El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, La Pampa y Río Negro, Guillermo Pereyra, se mostró ayer partidario de llevar a la mesa de diálogo nacional del sector que integran los ministerios de Planificación Federal y Trabajo de la Nación, las provincias petroleras representadas por autoridades, empresas y sindicatos, el reclamo de los petroleros de Santa Cruz por la normalización del Sindicato

La dirigencia regional que no pudo llegar a la conducción de la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustible, “por fraguar los padrones y todas estas cosas que todos conocemos”, dijo que “el proyecto está siendo implementado en nuestro sindicato, y lo están disfrutando nuestros afiliados”. Habló de los beneficios que está instrumentando en la entidad regional, y aunque aclaró que la relación con la Federación no está cortada, admitió que no es óptima, al tiempo que se mostró preocupado por lo que está ocurriendo en Santa Cruz, por eso dijo, “mi viaje se debe a que sabemos que hay tiempos límites para que se convoque a elecciones”.

El dirigente, quien formuló declaraciones en el ámbito de la presentación de las candidaturas a la intendencia de Río Gallegos de Francisco Mansilla y Miguel Mayeste, indicó a la prensa: “vinimos a hablar con el gobernador (Daniel Peralta) y también a articular las acciones con el Gobierno nacional y el empresariado”.

Pereyra auguró “que a través de la mesa nacional del diálogo que fue creada para mantener la paz social en la actividad, podamos convocar para hablar del proceso eleccionario que se debe dar en Santa Cruz”.

Pereyra advirtió que “los gremios son de los trabajadores y nadie se puede adueñar a través de una intervención, que es para normalizar”, en tanto consideró que “los trabajadores, lo que están haciendo, cuando ya nadie los escucha, es reclamar, porque el sindicato no es de nadie en particular, sino de los trabajadores”.

Por otra parte dijo, “estamos preocupados por la actividad misma, compañeros que han perdido meses de trabajo, empresas chicas relacionadas con el petróleo que no pueden facturar y por eso se han fundido, y esto le hace mal a la actividad”.

Sobre las críticas al accionar de los petroleros de Santa Cruz en su reclamo, el dirigente dijo no compartir los métodos, aunque justificó que “a lo mejor es lo único que les queda a ellos, y se terminan estos métodos con un gremio normalizado”.

El dirigente dijo que llevará este planteo a la mesa de concertación petrolera que, en el Ministerio de Planificación Federal, integran el Ministerio de Trabajo, representantes de todas las provincias petroleras, organizaciones petroleras y Federación.

Según indicó, “la última reunión se hizo en Neuquén y puede ser solicitada por la situación que está viviendo Santa Cruz, con sus trabajadores reclamando la normalización gremial, por la situación que están atravesando las empresas y por la paz social”.

La Opinión Austral