que las negociaciones con las compañías mineras bajo el nuevo marco legal están siendo “durísimas”.

Aunque se sabía que una de las diferencias estriba en el monto de regalías, esta vez Correa reveló que el planteamiento del gobierno es de ocho por ciento sobre ingresos en boca de mina, mientras las empresas no quieren ir más allá de seis por ciento.

“Eso es altísimo, porque es sobre ingresos no sobre ganancias”, recordó. Fuentes de IPS aseveran que otro punto clave en el que aún no hay acuerdo es el del arbitraje en caso de disputas, pues el gobierno quiere que sea en Ecuador mientras las firmas mineras exigen jurisdicción internacional. Por otro lado, “la gobernabilidad es un factor importante en la economía y la situación no está para nada consolidada”, dijo a IPS el abogado y analista político Antonio Rodríguez, refiriéndose al precario triunfo de la agrupación parlamentaria oficialista el domingo 1 para la reelección del presidente del cuerpo, Fernando Cordero.

Correa sostuvo al respecto que, “aunque se me acuse de ser un autócrata, yo estoy en mi cargo para cumplir la misión de cambiar este país”.

Agregó que, si triunfa la oposición (en el parlamento) y obstaculiza su labor, “no pasarán ni 10 minutos” para decretar la “muerte cruzada”, figura constitucional para disolver el Congreso y convocar a nuevas elecciones generales, incluida la de presidente de Ecuador.

IPS