El Poder Ejecutivo lanzó ayer la tercera ronda de licitaciones de áreas petroleras revertidas. Buscan aumentar reservas y producción. En los pliegos se menciona la formación de una UTE entre las petroleras y la aún no formada Empresa Mendocina de Energía. Mientras, todavía no se concreta la exploración de las otras áreas adjudicadas hace más de tres años

Por Pablo Icardi | MDZ Online

Las reservas petroleras se acaban y el futuro se complica, pues Mendoza depende fuertemente de los recursos provenientes de esa industria. Ahora, el Gobierno acaba de llamar a licitación pública para adjudicar otras 12 áreas petroleras “revertidas” a la provincia, con la idea de aumentar las reservas potenciales de crudo. La novedad es que en el decreto de convocatoria se menciona la posibilidad de que las petroleras se asocien con la aún no creada empresa provincial de energía.

Pero ese intento viene retrasado: aún no ha salido ni una gota de petróleo de las áreas concesionadas hace más de tres años por el mismo Gobierno y que habían sido licitadas durante la gestión anterior. El nuevo llamado es la  tercera ronda de licitación de las áreas petroleras revertidas. En total son 12 zonas las que se someten a concurso para tentar a empresas a que exploren en búsqueda de crudo. Luego, si lo creen factible, pueden hacerse cargo de la explotación de los pozos que crean viables.

La licitación fue abierta ayer a través del decreto 2.199 e incluye zonas de distinto valor en cuanto a las reservas potenciales.  Las áreas son Pampa del Tigre, General Alvear, La Mora, Bañado del Atuel, Sierra del Nevado, Puelén, Cerro Manzano, Las Leñas, Lindero de Piedra, Sierra Azul Sur/Calmuco y Agua Botada. Las dos últimas fueron “revertidas”, es decir, devueltas al dominio provincial este mismo año.

¿Socios?

Aún no se ha publicado el monto final esperable, pero para el Ejecutivo es una nueva posible fuente de ingresos. Las empresas que compren los pliegos y aspiren a quedarse con algunas de las áreas deben presentar su propuesta de inversión, los tiempos y también, en caso de que haya explotación, los beneficios que ofrecen al Estado, como regalías y otros ingresos.  “La prioridad es aumentar las reservas y la producción. Es algo urgente para Mendoza”, dijo Pedro Sánchez, director de petróleo.

Un detalle de la nueva licitación es que, según consta en el decreto de convocatoria, las empresas adjudicatarias serán socios del Estado en una Unión Transitoria de Empresas. En el esquema elaborado por el Gobierno, las empresas adjudicatarias firmarán el contrato de la UTE directamente con la Empresa Provincial de Energía, que sería la parte estatal de cada emprendimiento. El problema es que esa empresa estatal aún no fue creada, pues el proyecto está trabajo en la Legislatura. En los pliegos de condiciones se incluyen los requisitos para “la Formación del Contrato de Unión Transitoria de Empresas (UTE), a suscribirse entre la Empresa Mendocina de Energía y las Empresas Adjudicatarias”.

En la licitación anterior, la empresa Ketsal, propiedad de la sociedad Vila-Manzano y adjudicataria de siete áreas petroleras, había propuesto formar una sociedad con el Estado, cuestión que fue desestimada.

Demorados

En el 2007 fueron licitadas otras 12 áreas, luego de varios escándalos previos. El gobernador Celso Jaque las adjudicó al año siguiente, pero hasta la actualidad no se ha agregado una gota de crudo a las reservas, porque los trabajos de las petroleras se demoraron.

“Se ha demorado más de lo previsto y de lo que esperábamos. Pero ya se está trabajando. Hubo algunos problemas con los requisitos de los estudios de impacto ambiental y otros trámites”, explicó el director de Petróleo.

El Gobierno ya está recibiendo algunos beneficios producto de su política de hidrocarburos, pues las empresas que prorrogaron sus concesiones petroleras ya están pagando las cuotas del canon extraordinario y también los puntos extra de regalías. La polémica está puesta en el uso de esos recursos.

MDZ Online