La empresa británica Rockhopper planea convertir la isla en una zona de fabricación de crudo; anuncian un nuevo descubrimiento.

La exploradora británica de petróleo Rockhopper dio un nuevo paso para convertir a las islas Malvinas en una zona de producción de petróleo, al revelar un proyecto de desarrollo de 2000 millones de dólares, impulsando una suba de sus acciones.

El plan apunta a desarrollar un descubrimiento de crudo importante que hizo la compañía el año pasado en la región de las islas, por las que la Argentina se enfrentó contra Gran Bretaña en una guerra en 1982 y aún en la actualidad sigue siendo motivo de cortocircuitos diplomáticos.

Rockhopper dijo que su iniciativa anticipa la primera producción de crudo hacia el 2016, usando una embarcación de almacenamiento flotante para la producción y de descarga con un costo de unos 2000 millones de dólares.

Desde el inicio de los trabajos de exploración de hidrocarburos al norte de las islas por parte de la compañía, a comienzos de 2010, el gobierno argentino ha expresado su malestar, al considerar que se trata de “un intento de apoderarse ilegalmente de recursos naturales no renovables” que pertenecen al país.

En ese sentido, el embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, aseguró en declaraciones a DyN que “hay una gran escala de especulación” en torno a los anuncios “y eso tiene que ver con la Bolsa de Londres”.

Después del hallazgo inicial en el pozo Sea Lion de la compañía, los analistas cuestionaban si habría cantidades suficientes de petróleo comercialmente viables como para justificar inversiones en infraestructura.

La perforación de pozos adicionales ha establecido que el área tiene recursos recuperables de 350 millones de barriles, dijo Rockhopper. La compañía no dijo cómo planeaba financiar el proyecto. Actualmente tiene recursos en efectivo por 170 millones de dólares, con los que puede pagar dos pozos más.

Nuevo hallazgo. La petrolera británica anunció también otro descubrimiento de petróleo en un pozo de evaluación de un yacimiento de hidrocarburos en la cuenca norte del archipiélago de las Malvinas.

En este pozo de 2696 metros de profundidad se detectó “un depósito de gran calidad que se sitúa en la horquilla alta de las expectativas”, afirmó Rockhopper en un comunicado.

Se trata de la quinta prueba positiva realizada consecutivamente por la compañía en el bloque conocido como Sea Lion. “Es otra vez un excelente resultado”, declaró con satisfacción en un comunicado el director general de Rockhopper, Sam Moody.

La Nación