Fue por posibles infracciones a las normas de valoración, presentación e información de los estados contables.

La Comisión Nacional de Valores resolvió instruir un sumario a la petrolera argentina YPF, controlada por el grupo español Repsol, y a sus directores por posibles infracciones a las normas de valoración, presentación e información de los estados contables.

La apertura de este sumario, que fue comunicada hoy por la petrolera a la Bolsa de Buenos Aires, alcanza a los españoles Antonio Brufau (presidente de Repsol) y Antonio Gomis Sáez (adjunto a la vicepresidencia de YPF) y a los argentinos Enrique y Sebastián Eskenazi, éstos dos últimos titulares del grupo argentino Petersen, dueño de un 25,46 por ciento de YPF.

El sumario iniciado por el regulador de los mercados en Argentina también alcanza a trece directivos argentinos y españoles de la mayor productora de hidrocarburos del país suramericano.

Asimismo, la resolución de la Comisión Nacional de Valores (CNV), que lleva la firma de su presidente, Alejandro Vanoli, instruye un sumario a los cinco integrantes de la comisión fiscalizadora de la compañía, los cinco miembros del comité auditor y el auditor externo, Diego Octavio De Vivo.

Fuentes de YPF indicaron que la resolución de la CNV es “uno de las tantos que habitualmente abre” ese organismo para “solicitar precisiones” a las empresas en Argentina. “Es un formalismo, una cuestión técnica, que no afecta la cotización. La compañía tiene diez días para responder”, señalaron.

Según la resolución de la CNV, se realizaron verificaciones en la sede de YPF en octubre y enero pasados y del “relevamiento de los libros contables y societarios se desprende un conjunto de observaciones”, con “posibles infracciones” a las normas sobre régimen informativo y forma de presentación y criterios de valuación de los estados contables.

El documento señala que de los libros surge que los estados contables del cuarto trimestre de 2009 y de los tres primeros trimestres de 2010 fueron firmados por Antonio Gomis Sáez, miembro del directorio de YPF, cuando las normas exigen que estos sean rubricados por el presidente la compañía o el director en ejercicio de la presidencia.

Asimismo, sostiene que para la consolidación y determinación del valor patrimonial proporcional de la compañía, en los estados contables del primer semestre de 2010 se utilizaron estados contables de sociedades controladas y vinculadas “que no respetaron fechas y plazos máximos establecidos normativamente”.

Además, se verificó que el auditor externo “no formuló salvedades cuando para la determinación del valor patrimonial proporcional se estaban usando estados contables de sociedades controladas de períodos que no respetaban el plazo máximo” previsto por las normas.

La resolución cuestiona la labor del Comité Ejecutivo de YPF y afirma que “se impone evaluar la conducta” de los integrantes de los órganos de administración, fiscalización y de auditoría de la empresa.

YPF registró en el primer semestre del año una ganancia neta de 2.754 millones de pesos (657,2 millones de dólares), un 13,6 por ciento menos que el mismo período de 2010.

iEco