Distintos gremios y sindicatos que tienen trabajadores que se desempeñan en las áreas petroleras de La Pampa, advirtieron que las operadoras están sobreexplotando las áreas sin que haya controles y que la falta de inversión se está haciendo notable al punto de que se están perdiendo puestos de trabajo.

“Si la situación no se revierte, es posible que en algún tiempo tengamos un conflicto social”, señalaron los dirigentes gremiales en una conferencia de prensa que brindaron en la sede de la Confederación General del Trabajo de Santa Rosa.

Mantuvieron un encuentro con el secretario de Hidrocarburos Jorge Varela, para plantearle esas inquietudes. De alguna manera, los gremios pretenden que el Gobierno Provincial otorgue prórrogas a las operadoras para que puedan trabajar en las áreas con mayor tranquilidad y la seguridad de que obtendrán frutos económicos.

Los que hablaron con El Diario fueron Noel López Estrada y Víctor Ríos, del sindicato de Jerárquicos de Neuquén, Río Negro y La Pampa; Héctor Fuertes, del Sindicato del Petróleo de Neuquén, Río Negro y La Pampa; Luis Cuello, de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), y Oscar Ortiz, del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Bahía Blanca y La Pampa.

La sola presencia de esos gremios, enfrentados política y económicamente desde hace tiempo, es todo un gesto.

Lobby

La iniciativa para que el Gobierno otorgue prórrogas llevó a los gremialistas a aclarar que “no hacemos lobby para alguna de las empresas, es una realidad que se está viviendo en toda la zona y con todas las operadoras”.

“La falta de inversión afecta la mano de obra. El Gobierno difunde algunos números positivos, pero en los hechos no se refleja. Hay despidos y en este momento hay un 20% menos de ocupación que el año pasado”, dijeron los gremialistas.

Para los sindicatos, es claro que existe un “parate”. Pero además cuestionan que está registrándose una “sobreexplotación que lo que va a hacer es que en el futuro la zona no dé sus frutos. Pero además, si esto sigue así, va a haber un conflicto social que después los gremios tendremos que solucionar”.

Los dirigentes indicaron que esa situación, que también se registra en otras zonas petroleras del país, no se produce en el rubro del gas y la refinería, por ejemplo.

Dijeron que hay al menos 30 equipos de perforadores parados. En el encuentro de ayer -dijeron-, Varela reconoció una “preocupación” y quedó acordado un nuevo encuentro. “Lo que pretendemos es que el Gobierno apure lo que tenga que apurar”, insistieron los gremialistas al pedir por las prórrogas.

“Para que las operadoras inviertan son necesarias decisiones, nadie lo va a hacer si no hay un tiempo para recuperar. Las prórrogas se tienen que dar para que puedan invertir tranquilos. Y en algunos casos hay que concesionar las áreas”, plantearon.

Ante la consulta de El Diario, intentaron aclarar que “no venimos a hacer lobby por las operadoras. Simplemente decimos que no se puede hacer una inversión si no se recupera. Hay inversiones que no se hacen sin tiempo. Y aparte, si no les dan las prórrogas, lo que hacen es sobreexplotar un área que después ya no sirve”, aseveraron.

En ese sentido, aludieron también a los “controles” y apuntaron que “hay cosas que no las ven quienes las tienen que ver”.

No hay exploración

Ortiz reiteró especialmente que “en estos momentos en las áreas no hay nada de exploración, las operadoras se limitan a la explotación sin que haya inversiones. Y cuando hay una sobreexplotación así, a lo mejor una zona que tiene que estar produciendo 20 años produce solamente durante 5”.

Los gremios repitieron que hay que combatir “la explotación irresponsable”. Y pidieron “políticas de Estado que regulen”. Entre otros ejemplos, citaron que YPF -por ejemplo- ya no invierte en Catriel, pero sí lo hace en Loma de la Lata.

Respecto de la posibilidad de un conflicto social a consecuencia de estas situaciones, remarcaron que se necesitan modificaciones “en el corto plazo”. Pidieron también que haya mejoras en la ruta provincial 34, que está en mal estado, y es la que une a 25 de Mayo con Casa de Piedra.

El Diario de La Pampa