De la misma forma en que el Gobierno ibérico obtuvo hace 10 días un compromiso de Repsol en el que se garantizó la “españolidad” de la petrolera, ayer fue el turno del Poder Ejecutivo local de obtener cierta dosis de “argentinidad” en el futuro de su subsidiaria YPF.

Roberto Baratta, representante del Ministerio de Planificación que lidera Julio De Vido y director del Estado en YPF, se juntó con la plana mayor de la compañía en una reunión de Directorio. El encuentro había sido pedido por el Gobierno para conocer las consecuencias de los cambios en el control de la petrolera española, en la que la constructora Sacyr y la estatal mexicana Pemex sindicaron sus participaciones para tomar mayor protagonismo. Las autoridades de Repsol (entre ellas Antonio Brufau, su presidente, que vino a Buenos Aires) descartó “cualquier modificación en los proyectos que tienen para su filial en la Argentina”, según difundió la firma.

El Estado notificó a Repsol YPF que “ monitoreará cualquier modificación que se produzca en Repsol y que pueda generar algún tipo de impacto o variación en los planes de inversión y/o producción tanto como algún otro tipo de cambio en YPF”, según se informó. Como poseedor de la “acción de oro”, el Estado “solicitó ser informado en tiempo y forma de cualquier circunstancia que pueda implicar una modificación en el actual funcionamiento de la empresa”.

Los medios españoles creen que la movida de Sacyr y Pemex pone en peligro la conducción de Brufau. Fue este último quien eligió al grupo Petersen (de la familia Eskenazi) como accionista argentino en YPF por tratarse en “especialistas en mercados regulados”. Pero Luis del Rivero, titular de Sacyr, suele cuestionar a Brufau.

Baratta pidió también garantizar “formalmente el plan de inversión 2010-2019” . Sin embargo, este plan no está del todo explicado. Según YPF, consistió en tareas en el sector de refinación en Mendoza en 2010 y otras que se harán en La Plata, en 2012. “El resto aún no fue presentado a la totalidad de los accionistas”, dijeron.

El plan de inversiones para este año es de US$ 2.000 millones, según dijo Miguel Martínez San Martín, director financiero de Repsol. En Planificación señalaron que los desembolsos fueron detallados a fines de 2010, antes de que YPF anunciara un “gran yacimiento de gas”, que le permitiría extender sus reservas.

iEco