El paro de empleados en la refinería de Campo Durán (Salta) compromete el abastecimiento de gas y combustibles líquidos especialmente en el norte del país. El conflicto tiene prácticamente fuera de actividad, desde hace varios días, al complejo ubicado en el municipio de Aguaray.

Las negociaciones entre la patronal y delegados del sector de la refinería seguían trabadas anoche en Buenos Aires porque la empresa no cedía al reclamo salarial de la Federación de Petroleros Privados.

Representantes de la petrolera Refinor, operadora del complejo Campo Durán, y delegados de la entidad, encabezada por su presidente Alberto Roberti, fueron convocados ayer por el Ministerio de Trabajo de la Nación para acercar posiciones y ponerle punto final al paro en la refinería, que se inició a las 0 hora del martes por un reclamo salarial. Además de Roberti participaba también el secretario general del gremio de los Petroleros Privados de Salta y Jujuy Alberto Romero y cinco delegados del sector de la refinería.

Los gremialistas exigen el pago de una suma fija y por única vez de $6.000 y aumentos de entre el 7 y el 10% para el ítem “nueva tecnología”, un 8% por categorías y un 10% al sueldo básico.

Daniel Garay, secretario adjunto del gremio, ratificó a El Tribuno la convocatoria del Ministerio de Trabajo y adelantó que los empresarios no habían “acercado ninguna propuesta. Como los 200 operarios de Refinor que se plegaron a la medida, esperamos que haya un acuerdo lo más antes posibles por el bien de nuestros representados y por lo que significa tomar una medida de fuerza que afecta a la única refinería del norte argentino”.

Sin gas de Bolivia

A la destilería de Campo Durán ingresan para su procesamiento unos 20 millones de metros cúbicos de gas de los yacimientos del norte provincial y alrededor de 7 millones que provienen de los campos del sur de Bolivia. “La empresa tiene unos 30 operarios jerárquicos que se ponen al frente de la operaciones, pero prácticamente no pueden hacer ingresar el gas que proviene de Bolivia y dificulta cualquier operación de refinamiento del gas salteño”, se explicó.

El complejo Refinor recibe además unos 3.000 metros cúbicos de petróleo diario. Garay dijo que ahora no se está procesando prácticamente nada de petróleo; “los esfuerzos están volcados a procesar algo de gas”.